Si desea una copia de la presentación en
PowerPoint visite:
www.escuelasabatica2000.org
Y se admiraban de su doctrina, porque su palabra era con
autoridad.
Y les dijo: ¿Dónde está
vuestra fe? Y atemorizados,
se maravillaban, y se decían
unos a otros: ¿Quién es
éste, que aun a los vientos y
a las aguas manda, y le
obedecen?
Y estaban todos
maravillados, y hablaban
unos a otros, diciendo:
¿Qué palabra es esta, que
con autoridad y poder
manda a los espíritus
inmundos, y salen?
Y todos, sobrecogidos de asombro, glorificaban a Dios; y llenos
de temor, decían: Hoy hemos visto maravillas.
Y se admiraban de su doctrina, porque su palabra era con
autoridad.
Y les dijo: ¿Dónde está
vuestra fe? Y atemorizados,
se maravillaban, y se decían
unos a otros: ¿Quién es
éste, que aun a los vientos y
a las aguas manda, y le
obedecen?
Y estaban todos
maravillados, y hablaban
unos a otros, diciendo:
¿Qué palabra es esta, que
con autoridad y poder
manda a los espíritus
inmundos, y salen?
Y todos, sobrecogidos de asombro, glorificaban a Dios; y llenos
de temor, decían: Hoy hemos visto maravillas.
Y se admiraban de su doctrina, porque su palabra era con
autoridad.
Y les dijo: ¿Dónde está
vuestra fe? Y atemorizados,
se maravillaban, y se decían
unos a otros: ¿Quién es
éste, que aun a los vientos y
a las aguas manda, y le
obedecen?
Y estaban todos
maravillados, y hablaban
unos a otros, diciendo:
¿Qué palabra es esta, que
con autoridad y poder
manda a los espíritus
inmundos, y salen?
Jesús, el gran Maestro
Y todos, sobrecogidos de asombro, glorificaban a Dios; y llenos
de temor, decían: Hoy hemos visto maravillas.
Y se admiraban de su doctrina, porque su palabra era con
autoridad.
Y alzando los ojos hacia sus
discípulos, decía:
Bienaventurados vosotros
los pobres, porque vuestro
es el reino de Dios.
Bienaventurados seréis cuando
los hombres os aborrezcan, y
cuando os aparten de sí, y os
vituperen, y desechen vuestro
nombre como malo, por causa del
Hijo del Hombre.
Bienaventurados los que
ahora tenéis hambre, porque
seréis saciados.
Bienaventurados los que
ahora lloráis, porque reiréis.
Enseñaba con autoridad
Jesús, el gran Maestro
Y se admiraban de su doctrina, porque su palabra era con
autoridad.
Y alzando los ojos hacia sus
discípulos, decía:
Bienaventurados vosotros
los pobres, porque vuestro
es el reino de Dios.
Bienaventurados seréis cuando
los hombres os aborrezcan, y
cuando os aparten de sí, y os
vituperen, y desechen vuestro
nombre como malo, por causa del
Hijo del Hombre.
Bienaventurados los que
ahora tenéis hambre, porque
seréis saciados.
Bienaventurados los que
ahora lloráis, porque reiréis.
Mensaje de bienaventuranza
Enseñaba con autoridad
Jesús, el gran Maestro
Bienaventurados dichosos, favorecidos, agraciados, contentos,
satisfechos, alegres, optimistas, esperanzados, ilusionados.
afortunados, felices, benditos, gozosos…
Y se admiraban de su doctrina, porque su palabra era con
autoridad.
Y alzando los ojos hacia sus
discípulos, decía:
Bienaventurados vosotros
los pobres, porque vuestro
es el reino de Dios.
Bienaventurados seréis cuando
los hombres os aborrezcan, y
cuando os aparten de sí, y os
vituperen, y desechen vuestro
nombre como malo, por causa del
Hijo del Hombre.
Bienaventurados los que
ahora tenéis hambre, porque
seréis saciados.
Bienaventurados los que
ahora lloráis, porque reiréis.
Mensaje de bienaventuranza
Enseñaba con autoridad
Jesús, el gran Maestro
Bienaventurados los pobres en espíritu, porque de ellos es el
reino de los cielos.
Y se admiraban de su doctrina, porque su palabra era con
autoridad.
Y alzando los ojos hacia sus
discípulos, decía:
Bienaventurados vosotros
los pobres, porque vuestro
es el reino de Dios.
Bienaventurados seréis cuando
los hombres os aborrezcan, y
cuando os aparten de sí, y os
vituperen, y desechen vuestro
nombre como malo, por causa del
Hijo del Hombre.
Bienaventurados los que
ahora tenéis hambre, porque
seréis saciados.
Bienaventurados los que
ahora lloráis, porque reiréis.
Mensaje de bienaventuranza
Enseñaba con autoridad
Jesús, el gran Maestro
Mas ¡ay de vosotros, ricos! porque ya tenéis vuestro consuelo.
Y se admiraban de su doctrina, porque su palabra era con
autoridad.
Y alzando los ojos hacia sus
discípulos, decía:
Bienaventurados vosotros
los pobres, porque vuestro
es el reino de Dios.
Bienaventurados seréis cuando
los hombres os aborrezcan, y
cuando os aparten de sí, y os
vituperen, y desechen vuestro
nombre como malo, por causa del
Hijo del Hombre.
Porque tú dices: Yo soy
rico, y me he enriquecido, y
de ninguna cosa tengo
necesidad; y no sabes que
tú eres un desventurado,
miserable, pobre, ciego y
desnudo.
Mensaje de bienaventuranza
Enseñaba con autoridad
Jesús, el gran Maestro
Mas ¡ay de vosotros, ricos! porque ya tenéis vuestro consuelo.
Y se admiraban de su doctrina, porque su palabra era con
autoridad.
Y alzando los ojos hacia sus
discípulos, decía:
Bienaventurados vosotros
los pobres, porque vuestro
es el reino de Dios.
Bienaventurados seréis cuando
los hombres os aborrezcan, y
cuando os aparten de sí, y os
vituperen, y desechen vuestro
nombre como malo, por causa del
Hijo del Hombre.
