SABER VIVIR
Esteban Pérez López
Grupo Espirita de la Palma
Saber:
Conocimiento profundo de una
materia, una ciencia o un arte
VIVIR:
1.- Tener vida
2.- Experimentar, sufrir o sentir
El Conocimiento
Espiritual
920.- ¿Puede el hombre tener en la
tierra una felicidad completa?
“No, puesto que la vida le ha sido
otorgada como prueba o expiación,
pero d el depende el suavizar sus
males y el ser tan feliz como es
posible en la tierra”
921.- Se concibe que el hombre será feliz en
la tierra cuando la humanidad haya sido
transformada, pero, en el ínterin, (Mientras
Tanto) ¿puede cada uno asegurarse una
felicidad relativa?
“La mayoría de las veces el hombre es el
causante de sus propios males. Practicando
las leyes Universales, se evitan muchos de
esos males y se consigue una felicidad tan
grande como su grado de evolución y
conciencia se lo permitan”
922.- ¿Existe sin embargo
una medida común de
felicidad para todos los
hombres?
“Para la vida material, es
tener lo necesario, para la
vida moral, la buena
conciencia y confianza en
el porvenir”
"Si para hacer de forma segura
cualquier recorrido por el planeta es
imprescindible tener una orientación
certera y tomar la ruta adecuada hasta el
destino que uno se ha propuesto,
¿Cómo no se va a necesitar, de manera
acuciante una brújula que indique en
todo momento dónde esta el norte al
que se dirige la existencia?".
Este interrogante
encierra en sí mismo a
muchos otros y nos plantea
en síntesis, la pregunta
acerca del proyecto de
vida personal, lo que
implica saber qué se quiere
y cómo es posible lograrlo.
Considerando que las decisiones para
optar por un trayecto u otro, dependen
en gran medida, de las convicciones
que se tengan.
Surgidas estas como consecuencia de
los conocimientos, sentimientos y
experiencias aquilatadas en esta y en
otras encarnaciones.
¿Para que
vivimos?
El objetivo de la vida es el
progreso, la evolución mediante
el desarrollo del amor y el
conocimiento.
El objetivo de la
existencia es la
conquista del amor, y su
sentido, la búsqueda de
este amor en todas sus
manifestaciones.
La vida es un acto de amor y en
cada una de ellos, el espíritu da un
paso en el camino del progreso;
ningún ser queda marginado en este
proceso evolutivo aunque a veces
nuestra visión limitada y finita de las
cosas, no siempre pueda
comprenderlo.
Muchas veces nos han oído decir, que
la vida es aprendizaje.
Y las preguntas que nos hacen
frecuentemente son:
¿Qué debemos aprender, para tener
una vida llena de armonía y paz
interior?
¿Cómo decidir cual es el aprendizaje,
que nos lleve a desarrollar todo el
potencial, que llevamos dentro?
En este viaje particular que todos
emprendemos, hay miles de accesos,
rutas y formas de llegar a ese destino
que cada uno llamamos de forma
diferente, como por ejemplo “
FELICIDAD”
A cada cual le corresponde, ahora,
elegir la guía más útil para vivir su vida y
lograr los objetivos que se ha marcado.
Podríamos estar hablando durante
días, de todas las teorías que
circulan por toda la cultura llamada
de la nueva era.
Ahora bien, tratare de agrupar parte
de ellas, lógicamente según mi
criterio, que no tiene por que ser el
de Ustedes, enumerarlas según su
importancia.
Algo en lo que todos estamos de
acuerdo, es que el punto de partida,
lo fundamental es el “Auto –
Conocimiento”.
El camino que nos conduce a
ello es la Meditación.
El conocimiento de sí mismo, la
conciencia del propio Yo, es lo que
verdaderamente hace evolucionar al
espíritu, le otorga libertad y fuerza y lo
introduce en el conocimiento de la vida
y de las Leyes que la rigen, aportando a
su existencia confianza en si mismo,
esperanza y una seguridad constructiva
de su destino.
¡Qué debemos aprender, para saber
vivir?
La importancia de ser en vez de
tener:
Valorarse uno mismo o a los demás, por lo que
son, se diferencia muy mucho de valorarnos a
nosotros mismos o a los demás por lo que tienen.
En el primer caso, nos ayuda a evolucionar
porque esta a favor de vida, en el segundo
estamos al servicio del egoísmo.
El primero es progresista el segundo es regresivo,
en el primer caso, buscamos la verdad y la
expansión de la conciencia, en el segundo la
seguridad psicológica y la dependencia.
