2. 0. 0. El hombre es capaz
de Dios
2. 1. 0. El deseo de Dios.
2. 2. 0. Las vías de acceso al conocimiento de Dios.
2. 3. 0. Doctrina de la Iglesia sobre el conocimiento natural de
Dios.
2. 4. 0. El misterio de Dios desborda la limitación humana.
2. 0. 0. El deseo de Dios
► El
deseo de Dios está inscrito en el corazón del
hombre, porque el hombre ha sido creado por
Dios y para Dios; y Dios no cesa de atraer al
hombre hacia sí, y sólo en Dios encontrará el
hombre la verdad y la dicha que no deja de
buscar.
► Los hombres han expresado su búsqueda de Dios
por medio de sus creencias y sus
comportamientos religiosos. El hombre es un ser
religioso.
2. 1. 0. El deseo de Dios
► La
unión con Dios puede ser olvidada y rechazada
explícitamente por el hombre.
► Estas actitudes pueden tener orígenes muy
diversos: la rebelión contra el mal, la ignorancia o
la indiferencia religiosa, los afanes del mundo y las
riquezas, el mal ejemplo de los creyentes, las
corrientes de pensamiento hostiles a la religión y
las actitud del hombre pecador que, por medio, se
oculta de Dios y huye de su llamada.
2. 1. 0. El deseo de Dios
► Si
el hombre puede olvidar o rechazar a
Dios, no cesa de llamar a todo hombre para
que le busque y así viva y encuentre la
dicha. Pero esta búsqueda exige del
hombre: Todo el esfuerzo de su inteligencia,
la rectitud de su voluntad y el testimonio de
otros que le enseñen a buscar a Dios.
2. 2. 0 . Las vías de acceso al conocimiento de
Dios
►
►
►
►
►
►
►
La teología ha desarrollado las llamadas pruebas de la existencia Dios.
No son pruebas del método científico matemático, porque Dios no es
un hecho sensible.
Tomás de Aquino, teólogo de la edad media desarrollo las cinco vías:
1. El devenir según la cual las cosas se presentan capaces de
desarrollo y ser perfectibles.
2. La causalidad según la cual todas las cosas comienzan a ser por una
causa.
3. La contingencia e imperfección de los seres tienen su ser necesario
en Dios.
4. El fundamento último de todos lo seres esta en Dios perfecto y
completo.
5.El orden y la finalidad del universo pide un ordenador que es Dios.
2. 2. 0. La vías de acceso al conocimiento de
Dios.
►
►
►
►
Desde la realidad del hombre podemos llegar a Dios: El
hombre es un ser finito, dependiente y amenazado por la
naturaleza que le rodea, sujeto a la muerto.
El hombre es también un ser incondicionado y absoluto
porque esta orientado a hacer el bien y evitar el mal y
además existe algo que le hace escuchar desde su interior
advirtiéndole, reprendiendo y aprobando.
Nos molesta e indigna la injusticia y el abuso y buscamos
la justicia, aunque no la encontremos.
Lo incondicionado y absoluto, además se nos 4revela en el
amor interhumano. En la persona amada todo se vuelve
nuevo nuevamente. En ese instante psíquico se suspende
totalmente el curso del tiempo y tocamos la eternidad.
¿Puede todo esto reducirse a la nada?
2. 2. 0. La vías de acceso al conocimiento de Dios
► Vivimos
en una tensión entre lo finito e imperfecto
y el deseo de lo infinito, absoluto y perfecto. Esta
tensión nos causa insatisfacción
► Sólo Dios es respuesta a la indigencia y a la
grandeza del ser humano. El que cree en Dios
puede ser enteramente realista.
► Reconocer la existencia de Dios significa optar por
el hombre. Porque sólo si Dios existe y si es
libertad absoluta todo lo abarca, todo lo gobierna
y dirige, tienen los hombres de este mundo un
espacio de libertad.