Porque tú dices: Yo soy
rico, y me he enriquecido, y
de ninguna cosa tengo
necesidad; y no sabes que
tú eres un desventurado,
miserable, pobre, ciego y
desnudo.
Mensaje de bienaventuranza
Enseñaba con autoridad
Jesús, el gran Maestro
Mas ¡ay de vosotros, ricos! porque ya tenéis vuestro consuelo.
Y se admiraban de su doctrina, porque su palabra era con
autoridad.
Y alzando los ojos hacia sus
discípulos, decía:
Bienaventurados vosotros
los pobres, porque vuestro
es el reino de Dios.
Bienaventurados seréis cuando
los hombres os aborrezcan, y
cuando os aparten de sí, y os
vituperen, y desechen vuestro
nombre como malo, por causa del
Hijo del Hombre.
Porque tú dices: Yo soy
rico, y me he enriquecido, y
de ninguna cosa tengo
necesidad; y no sabes que
tú eres un desventurado,
miserable, pobre, ciego y
desnudo.
Mensaje de bienaventuranza
Enseñaba con autoridad
Jesús, el gran Maestro
Mas ¡ay de vosotros, ricos! porque ya tenéis vuestro consuelo.
Y se admiraban de su doctrina, porque su palabra era con
autoridad.
Y alzando los ojos hacia sus
discípulos, decía:
Bienaventurados vosotros
los pobres, porque vuestro
es el reino de Dios.
Bienaventurados seréis cuando
los hombres os aborrezcan, y
cuando os aparten de sí, y os
vituperen, y desechen vuestro
nombre como malo, por causa del
Hijo del Hombre.
Bienaventurados los que
ahora tenéis hambre, porque
seréis saciados.
Bienaventurados los que
ahora lloráis, porque reiréis.
Mensaje de bienaventuranza
Enseñaba con autoridad
Jesús, el gran Maestro
Y se admiraban de su doctrina, porque su palabra era con
autoridad.
Y alzando los ojos hacia sus
discípulos, decía:
Bienaventurados vosotros
los pobres, porque vuestro
es el reino de Dios.
Bienaventurados seréis cuando
los hombres os aborrezcan, y
cuando os aparten de sí, y os
vituperen, y desechen vuestro
nombre como malo, por causa del
Hijo del Hombre.
Bienaventurados los que
ahora tenéis hambre, porque
seréis saciados.
Bienaventurados los que
ahora lloráis, porque reiréis.
Mensaje de bienaventuranza
Enseñaba con autoridad
Jesús, el gran Maestro
¡Ay de vosotros, los que ahora estáis saciados! porque tendréis
hambre. ¡Ay de vosotros, los que ahora reís! porque lamentaréis y
lloraréis.
Y se admiraban de su doctrina, porque su palabra era con
autoridad.
Y alzando los ojos hacia sus
discípulos, decía:
Bienaventurados vosotros
los pobres, porque vuestro
es el reino de Dios.
Bienaventurados seréis cuando
los hombres os aborrezcan, y
cuando os aparten de sí, y os
vituperen, y desechen vuestro
nombre como malo, por causa del
Hijo del Hombre.
Bienaventurados los que
ahora tenéis hambre, porque
seréis saciados.
Bienaventurados los que
ahora lloráis, porque reiréis.
Mensaje de bienaventuranza
Enseñaba con autoridad
Jesús, el gran Maestro
Y se admiraban de su doctrina, porque su palabra era con
autoridad.
Y alzando los ojos hacia sus
discípulos, decía:
Bienaventurados vosotros
los pobres, porque vuestro
es el reino de Dios.
Bienaventurados seréis cuando
los hombres os aborrezcan, y
cuando os aparten de sí, y os
vituperen, y desechen vuestro
nombre como malo, por causa del
Hijo del Hombre.
Bienaventurados los que
ahora tenéis hambre, porque
seréis saciados.
Bienaventurados los que
ahora lloráis, porque reiréis.
Mensaje de bienaventuranza
Enseñaba con autoridad
Jesús, el gran Maestro
Y se admiraban de su doctrina, porque su palabra era con
autoridad.
Y alzando los ojos hacia sus
discípulos, decía:
Bienaventurados vosotros
los pobres, porque vuestro
es el reino de Dios.
Bienaventurados seréis cuando
los hombres os aborrezcan, y
cuando os aparten de sí, y os
vituperen, y desechen vuestro
nombre como malo, por causa del
Hijo del Hombre.
Bienaventurados los que
ahora tenéis hambre, porque
seréis saciados.
Bienaventurados los que
ahora lloráis, porque reiréis.
Mensaje de bienaventuranza
Enseñaba con autoridad
Jesús, el gran Maestro
Y se admiraban de su doctrina, porque su palabra era con
autoridad.
Y alzando los ojos hacia sus
discípulos, decía:
Bienaventurados vosotros
los pobres, porque vuestro
es el reino de Dios.
Bienaventurados seréis cuando
los hombres os aborrezcan, y
cuando os aparten de sí, y os
vituperen, y desechen vuestro
nombre como malo, por causa del
Hijo del Hombre.
Bienaventurados los que
ahora tenéis hambre, porque
seréis saciados.
Bienaventurados los que
ahora lloráis, porque reiréis.
Mensaje de animo
Mensaje de bienaventuranza
Enseñaba con autoridad
Jesús, el gran Maestro
¡Ay de vosotros, cuando todos los hombres hablen bien de
vosotros! porque así hacían sus padres con los falsos profetas.
Y se admiraban de su doctrina, porque su palabra era con
autoridad.
Y alzando los ojos hacia sus
discípulos, decía:
Bienaventurados vosotros
los pobres, porque vuestro
es el reino de Dios.
Bienaventurados seréis cuando
los hombres os aborrezcan, y
cuando os aparten de sí, y os
vituperen, y desechen vuestro
nombre como malo, por causa del
Hijo del Hombre.
Bienaventurados los que
ahora tenéis hambre, porque
seréis saciados.
Bienaventurados los que
ahora lloráis, porque reiréis.
Mensaje de animo
Mensaje de bienaventuranza
Enseñaba con autoridad
Jesús, el gran Maestro
Y se admiraban de su doctrina, porque su palabra era con
autoridad.