Dar sentido a la vida
Saber vivir es tener en todo momento una
actitud positiva. Después como no darle un
sentido a la vida, lo que significa tres cosas:
1.- DIRECCIÓN
2.- CONTENIDO
3.- COHERENCIA
INTERIOR
Centrarnos en lo que tenemos
Una de los indicadores de que
sabemos vivir es que nos centremos
en lo que tenemos, y no en lo que
nos falta.
Cuando hacemos eso dejamos de
sentirnos ricos y empezamos a
convertirnos en mendigos.
Querernos tal como somos
Todos queremos ser valorados amados y
aceptados y por eso a veces nos cuesta
aceptar nuestros aspectos menos favorables
y tratamos de ocultarlos.
No hacerlo así nos lleva a depender de la
opinión de los demás.
Aceptarnos plenamente significa
conocernos a fondo y querernos con todo
lo que somos.
Saber distinguir entre lo urgente y lo
importante
Si no tenemos una idea clara de lo
que es importante, de los logros que
queremos alcanzar en nuestra vida,
con facilidad responderemos a lo
urgente y no a lo importante.
Lo urgente:
Requiere una atención inmediata,
ahora. Las cosas urgentes actúan
sobre nosotros.
Lo importante:
Realiza las aportaciones a lo que
necesitamos para cumplir nuestra misión, a
nuestros valores, a nuestras metas y
prioridades.
Ante las cosas urgentes reaccionamos.
Ante la materia importante necesitamos
reflexionar más.
Debemos actuar para no dejar pasar la
oportunidad, para hacer que las cosas
ocurran.
Plantarle cara a la vida
Identificar de qué estamos huyendo:
De nuestras frustraciones, huimos de asumir
que no somos tan inteligentes, tan sociables,
tan buenas personas, como nos empeñamos
en creer.
De nuestros deseos, porque implican un
gran esfuerzo y un riesgo a no conseguirlos
De nuestros sentimientos, porque nos
hacen sentir vulnerables, porque nos dan
miedo o quizá porque no los podemos
controlar.
Decálogo para
saber vivir
Se recoge lo que se
siembra
Nadie puede dar lo que
no tiene
Somos responsables de
todo lo que nos ocurre
Nadie esta en posesión de
la verdad absoluta
No podemos entenderlo
todo
La casualidad
no existe
Las preguntas claves
que debemos hacernos
todos para nuestro auto
conocimiento son ¿por
qué? Y ¿para qué?
Hacemos en nuestro día
a día lo que hacemos
En una relación de crecimiento y
evolución no hay exigencias, sino
ofrecimientos
Somos quienes somos y
estamos donde estamos
de acuerdo a nuestros
merecimientos
Nadie puede ir mas allá de
una lección no comprendida
El verdadero sentido de la vida, lo
encontraremos si admitimos todo el
proceso de progreso que abarca gran
número de existencias. En esta
multiplicidad, el espíritu aprende la
gran problemática de ejercer
consciente y responsablemente su
libre albedrío. Es en este ejercicio,
donde ensaya las tendencias de sus
experiencias: amor, familia,
solidaridad, altruismo como metas de
este
proceso.
La existencia implica el desarrollo
del amor y la armonía como
elementos generadores de nuestra
evolución y la de los demás, esto
es lo que llenara de felicidad
nuestro ser y nuestra vida.
No podemos sufrir por lo que no
somos, debemos ser felices con la
visión
Y el sentimiento de lo que
podemos ser y sobre todo de lo que
podemos hacer con todas nuestras
potencialidades.
Cada vida que vivimos representa
una maravillosa oportunidad de
crecimiento, de continuar la tarea
que implica el crecimiento
espiritual, de hacer de otra manera
y con otros medios, aquellas metas
que no cumplimos, porque no
supimos o no pudimos.
Por eso cada existencia debe ser
valorada, apreciada y
aprovechada, empleando el
tiempo, el esfuerzo y las
capacidades en provecho de un
proyecto de vida que contemple
no sólo lo material, sino que
vislumbre lo emocional y lo
espiritual.
La humildad de nuestro proceder, la
confianza en nuestros valores y en
nuestro potencial interior para alcanzar
nuestros deseos y anhelos, el amor de
los seres queridos y el servicio a los
demás sin esperar nada a cambio, son
algunas de las herramientas con las que
podemos contar para encontrar el
sentido a nuestras experiencias a lo
largo de toda nuestra vida.
Descargar

SABER VIVIR