“ El Hombre Sin Rostro “
Hola:
Esta historia nos muestra claramente que
la energía y el deseo por vivir supera cualquier
problema u obstáculo.
Léela hasta el final, de esa forma podrás
comprenderla.
Está basada en un hecho de la vida real.
Años atrás, un hombre, muy trabajador, decidió llevar a
su familia desde New York hasta Australia en busca de una
mejor oportunidad de ingresos. Los de la familia eran dos
jóvenes muy apuestos: Uno de ellos pretendía ser trapecista en
un circo y el otro quería ser actor. Este último, mientras
esperaba una oportunidad, trabajaba en los puertos locales,
situados en las peores zonas de la ciudad.
Una noche, de regreso a casa, el joven fue asaltado por
cinco bandidos. Se resistió a entregar su dinero y fue agredido y
lo patearon hasta deformarlo: Le desgarraron el rostro y lo
golpearon brutalmente por todo su cuerpo.
Cuando finalmente fue encontrado por la Policía, tirado
en la calle, lo consideraron muerto y llamaron a la funeraria. En
el trayecto un Policía pudo ver que el joven hacía un intento por
respirar y fue llevado, de inmediato, al Hospital de Emergencias
más cercano.
Fue horrible la impresión recibida por el Equipo
Médico al verlo y constatar que aquel joven ya no tenía un
rostro: Sus ojos estaban desgarrados, su cráneo, piernas y
brazos fracturados, su nariz estaba literalmente perdida en
su cara, todos sus dientes completamente partidos y su
mandíbula desprendida.
Se tenia que trabajar por salvar su vida.
Permaneció cerca de un año en el Hospital y cuando
salió su cuerpo estaba recuperado, pero su rostro era
repulsivo de ver. Ya no era aquel joven bonito al que todos
admiraban.
Cuando empezó a buscar trabajo, siempre era
rechazado por todos, por su apariencia física. Un empresario
le sugirió que participara en un espectáculo de Circo, su
nombre sería:
“ El Hombre Sin Rostro “
Ejerció este trabajo durante un tiempo, pero seguía
sintiendo el rechazo de las personas. Nadie quería ser visto con
él. Llegó a pensar en la muerte. Luchó con esta situación
durante casi cinco años.
Un día, caminando, entró a una Iglesia, pensando que
allí podía alcanzar algún alivio: Vio al Sacerdote orando, y él,
entonces, inclinó su cuerpo y también se puso a rezar.
El Sacerdote, al verlo, piadosamente lo levantó y lo llevó
a la Sacristía para conversar. Estaba tan impresionado que le
dijo que haría todo lo posible por ayudarlo a recuperar su
dignidad y su vida.
El joven comenzó a asistir a las Misas y a Comulgar con
frecuencia; Siempre agradecía y pedía a Dios que le diera su
paz espiritual y la gracia de ser un mejor hombre día a día.
Después de un tiempo, el Sacerdote, por medio de
influencias personales, logró conseguir los servicios médicos
del mejor Cirujano Estético de Australia y sin costo alguno.
El Cirujano estaba impresionado con el joven,
por todo lo acontecido en su vida: Era una gran
muestra de positivismo y amor.
La cirugía fue un milagro, se dispuso para él los
mejores servicios médicos.
El joven empezó a cumplir todas las promesas
hechas a Dios. También fue bendecido con una bella
esposa, varios hijos y grandes sucesos profesionales.
Ahora nos da su testimonio.
¿ Quieres saber quién es este joven ?
Mel Gibson
El resto de la historia ya la sabemos, su vida fue inspiración para
la película cinematográfica: “ El Hombre Sin Rostro “
Ahora es admirado por todos como un hombre entregado
a Dios, conservador y un gran ejemplo de coraje sorprendente.
Somos muchos los que no conocíamos esta historia, que,
aunque cruel y triste, al final nos muestra la grandeza del
amor y la fe, y no deja de ser un relato muy gratificante.
El Sacerdote que en aquel momento ayudó a Mel Gibson
fue apenas un instrumento usado por Dios para su
recuperación y todo cuanto le sucedió.
Dios tiene preparado el instrumento para cada uno de
nosotros, porque Dios es el amor y la justicia, si confiamos en
Él.
Confiemos en Dios…para Él nada es imposible.
Que la luz y la paz estén en tu corazón.
Que tengas un excelente día, no sólo el
de hoy.
Que todos los días de tu vida sean…
¡ Maravillosos !
Más reflexiones en:
www.RedEstudiantil.com