Y alzando los ojos hacia sus
discípulos, decía:
Bienaventurados vosotros
los pobres, porque vuestro
es el reino de Dios.
Bienaventurados seréis cuando
los hombres os aborrezcan, y
cuando os aparten de sí, y os
vituperen, y desechen vuestro
nombre como malo, por causa del
Hijo del Hombre.
Bienaventurados los que
ahora tenéis hambre, porque
seréis saciados.
Bienaventurados los que
ahora lloráis, porque reiréis.
Mensaje de animo
Mensaje de bienaventuranza
Enseñaba con autoridad
Jesús, el gran Maestro
Y se admiraban de su doctrina, porque su palabra era con
autoridad.
Y alzando los ojos hacia sus
discípulos, decía:
Bienaventurados vosotros
los pobres, porque vuestro
es el reino de Dios.
Bienaventurados seréis cuando
los hombres os aborrezcan, y
cuando os aparten de sí, y os
vituperen, y desechen vuestro
nombre como malo, por causa del
Hijo del Hombre.
Bienaventurados los que
ahora tenéis hambre, porque
seréis saciados.
Bienaventurados los que
ahora lloráis, porque reiréis.
Mensaje de animo
Mensaje de bienaventuranza
Enseñaba con autoridad
Jesús, el gran Maestro
Gozaos en aquel día, y alegraos, porque he aquí vuestro
galardón es grande en los cielos; porque así hacían sus padres
con los profetas
Y se admiraban de su doctrina, porque su palabra era con
autoridad.
Y alzando los ojos hacia sus
discípulos, decía:
Bienaventurados vosotros
los pobres, porque vuestro
es el reino de Dios.
Bienaventurados seréis cuando
los hombres os aborrezcan, y
cuando os aparten de sí, y os
vituperen, y desechen vuestro
nombre como malo, por causa del
Hijo del Hombre.
Bienaventurados los que
ahora tenéis hambre, porque
seréis saciados.
Bienaventurados los que
ahora lloráis, porque reiréis.
Mensaje de animo
Mensaje de bienaventuranza
Enseñaba con autoridad
Jesús, el gran Maestro
Gozaos en aquel día, y alegraos, porque he aquí vuestro
galardón es grande en los cielos; porque así hacían sus padres
con los profetas
Y se admiraban de su doctrina, porque su palabra era con
autoridad.
Y alzando los ojos hacia sus
discípulos, decía:
Bienaventurados vosotros
los pobres, porque vuestro
es el reino de Dios.
Bienaventurados seréis cuando
los hombres os aborrezcan, y
cuando os aparten de sí, y os
vituperen, y desechen vuestro
nombre como malo, por causa del
Hijo del Hombre.
Bienaventurados los que
ahora tenéis hambre, porque
seréis saciados.
Bienaventurados los que
ahora lloráis, porque reiréis.
Mensaje de esperanza
Mensaje de animo
Mensaje de bienaventuranza
Enseñaba con autoridad
Jesús, el gran Maestro
Gozaos en aquel día, y alegraos, porque he aquí vuestro
galardón es grande en los cielos; porque así hacían sus padres
con los profetas
Y se admiraban de su doctrina, porque su palabra era con
autoridad.
Regocijaos en el Señor
siempre. Otra vez digo:
¡Regocijaos!
Mensaje de esperanza
Mensaje de animo
Mensaje de bienaventuranza
Enseñaba con autoridad
Jesús, el gran Maestro
Gozaos en aquel día, y alegraos, porque he aquí vuestro
galardón es grande en los cielos; porque así hacían sus padres
con los profetas
Y se admiraban de su doctrina, porque su palabra era con
autoridad.
Regocijaos en el Señor
siempre. Otra vez digo:
¡Regocijaos!
Mensaje de esperanza
Mensaje de animo
Mensaje de bienaventuranza
Enseñaba con autoridad
Jesús, el gran Maestro
Gozaos en aquel día, y alegraos, porque he aquí vuestro
galardón es grande en los cielos; porque así hacían sus padres
con los profetas
Y se admiraban de su doctrina, porque su palabra era con
autoridad.
Regocijaos en el Señor
siempre. Otra vez digo:
¡Regocijaos!
Mensaje de esperanza
Mensaje de animo
Mensaje de bienaventuranza
Enseñaba con autoridad
Jesús, el gran Maestro
Gozaos en aquel día, y alegraos, porque he aquí vuestro
galardón es grande en los cielos; porque así hacían sus padres
con los profetas
Y se admiraban de su doctrina, porque su palabra era con
autoridad.
Por nada estéis afanosos,
sino sean conocidas
vuestras peticiones delante
de Dios en toda oración y
ruego, con acción de
gracias.
Regocijaos en el Señor
siempre. Otra vez digo:
¡Regocijaos!
Mensaje de esperanza
Mensaje de animo
Mensaje de bienaventuranza
Enseñaba con autoridad
Jesús, el gran Maestro
Gozaos en aquel día, y alegraos, porque he aquí vuestro
galardón es grande en los cielos; porque así hacían sus padres
con los profetas
Y se admiraban de su doctrina, porque su palabra era con
autoridad.
Por nada estéis afanosos,
sino sean conocidas
vuestras peticiones delante
de Dios en toda oración y
ruego, con acción de
gracias.
Regocijaos en el Señor
siempre. Otra vez digo:
¡Regocijaos!
Mensaje de esperanza
Mensaje de animo
Mensaje de bienaventuranza
Enseñaba con autoridad
Jesús, el gran Maestro
Gozaos en aquel día, y alegraos, porque he aquí vuestro
galardón es grande en los cielos; porque así hacían sus padres
con los profetas
Y se admiraban de su doctrina, porque su palabra era con
autoridad.
Por nada estéis afanosos,
sino sean conocidas
vuestras peticiones delante
de Dios en toda oración y
ruego, con acción de
gracias.
Regocijaos en el Señor
siempre. Otra vez digo:
¡Regocijaos!
Mensaje de esperanza
Mensaje de animo
Mensaje de bienaventuranza
Enseñaba con autoridad
Jesús, el gran Maestro
Gozaos en aquel día, y alegraos, porque he aquí vuestro
galardón es grande en los cielos; porque así hacían sus padres
con los profetas
Y se admiraban de su doctrina, porque su palabra era con
autoridad.
