•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
Había una vez un pequeño marciano, era de color
verde oscuro e iba por toda la galaxia viajando en
su nave de colorines. La nave era enorme, como
un rascacielos, una vez llegó a un planeta enano,
era tan enano que no cabían más de cinco
habitantes y se encontró a un ser y le dice:
-Hola ¿Podrías indicarme el camino hacia la tierra?
Y el ser le responde:
-Guatro cote.
El marciano se queda pensativo y le dice:
-¿Guatro que?
El ser le mira y se queda así un buen rato luego le
dice:
-seren pucata
El marciano se vuelve a extrañar en ese momento
no sabía que hacer pensó en irse pero cogió su
aparato de idiomas y busco las palabras que le
había dicho y dice:
-¡Aquí! Ya lo he encontrado pero con este
aparato no puedo hablar su idioma, no sé
qué hacer
Entonces el ser le hace unas señas, como si
dijese que fuera con él y el marciano lo
sigue. Entraron por una puerta y se veía un
paisaje con muchos seres, el marciano sé
queda alucinado, no tenía palabras, luego
dice:
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
-¡Que ha pasado aquí! Si antes era pequeño y
ahora es grande como, Júpiter
Y un hombre le dice:
-Todo lo que ves son mis dominios este planeta se
llama Croco
Y el marciano dice:
-¡Que guapo! ojalá viviera aquí
Y el hombre le dice:
-Claro que puedes vivir aquí pero tendrás que
trabajar
Y el marciano le dice:
-Haré un buen trabajo
Después, el hombre lo lleva a una fábrica y le
presenta a los trabajadores y el hombre le dice:
-Aquí es donde trabajarás
Y el marciano le dice:
-¿Y de qué se trata mi trabajo?
Y el hombre le dice:
-Tienes que hacer coches que puedan ir hacia
delante y hacía atrás en el tiempo
El marciano se ríe y pregunta:
-¿Dónde has visto que los coches se muevan en el
tiempo?
•
•
•
•
Y el hombre le dice:
-¡Claro que los coches se mueven por el tiempo!
Luego el marciano le dice:
-Bueno si tú lo dices, adiós
•
•
•
•
•
•
El marciano se va de la fábrica y de repente entra
corriendo a la fábrica va hacia el hombre y le dice:
-Se me olvidó preguntarte qué¿ Dónde me alojo?
Y el hombre le dice:
-En la calle Cretito número 2, 4ª
Y el marciano le dice:
-Gracias hasta mañana
Descargar

El marciano y el planeta Croco