Celebremos
la buena
condición
espiritual y
física
Resumen de la Guía de Estudio para la Escuela Sabática del 17 de marzo del 2010.
Visite: http://www.davidchacon.tk, http://www.davidchaconarredondo.tk
Texto clave
Isaías 40: 31
“Pero los que esperan a
Jehová tendrán nuevas
fuerzas; levantarán alas como
las águilas; correrán, y no se
cansarán; caminarán, y no se
fatigarán”.
Celebremos la buena condición espiritual y física
Estructura
Valorar la condición mental, física y espiritual.
Sentir responsabilidad de nuestra condición.
Fortalecernos física como espiritualmente.
Valorar la condición mental, física y
espiritual.
2 Timoteo 2: 3 – 5 (RVA 1909).
“Tú pues, sufre trabajos como
fiel soldado de Jesucristo.
Ninguno que milita se
embaraza en los negocios de
la vida; á fin de agradar á
aquel que lo tomó por soldado.
Y aun también el que lidia, no
es coronado si no lidiare
legítimamente..”
Celebremos la buena condición espiritual y física
Valorar la condición mental, física y espiritual
¿Cuál es la importancia de los ejercicios físicos y mentales?
• El éxito se consigue considerando tan sólo un 10% de inspiración
y 90% de trabajo arduo.
• Es indispensable tener metas a cada instante de la vida, en los
aspectos espiritual, espiritual, mental y social.
• Cuando un músculo no se utiliza se debilita.
• Con el uso persistente y ejercicio constante, el músculo recupera
su fuerza.
• Al utilizar un músculo la fuerza y el vigor se incrementan.
• La inanición genera debilidad y decaimiento.
• El cuerpo es un don de Dios, el cual no debe ser abusado.
• El ejercicio físico incide en los aspectos mentales y espirituales.
• Todo está relacionado y todo impacta en el ser humano.
Celebremos la buena condición espiritual y física
Sentir responsabilidad de
nuestra condición
1 Corintios 6: 19, 20 (RVA 1909).
“¿O ignoráis que vuestro cuerpo
es templo del Espíritu Santo, el
cual está en vosotros, el cual
tenéis de Dios, y que no sois
vuestros? Porque comprados
sois por precio: glorificad pues á
Dios en vuestro cuerpo y en
vuestro espíritu, los cuales son
de Dios.
Celebremos la buena condición espiritual y física
Sentir responsabilidad de nuestra condición
¿Cuáles son los beneficios de los ejercicios físico y
espiritual?
• El ejercicio produce beneficios en la medida de ser
persistentes, disciplinados y regulares.
• El ejercicio cristiano está compuesto por el estudio de la
Palabra de Dios, la meditación constante, la oración y la
concentración en Jesús.
• Tanto en el ejercicio físico como espiritual es necesario evitar
distracciones (eso Pablo lo llama abstenerse de todo).
• La fe requiere de oración y acciones sumisas y humildes.
• Si la fe no se usa se pierde, sólo al usarla podemos decir lo
maravillosa que es.
Celebremos la buena condición espiritual y física
Fortalecernos física como
espiritualmente
Salmo 139: 13, 14.
“Porque tú poseiste mis
riñones; Cubrísteme en el
vientre de mi madre. Te
alabaré; porque formidables,
maravillosas son tus obras:
Estoy maravillado, Y mi alma
lo conoce mucho.”
Celebremos la buena condición espiritual y física
Fortalecernos física como espiritualmente
¿Qué debemos considerar para hacer ejercicio físico?
• Debemos sentir la obligación de dominarnos a nosotros
mismos con necesidad de eliminar lo malo.
• Para ejecutar jornadas físicas es necesaria la asesoría médica.
• Considere la frecuencia, intensidad y duración.
– Frecuencia: Es bueno 6 veces por semana.
– Intensidad: Fuerza que genera transpirar y la aceleración del pulso, debe
ser controlado.
– Duración. Una jornada mayor a 30 minutos y menor a 90 tiene buenos
resultados.
Celebremos la buena condición espiritual y física
Para dialogar:
• ¿De qué manera la condición física influye en la
condición espiritual?
• ¿De qué manera incide nuestra relación con
Dios con nuestra condición física?
• ¿Qué es necesario realizar para reestructurar
nuestra jornada física diariamente?
• ¿Qué debemos hacer como miembros de iglesia
para fortalecer la jornada de ejercicio físico?
• ¿Qué semejanzas encuentras en ejercitar la fe y
el cuerpo?
Conclusiones
• Los ejercicios del cristiano son ayudar y
buscar el beneficio de los demás.
• No hacer nada por Cristo es como comer
sin trabajar y progresivamente se perderán
las fuerzas y se dejará de crecer.
Descargar

Diapositiva 1