Por nada estéis afanosos,
sino sean conocidas
vuestras peticiones delante
de Dios en toda oración y
ruego, con acción de
gracias.
La paz de Dios, que sobrepasa
todo entendimiento, guardará
vuestros corazones y vuestros
pensamientos en Cristo Jesús.
Regocijaos en el Señor
siempre. Otra vez digo:
¡Regocijaos!
Mensaje de esperanza
Mensaje de animo
Mensaje de bienaventuranza
Enseñaba con autoridad
Jesús, el gran Maestro
Gozaos en aquel día, y alegraos, porque he aquí vuestro
galardón es grande en los cielos; porque así hacían sus padres
con los profetas
Y se admiraban de su doctrina, porque su palabra era con
autoridad.
Por nada estéis afanosos,
sino sean conocidas
vuestras peticiones delante
de Dios en toda oración y
ruego, con acción de
gracias.
La paz de Dios, que sobrepasa
todo entendimiento, guardará
vuestros corazones y vuestros
pensamientos en Cristo Jesús.
Regocijaos en el Señor
siempre. Otra vez digo:
¡Regocijaos!
Mensaje de esperanza
Mensaje de animo
Mensaje de bienaventuranza
Enseñaba con autoridad
Jesús, el gran Maestro
Gozaos en aquel día, y alegraos, porque he aquí vuestro
galardón es grande en los cielos; porque así hacían sus padres
con los profetas
Y se admiraban de su doctrina, porque su palabra era con
autoridad.
Por nada estéis afanosos,
sino sean conocidas
vuestras peticiones delante
de Dios en toda oración y
ruego, con acción de
gracias.
La paz de Dios, que sobrepasa
todo entendimiento, guardará
vuestros corazones y vuestros
pensamientos en Cristo Jesús.
Regocijaos en el Señor
siempre. Otra vez digo:
¡Regocijaos!
Mensaje de esperanza
Mensaje de animo
Mensaje de bienaventuranza
Enseñaba con autoridad
Jesús, el gran Maestro
Gozaos en aquel día, y alegraos, porque he aquí vuestro
galardón es grande en los cielos; porque así hacían sus padres
con los profetas
Y se admiraban de su doctrina, porque su palabra era con
autoridad.
Por nada estéis afanosos,
sino sean conocidas
vuestras peticiones delante
de Dios en toda oración y
ruego, con acción de
gracias.
La paz de Dios, que sobrepasa
todo entendimiento, guardará
vuestros corazones y vuestros
pensamientos en Cristo Jesús.
Regocijaos en el Señor
siempre. Otra vez digo:
¡Regocijaos!
Mensaje de esperanza
Mensaje de animo
Mensaje de bienaventuranza
Enseñaba con autoridad
Jesús, el gran Maestro
Gozaos en aquel día, y alegraos, porque he aquí vuestro
galardón es grande en los cielos; porque así hacían sus padres
con los profetas
Y se admiraban de su doctrina, porque su palabra era con
autoridad.
Por nada estéis afanosos,
sino sean conocidas
vuestras peticiones delante
de Dios en toda oración y
ruego, con acción de
gracias.
La paz de Dios, que sobrepasa
todo entendimiento, guardará
vuestros corazones y vuestros
pensamientos en Cristo Jesús.
Regocijaos en el Señor
siempre. Otra vez digo:
¡Regocijaos!
Mensaje de esperanza
Mensaje de animo
Mensaje de bienaventuranza
Enseñaba con autoridad
Jesús, el gran Maestro
Gozaos en aquel día, y alegraos, porque he aquí vuestro
galardón es grande en los cielos; porque así hacían sus padres
con los profetas
Y se admiraban de su doctrina, porque su palabra era con
autoridad.
Pero a vosotros los que oís,
os digo: Amad a vuestros
enemigos, haced bien a los
que os aborrecen
Mensaje de esperanza
Mensaje de animo
Mensaje de bienaventuranza
Enseñaba con autoridad
Jesús, el gran Maestro
Y se admiraban de su doctrina, porque su palabra era con
autoridad.
Pero a vosotros los que oís,
os digo: Amad a vuestros
enemigos, haced bien a los
que os aborrecen
Mensaje de esperanza
Mensaje de animo
Mensaje de bienaventuranza
Enseñaba con autoridad
Jesús, el gran Maestro
Y se admiraban de su doctrina, porque su palabra era con
autoridad.
Pero a vosotros los que oís,
os digo: Amad a vuestros
enemigos, haced bien a los
que os aborrecen
Mensaje de esperanza
Mensaje de animo
Mensaje de bienaventuranza
Enseñaba con autoridad
Jesús, el gran Maestro
Y se admiraban de su doctrina, porque su palabra era con
autoridad.
Pero a vosotros los que oís,
os digo: Amad a vuestros
enemigos, haced bien a los
que os aborrecen
El le dijo: ¿Qué está escrito en la
ley? ¿Cómo lees? Aquél,
respondiendo, dijo: Amarás al Señor
tu Dios con todo tu corazón, y con
toda tu alma, y con todas tus
fuerzas, y con toda tu mente; y a tu
prójimo como a ti mismo.
Y he aquí un intérprete de
la ley se levantó y dijo,
para probarle: Maestro,
¿haciendo qué cosa
heredaré la vida eterna?
Mensaje de esperanza
Mensaje de animo
Mensaje de bienaventuranza
Enseñaba con autoridad
Jesús, el gran Maestro
Y le dijo: Bien has respondido; haz esto, y vivirás.
Y se admiraban de su doctrina, porque su palabra era con
autoridad.
Pero a vosotros los que oís,
os digo: Amad a vuestros
enemigos, haced bien a los
que os aborrecen
El le dijo: ¿Qué está escrito en la
ley? ¿Cómo lees? Aquél,
respondiendo, dijo: Amarás al Señor
tu Dios con todo tu corazón, y con
toda tu alma, y con todas tus
fuerzas, y con toda tu mente; y a tu
prójimo como a ti mismo.
Y he aquí un intérprete de
la ley se levantó y dijo,
para probarle: Maestro,
¿haciendo qué cosa
heredaré la vida eterna?