2. 2. 0. La vías de acceso al conocimiento de Dios
► La
fe en Dios implica creer en la libertad y en la
dignidad del hombre. Y que el mundo no se halla
regido por leyes objetivas abstractas, ni por el azar
ciego, ni por un destino anónimo.
► La fe en Dios nos permite aceptar a los hombres y
a nosotros mismos posibilitando una confianza
fundamental en la realidad, sin la que nadie puede
vivir, amar y trabajar.
2. 2. 0. La vías de acceso al conocimiento de Dios
► La
fe en Dios fundamenta la convicción del
valor incondicionado y obliga al respeto de
cualquier hombre y a la acción por un orden
de libertades justo entre los hombres.
► Si Dios hubiera muerto, también el hombre
habría muerto. La esperanza del hombre es
que dios no ha muerto, si que vive.
3. 0. 0. Doctrina de la Iglesia sobre
el conocimiento natural de Dios.
► Dios,
principio y fin de todas las cosas,
puede ser conocido con certeza por la luz
natural de la razón humana a partir de las
criaturas Desinger Shometser 3004.
► El concilio Vaticano. Segundo tuvo también
conciencia de las dificultades para conocer a
Dios en la situación actual del género
humano.
3. 0. 0. Doctrina de la Iglesia sobre
el conocimiento natural de Dios.
► Sólo
enseña que se puede conocer a Dios
por el mundo con ayuda de la Razón. La fe
no es algo irracional o algo antirracional.
► No hay contradicción entre fe y razón,
porque en la verdad revelada encontramos
al mismo Dios que descubrimos como
creador del mundo cuando reflexionamos
sobre la realidad.
3. 0. 0. Doctrina de la Iglesia sobre
el conocimiento natural de Dios.
►
►
En la Gaudium et Spest 21. La Iglesia afirma que el
reconocimiento de Dios no se opone en modo alguno a la
dignidad humana, ya que esta dignidad tiene en el mismo
Dios su fundamento y perfección… Cuando, por el contrario
falta ese fundamento divino y esa esperanza de la vida
eterna, la dignidad humana sufre lesiones gravísimas [es lo
que hoy con frecuencia sucede] y los enigmas de la vida y
de la muerte, de la culpa y del dolor, quedan sin solucionar,
llevando no raramente al hombre a la desesperación
El ateísmo no sólo pierde la verdad sobre Dios, sino
también la del hombre.
4. 0. 0. El misterio de Dios desborda
la limitación humana
►
►
►
El creyente está convencido de que el misterio de Dios es
la única respuesta posible al misterio del hombre.
También Jesús habla con parábolas y utiliza procedimientos
cotidianos para explicar a los hombres del hecho de Dios.
No podemos hablar de Dios más que sirviéndonos del
lenguaje del mundo.
A pesar de todo, Dios es infinitamente más grande que
nuestras imágenes y conceptos. Es aquello por encima de
lo cual no puede pensarse nada más grande; es incluso
más grande que todo lo que puede pensarse (Anselmo de
Canterbury).
4. 0. 0. El misterio de Dios desborda
la limitación humana.
► Dios
no se adapta a ningún sistema y no
funda ninguna concepción de mundo
cerrada en sí misma. La fe en Dios hace
saltar todos los esquemas de nuestras
concepciones de mundo. Porque entre el
creador y la creatura no puede señalarse
una semejanza, sin ver que la desemejanza
es aún mayor. Desinger Sometser 806
4. 0. 0 El misterio de Dios desborda
la limitación humana.
► Luego
todo lo que decimos y pensamos de
Dios sólo resulta válido cuando se afirma en
un sentido enteramente único, infinitamente
perfecto.
► Sólo en Jesucristo se nos transmite
definitivamente el misterio de Dios y el
misterio del hombre. En Jesucristo, Dios nos
revela su misterio de amor insondable.
Descargar

2.0.0. El hombre es capaz de Dios