Mensaje de esperanza
Mensaje de animo
Mensaje de bienaventuranza
Enseñaba con autoridad
Jesús, el gran Maestro
Y le dijo: Bien has respondido; haz esto, y vivirás.
Y se admiraban de su doctrina, porque su palabra era con
autoridad.
Pero a vosotros los que oís,
os digo: Amad a vuestros
enemigos, haced bien a los
que os aborrecen
El le dijo: ¿Qué está escrito en la
ley? ¿Cómo lees? Aquél,
respondiendo, dijo: Amarás al Señor
tu Dios con todo tu corazón, y con
toda tu alma, y con todas tus
fuerzas, y con toda tu mente; y a tu
prójimo como a ti mismo.
Y he aquí un intérprete de
la ley se levantó y dijo,
para probarle: Maestro,
¿haciendo qué cosa
heredaré la vida eterna?
Mensaje de esperanza
Mensaje de animo
Mensaje de bienaventuranza
Enseñaba con autoridad
Jesús, el gran Maestro
Y le dijo: Bien has respondido; haz esto, y vivirás.
Y se admiraban de su doctrina, porque su palabra era con
autoridad.
Pero a vosotros los que oís,
os digo: Amad a vuestros
enemigos, haced bien a los
que os aborrecen
El le dijo: ¿Qué está escrito en la
ley? ¿Cómo lees? Aquél,
respondiendo, dijo: Amarás al Señor
tu Dios con todo tu corazón, y con
toda tu alma, y con todas tus
fuerzas, y con toda tu mente; y a tu
prójimo como a ti mismo.
Y he aquí un intérprete de
la ley se levantó y dijo,
para probarle: Maestro,
¿haciendo qué cosa
heredaré la vida eterna?
Mensaje de esperanza
Mensaje de animo
Mensaje de bienaventuranza
Enseñaba con autoridad
Jesús, el gran Maestro
Y le dijo: Bien has respondido; haz esto, y vivirás.
Y se admiraban de su doctrina, porque su palabra era con
autoridad.
Pero a vosotros los que oís,
os digo: Amad a vuestros
enemigos, haced bien a los
que os aborrecen
El le dijo: ¿Qué está escrito en la
ley? ¿Cómo lees? Aquél,
respondiendo, dijo: Amarás al Señor
tu Dios con todo tu corazón, y con
toda tu alma, y con todas tus
fuerzas, y con toda tu mente; y a tu
prójimo como a ti mismo.
Y he aquí un intérprete de
la ley se levantó y dijo,
para probarle: Maestro,
¿haciendo qué cosa
heredaré la vida eterna?
Mensaje de esperanza
Mensaje de animo
Mensaje de bienaventuranza
Enseñaba con autoridad
Jesús, el gran Maestro
Y le dijo: Bien has respondido; haz esto, y vivirás.
Y se admiraban de su doctrina, porque su palabra era con
autoridad.
Pero a vosotros los que oís,
os digo: Amad a vuestros
enemigos, haced bien a los
que os aborrecen
El le dijo: ¿Qué está escrito en la
ley? ¿Cómo lees? Aquél,
respondiendo, dijo: Amarás al Señor
tu Dios con todo tu corazón, y con
toda tu alma, y con todas tus
fuerzas, y con toda tu mente; y a tu
prójimo como a ti mismo.
Y he aquí un intérprete de
la ley se levantó y dijo,
para probarle: Maestro,
¿haciendo qué cosa
heredaré la vida eterna?
Mensaje de esperanza
Mensaje de animo
Mensaje de bienaventuranza
Enseñaba con autoridad
Jesús, el gran Maestro
Y le dijo: Bien has respondido; haz esto, y vivirás.
Y se admiraban de su doctrina, porque su palabra era con
autoridad.
Pero a vosotros los que oís,
os digo: Amad a vuestros
enemigos, haced bien a los
que os aborrecen
El le dijo: ¿Qué está escrito en la
ley? ¿Cómo lees? Aquél,
respondiendo, dijo: Amarás al Señor
tu Dios con todo tu corazón, y con
toda tu alma, y con todas tus
fuerzas, y con toda tu mente; y a tu
prójimo como a ti mismo.
Y he aquí un intérprete de
la ley se levantó y dijo,
para probarle: Maestro,
¿haciendo qué cosa
heredaré la vida eterna?
Mensaje de esperanza
Mensaje de animo
Mensaje de bienaventuranza
Enseñaba con autoridad
Jesús, el gran Maestro
Y le dijo: Bien has respondido; haz esto, y vivirás.
Y se admiraban de su doctrina, porque su palabra era con
autoridad.
Pero a vosotros los que oís,
os digo: Amad a vuestros
enemigos, haced bien a los
que os aborrecen
El le dijo: ¿Qué está escrito en la
ley? ¿Cómo lees? Aquél,
respondiendo, dijo: Amarás al Señor
tu Dios con todo tu corazón, y con
toda tu alma, y con todas tus
fuerzas, y con toda tu mente; y a tu
prójimo como a ti mismo.
Y he aquí un intérprete de
la ley se levantó y dijo,
para probarle: Maestro,
¿haciendo qué cosa
heredaré la vida eterna?
Mensaje de esperanza
Mensaje de animo
Mensaje de bienaventuranza
Enseñaba con autoridad
Jesús, el gran Maestro
Y le dijo: Bien has respondido; haz esto, y vivirás.
Y se admiraban de su doctrina, porque su palabra era con
autoridad.
Pero a vosotros los que oís,
os digo: Amad a vuestros
enemigos, haced bien a los
que os aborrecen
El le dijo: ¿Qué está escrito en la
ley? ¿Cómo lees? Aquél,
respondiendo, dijo: Amarás al Señor
tu Dios con todo tu corazón, y con
toda tu alma, y con todas tus
fuerzas, y con toda tu mente; y a tu
prójimo como a ti mismo.
Y he aquí un intérprete de
la ley se levantó y dijo,
para probarle: Maestro,
¿haciendo qué cosa
heredaré la vida eterna?
Mensaje de esperanza
Mensaje de animo
Mensaje de bienaventuranza
Enseñaba con autoridad
Jesús, el gran Maestro
Y le dijo: Bien has respondido; haz esto, y vivirás.
Y se admiraban de su doctrina, porque su palabra era con
autoridad.
Pero a vosotros los que oís,
os digo: Amad a vuestros
enemigos, haced bien a los
que os aborrecen
El le dijo: ¿Qué está escrito en la
ley? ¿Cómo lees? Aquél,
respondiendo, dijo: Amarás al Señor
tu Dios con todo tu corazón, y con
toda tu alma, y con todas tus
fuerzas, y con toda tu mente; y a tu
prójimo como a ti mismo.
Y he aquí un intérprete de
la ley se levantó y dijo,
para probarle: Maestro,
¿haciendo qué cosa
heredaré la vida eterna?
Mensaje de esperanza
Mensaje de animo
Mensaje de bienaventuranza
Enseñaba con autoridad
Jesús, el gran Maestro
Y como queréis que hagan los hombres con vosotros, así también
haced vosotros con ellos.
Y se admiraban de su doctrina, porque su palabra era con
autoridad.
Pero a vosotros los que oís,
os digo: Amad a vuestros
enemigos, haced bien a los
que os aborrecen
El le dijo: ¿Qué está escrito en la
ley? ¿Cómo lees? Aquél,
respondiendo, dijo: Amarás al Señor
tu Dios con todo tu corazón, y con
toda tu alma, y con todas tus
fuerzas, y con toda tu mente; y a tu
prójimo como a ti mismo.
Y he aquí un intérprete de
la ley se levantó y dijo,
para probarle: Maestro,
¿haciendo qué cosa
heredaré la vida eterna?
Mensaje de esperanza
Mensaje de animo
Mensaje de bienaventuranza
Enseñaba con autoridad
Jesús, el gran Maestro
Y como queréis que hagan los hombres con vosotros, así también
haced vosotros con ellos.
Y se admiraban de su doctrina, porque su palabra era con
autoridad.
Pero a vosotros los que oís,
os digo: Amad a vuestros
enemigos, haced bien a los
que os aborrecen
El le dijo: ¿Qué está escrito en la
ley? ¿Cómo lees? Aquél,
respondiendo, dijo: Amarás al Señor
tu Dios con todo tu corazón, y con
toda tu alma, y con todas tus
fuerzas, y con toda tu mente; y a tu
prójimo como a ti mismo.
Y he aquí un intérprete de
la ley se levantó y dijo,
para probarle: Maestro,
¿haciendo qué cosa
heredaré la vida eterna?
Mensaje de esperanza
Mensaje de animo
Mensaje de bienaventuranza
Enseñaba con autoridad
Jesús, el gran Maestro
Y como queréis que hagan los hombres con vosotros, así también
haced vosotros con ellos.
Y se admiraban de su doctrina, porque su palabra era con
autoridad.
Pero a vosotros los que oís,
os digo: Amad a vuestros
enemigos, haced bien a los
que os aborrecen
El le dijo: ¿Qué está escrito en la
ley? ¿Cómo lees? Aquél,
respondiendo, dijo: Amarás al Señor
tu Dios con todo tu corazón, y con
toda tu alma, y con todas tus
fuerzas, y con toda tu mente; y a tu
prójimo como a ti mismo.
Pero él, queriendo
justificarse a sí mismo, dijo
a Jesús: ¿Y quién es mi
prójimo?
Mensaje de esperanza
Mensaje de animo
Mensaje de bienaventuranza
Enseñaba con autoridad
Jesús, el gran Maestro
Y como queréis que hagan los hombres con vosotros, así también
haced vosotros con ellos.
Y se admiraban de su doctrina, porque su palabra era con
autoridad.
Pero a vosotros los que oís,
os digo: Amad a vuestros
enemigos, haced bien a los
que os aborrecen
El le dijo: ¿Qué está escrito en la
ley? ¿Cómo lees? Aquél,
respondiendo, dijo: Amarás al Señor
tu Dios con todo tu corazón, y con
toda tu alma, y con todas tus
fuerzas, y con toda tu mente; y a tu
prójimo como a ti mismo.
Pero él, queriendo
justificarse a sí mismo, dijo
a Jesús: ¿Y quién es mi
prójimo?
Mensaje de esperanza
Mensaje de animo
Mensaje de bienaventuranza
Enseñaba con autoridad
Jesús, el gran Maestro
Y como queréis que hagan los hombres con vosotros, así también
haced vosotros con ellos.
Y se admiraban de su doctrina, porque su palabra era con
autoridad.
Respondiendo Jesús, dijo:
Un hombre descendía de
Jerusalén a Jericó, y cayó
en manos de ladrones, los
cuales le despojaron; e
hiriéndole, se fueron,
dejándole medio muerto.
Pero él, queriendo
justificarse a sí mismo, dijo
a Jesús: ¿Y quién es mi
prójimo?
Mensaje de esperanza
Mensaje de animo
Mensaje de bienaventuranza
Enseñaba con autoridad
Jesús, el gran Maestro
Y se admiraban de su doctrina, porque su palabra era con
autoridad.
Respondiendo Jesús, dijo:
Un hombre descendía de
Jerusalén a Jericó, y cayó
en manos de ladrones, los
cuales le despojaron; e
hiriéndole, se fueron,
dejándole medio muerto.
Pero él, queriendo
justificarse a sí mismo, dijo
a Jesús: ¿Y quién es mi
prójimo?
Mensaje de esperanza
Mensaje de animo
Mensaje de bienaventuranza
Enseñaba con autoridad
Jesús, el gran Maestro
Y se admiraban de su doctrina, porque su palabra era con
autoridad.
Respondiendo Jesús, dijo:
Un hombre descendía de
Jerusalén a Jericó, y cayó
en manos de ladrones, los
cuales le despojaron; e
hiriéndole, se fueron,
dejándole medio muerto.
Pero él, queriendo
justificarse a sí mismo, dijo
a Jesús: ¿Y quién es mi
prójimo?
Mensaje de esperanza
Mensaje de animo
Mensaje de bienaventuranza
Enseñaba con autoridad
Jesús, el gran Maestro
Y se admiraban de su doctrina, porque su palabra era con
autoridad.
Respondiendo Jesús, dijo:
Un hombre descendía de
Jerusalén a Jericó, y cayó
en manos de ladrones, los
cuales le despojaron; e
hiriéndole, se fueron,
dejándole medio muerto.
Pero él, queriendo
justificarse a sí mismo, dijo
a Jesús: ¿Y quién es mi
prójimo?
Mensaje de esperanza
Mensaje de animo
Mensaje de bienaventuranza
Enseñaba con autoridad
Jesús, el gran Maestro
Y se admiraban de su doctrina, porque su palabra era con
autoridad.
Respondiendo Jesús, dijo:
Un hombre descendía de
Jerusalén a Jericó, y cayó
en manos de ladrones, los
cuales le despojaron; e
hiriéndole, se fueron,
dejándole medio muerto.
Pero él, queriendo
justificarse a sí mismo, dijo
a Jesús: ¿Y quién es mi
prójimo?
Mensaje de esperanza
Mensaje de animo
Mensaje de bienaventuranza
Enseñaba con autoridad
Jesús, el gran Maestro
Y se admiraban de su doctrina, porque su palabra era con
autoridad.
Respondiendo Jesús, dijo:
Un hombre descendía de
Jerusalén a Jericó, y cayó
en manos de ladrones, los
cuales le despojaron; e
hiriéndole, se fueron,
dejándole medio muerto.
Aconteció que descendió un
sacerdote por aquel camino, y
viéndole, pasó de largo. Asimismo
un levita, llegando cerca de aquel
lugar, y viéndole, pasó de largo. Pero
un samaritano, que iba de camino,
vino cerca de él, y viéndole, fue
movido a misericordia
Pero él, queriendo
justificarse a sí mismo, dijo
a Jesús: ¿Y quién es mi
prójimo?
Mensaje de esperanza
Mensaje de animo
Mensaje de bienaventuranza
Enseñaba con autoridad
Jesús, el gran Maestro
Y se admiraban de su doctrina, porque su palabra era con
autoridad.
Respondiendo Jesús, dijo:
Un hombre descendía de
Jerusalén a Jericó, y cayó
en manos de ladrones, los
cuales le despojaron; e
hiriéndole, se fueron,
dejándole medio muerto.
Aconteció que descendió un
sacerdote por aquel camino, y
viéndole, pasó de largo. Asimismo
un levita, llegando cerca de aquel
lugar, y viéndole, pasó de largo. Pero
un samaritano, que iba de camino,
vino cerca de él, y viéndole, fue
movido a misericordia
Pero él, queriendo
justificarse a sí mismo, dijo
a Jesús: ¿Y quién es mi
prójimo?
Mensaje de esperanza
Mensaje de animo
Mensaje de bienaventuranza
Enseñaba con autoridad
Jesús, el gran Maestro
Y se admiraban de su doctrina, porque su palabra era con
autoridad.
Respondiendo Jesús, dijo:
Un hombre descendía de
Jerusalén a Jericó, y cayó
en manos de ladrones, los
cuales le despojaron; e
hiriéndole, se fueron,
dejándole medio muerto.
Aconteció que descendió un
sacerdote por aquel camino, y
viéndole, pasó de largo. Asimismo
un levita, llegando cerca de aquel
lugar, y viéndole, pasó de largo. Pero
un samaritano, que iba de camino,
vino cerca de él, y viéndole, fue
movido a misericordia
Pero él, queriendo
justificarse a sí mismo, dijo
a Jesús: ¿Y quién es mi
prójimo?
Mensaje de esperanza
Mensaje de animo
Mensaje de bienaventuranza
Enseñaba con autoridad
Jesús, el gran Maestro
Y se admiraban de su doctrina, porque su palabra era con
autoridad.
Respondiendo Jesús, dijo:
Un hombre descendía de
Jerusalén a Jericó, y cayó
en manos de ladrones, los
cuales le despojaron; e
hiriéndole, se fueron,
dejándole medio muerto.
Aconteció que descendió un
sacerdote por aquel camino, y
viéndole, pasó de largo. Asimismo
un levita, llegando cerca de aquel
lugar, y viéndole, pasó de largo. Pero
un samaritano, que iba de camino,
vino cerca de él, y viéndole, fue
movido a misericordia
Y acercándose, vendó sus
heridas, echándoles aceite
y vino; y poniéndole en su
cabalgadura, lo llevó al
mesón, y cuidó de él.
Mensaje de esperanza
Mensaje de animo
Mensaje de bienaventuranza
Enseñaba con autoridad
Jesús, el gran Maestro
Y se admiraban de su doctrina, porque su palabra era con
autoridad.
Respondiendo Jesús, dijo:
Un hombre descendía de
Jerusalén a Jericó, y cayó
en manos de ladrones, los
cuales le despojaron; e
hiriéndole, se fueron,
dejándole medio muerto.
Aconteció que descendió un
sacerdote por aquel camino, y
viéndole, pasó de largo. Asimismo
un levita, llegando cerca de aquel
lugar, y viéndole, pasó de largo. Pero
un samaritano, que iba de camino,
vino cerca de él, y viéndole, fue
movido a misericordia
Y acercándose, vendó sus
heridas, echándoles aceite
y vino; y poniéndole en su
cabalgadura, lo llevó al
mesón, y cuidó de él.
Mensaje de esperanza
Mensaje de animo
Mensaje de bienaventuranza
Enseñaba con autoridad
Jesús, el gran Maestro
Y se admiraban de su doctrina, porque su palabra era con
autoridad.
Respondiendo Jesús, dijo:
Un hombre descendía de
Jerusalén a Jericó, y cayó
en manos de ladrones, los
cuales le despojaron; e
hiriéndole, se fueron,
dejándole medio muerto.
Aconteció que descendió un
sacerdote por aquel camino, y
viéndole, pasó de largo. Asimismo
un levita, llegando cerca de aquel
lugar, y viéndole, pasó de largo. Pero
un samaritano, que iba de camino,
vino cerca de él, y viéndole, fue
movido a misericordia
Y acercándose, vendó sus
heridas, echándoles aceite
y vino; y poniéndole en su
cabalgadura, lo llevó al
mesón, y cuidó de él.
Mensaje de esperanza
Mensaje de animo
Mensaje de bienaventuranza
Enseñaba con autoridad
Jesús, el gran Maestro
Y se admiraban de su doctrina, porque su palabra era con
autoridad.
Respondiendo Jesús, dijo:
Un hombre descendía de
Jerusalén a Jericó, y cayó
en manos de ladrones, los
cuales le despojaron; e
hiriéndole, se fueron,
dejándole medio muerto.
Aconteció que descendió un
sacerdote por aquel camino, y
viéndole, pasó de largo. Asimismo
un levita, llegando cerca de aquel
lugar, y viéndole, pasó de largo. Pero
un samaritano, que iba de camino,
vino cerca de él, y viéndole, fue
movido a misericordia
Y acercándose, vendó sus
heridas, echándoles aceite
y vino; y poniéndole en su
cabalgadura, lo llevó al
mesón, y cuidó de él.
Mensaje de esperanza
Mensaje de animo
Mensaje de bienaventuranza
Enseñaba con autoridad
Jesús, el gran Maestro
Y se admiraban de su doctrina, porque su palabra era con
autoridad.
Respondiendo Jesús, dijo:
Un hombre descendía de
Jerusalén a Jericó, y cayó
en manos de ladrones, los
cuales le despojaron; e
hiriéndole, se fueron,
dejándole medio muerto.
Aconteció que descendió un
sacerdote por aquel camino, y
viéndole, pasó de largo. Asimismo
un levita, llegando cerca de aquel
lugar, y viéndole, pasó de largo. Pero
un samaritano, que iba de camino,
vino cerca de él, y viéndole, fue
movido a misericordia
Y acercándose, vendó sus
heridas, echándoles aceite
y vino; y poniéndole en su
cabalgadura, lo llevó al
mesón, y cuidó de él.
Mensaje de esperanza
Mensaje de animo
Mensaje de bienaventuranza
Enseñaba con autoridad
Jesús, el gran Maestro
Y se admiraban de su doctrina, porque su palabra era con
autoridad.
Oh hombre, él te ha
declarado lo que es bueno, y
qué pide Jehová de ti:
solamente hacer justicia, y
amar misericordia, y
humillarte ante tu Dios.
Aconteció que descendió un
sacerdote por aquel camino, y
viéndole, pasó de largo. Asimismo
un levita, llegando cerca de aquel
lugar, y viéndole, pasó de largo. Pero
un samaritano, que iba de camino,
vino cerca de él, y viéndole, fue
movido a misericordia
Y acercándose, vendó sus
heridas, echándoles aceite
y vino; y poniéndole en su
cabalgadura, lo llevó al
mesón, y cuidó de él.
Mensaje de esperanza
Mensaje de animo
Mensaje de bienaventuranza
Enseñaba con autoridad
Jesús, el gran Maestro
Y se admiraban de su doctrina, porque su palabra era con
autoridad.
Oh hombre, él te ha
declarado lo que es bueno, y
qué pide Jehová de ti:
solamente hacer justicia, y
amar misericordia, y
humillarte ante tu Dios.
Aconteció que descendió un
sacerdote por aquel camino, y
viéndole, pasó de largo. Asimismo
un levita, llegando cerca de aquel
lugar, y viéndole, pasó de largo. Pero
un samaritano, que iba de camino,
vino cerca de él, y viéndole, fue
movido a misericordia
Y acercándose, vendó sus
heridas, echándoles aceite
y vino; y poniéndole en su
cabalgadura, lo llevó al
mesón, y cuidó de él.
Mensaje de esperanza
Mensaje de animo
Mensaje de bienaventuranza
Enseñaba con autoridad
Jesús, el gran Maestro
Y se admiraban de su doctrina, porque su palabra era con
autoridad.
Oh hombre, él te ha
declarado lo que es bueno, y
qué pide Jehová de ti:
solamente hacer justicia, y
amar misericordia, y
humillarte ante tu Dios.
Aconteció que descendió un
sacerdote por aquel camino, y
viéndole, pasó de largo. Asimismo
un levita, llegando cerca de aquel
lugar, y viéndole, pasó de largo. Pero
un samaritano, que iba de camino,
vino cerca de él, y viéndole, fue
movido a misericordia
Y acercándose, vendó sus
heridas, echándoles aceite
y vino; y poniéndole en su
cabalgadura, lo llevó al
mesón, y cuidó de él.
Mensaje de esperanza
Mensaje de animo
Mensaje de bienaventuranza
Enseñaba con autoridad
Jesús, el gran Maestro
Y se admiraban de su doctrina, porque su palabra era con
autoridad.
Oh hombre, él te ha
declarado lo que es bueno, y
qué pide Jehová de ti:
solamente hacer justicia, y
amar misericordia, y
humillarte ante tu Dios.
Aconteció que descendió un
sacerdote por aquel camino, y
viéndole, pasó de largo. Asimismo
un levita, llegando cerca de aquel
lugar, y viéndole, pasó de largo. Pero
un samaritano, que iba de camino,
vino cerca de él, y viéndole, fue
movido a misericordia
Y acercándose, vendó sus
heridas, echándoles aceite
y vino; y poniéndole en su
cabalgadura, lo llevó al
mesón, y cuidó de él.
Mensaje de esperanza
Mensaje de animo
Mensaje de bienaventuranza
Enseñaba con autoridad
Jesús, el gran Maestro
Y se admiraban de su doctrina, porque su palabra era con
autoridad.
Oh hombre, él te ha
declarado lo que es bueno, y
qué pide Jehová de ti:
solamente hacer justicia, y
amar misericordia, y
humillarte ante tu Dios.
Aconteció que descendió un
sacerdote por aquel camino, y
viéndole, pasó de largo. Asimismo
un levita, llegando cerca de aquel
lugar, y viéndole, pasó de largo. Pero
un samaritano, que iba de camino,
vino cerca de él, y viéndole, fue
movido a misericordia
Y acercándose, vendó sus
heridas, echándoles aceite
y vino; y poniéndole en su
cabalgadura, lo llevó al
mesón, y cuidó de él.
Mensaje de amor practico
Mensaje de esperanza
Mensaje de animo
Mensaje de bienaventuranza
Enseñaba con autoridad
Jesús, el gran Maestro
Descargar

Document