Juego de Citas
AP
Identifica por título del texto correspondiente las siguientes
citas claves de la narrativa española, desde el Medioevo
hasta el siglo XX.
Las opciones serán:
• Ejemplo XXXV de El Conde Lucanor
• Vuelva Usted Mañana
• Las Ataduras
• Lazarillo de Tormes
• ¡Adiós, Cordera!
• Naufragios
• Las Medias Rojas
• El Quijote
• San Manuel Bueno, Mártir
1.Gran persona debió de ser el
primero que llamó pecado mortal
a la pereza.
2. ...me pidió a mi madre, y ella
me entregó a él, diciéndole que era
hijo de un buen hombre...y que le
rogaba me tratase bien y mirase
por mí, pues era huérfano. Él
respondió que así lo haría y que
me recibía, no por mozo, sino por
hijo.
3. ...dádselos en reales, que con
eso me contento; y mirad que lo
cumpláis como lo habéis jurado; si
no, por el mismo juramento os juro
de volver a buscaros y a
castigaros, y que os tengo de
hallar, aunque os escondáis más
que una lagartija.
• 4. En un lugar de la Mancha, de cuyo
nombre no quiero acordarme, no ha
mucho tiempo que vivía un hidalgo de los
de lanza en astillero, adarga antigua, rocín
flaco y galgo corredor.
• 5. No paró aquí; un sastre tardó veinte
días en hacerle un frac, que le había
mandado llevarle en veinticuatro horas; el
zapatero le obligó con su tardanza a
comprar botas hechas; la planchadora
necesitó quince días para plancharle una
camisola, y el sombrerero, a quien le
había enviado su sombrero a variar el ala,
le tuvo dos días con la cabeza al aire y sin
salir de casa.
• 6. ...aquella noche me dieron de las tunas
que tenían, y otro día partimos de allí, y
fuimos donde hallamos muchas tunas, con
que todos satisficieron su gran hambre, y
nosotros dimos muchas gracias a nuestro
Señor porque nunca nos faltaba su
remedio.
• 7. Mi viuda madre, al verse sin marido y
sin abrigo, determinó arrimarse a los
buenos, para ser uno de ellos, vinose a
vivir a la ciudad, alquiló una casilla, y
dedicóse a guisar para ciertos mozos de
caballos del comendador de la
Magdalena, de manera que fue
frecuentando las caballerizas.
• 8. —¡Se iba la vieja! —pensaba con el
alma destrozada Antón el huraño.
•
9. —Llamad, señor Andrés, ahora —
decía el labrador— al desfacedor de
agravios; veréis cómo no desface
aquéste. Aunque creo que no está
acabado de hacer, porque me viene gana
de desollaros vivo, como vos temíades.
• 10. Era siempre su temor de mociña
guapa y requebrada, que el padre la
mancase, como le había sucedido a la
Mariola, su prima, señalada por su propia
madre en la frente con el aro de la criba,
que le desgarró los tejidos.
11. Por Dios, amigo, si yo tal cosa hiciese sería os
ya muy falso amigo, ca vos tenéis muy buen
hijo, y tendría que hacía muy gran maldad si yo
consintiese su mal y su muerte; ca soy cierto
que, si con mi hija casase, que o sería muerto o
le valdría más la muerte que la vida. Y no
entendáis que os digo esto por no cumplir
vuestro talante , ca si la quisiereis, a mí mucho
me place de la dar a vuestro hijo, o a
quienquiera que me la saque de casa.
12. -A la fe, don Fulán, tarde os acordasteis
ca ya no os valdría nada si mataseis cien
caballos...
13. Los ríos le atrajeron desde pequeñita,
aun antes de haber visto ninguno.
14. Un palo del telégrafo, plantado allí como
pendón de conquista, con sus jícaras
blancas y sus alambres paralelos a
derecha e izquierda, representaba para
Rosa y Pinín el ancho mundo
desconocido, misterioso, temible,
eternamente ignorado.
15. La ventura va guiando nuestras cosas
mejor de lo que acertáramos a desear...
16. Y nunca más el barco la recibió en sus
concavidades para llevarla hacia nuevos
horizontes de holganza y lujo. Los que allá
vayan, han de ir sanos, válidos, y las
mujeres, con sus ojos alumbrando y su
dentadura completa...
17. Allá iba, como la otra, como la vaca
abuela. Se lo llevaba el mundo. Carne de
vaca para los glotones, para los indianos;
carne de su alma, carne de cañón para las
locuras del mundo, para las ambiciones
ajenas.
18. De mí sé decir que me he de quejar del
más pequeño dolor que tenga si ya no se
entiende también con los escuderos de los
caballeros andantes eso del no quejarse.
19. —Se puede uno pasar la vida, hija, sin
perderse por mundos nuevos. Y hasta ser
sabio. Todo es igual de nuevo aquí que en
otro sitio; tú al abuelo no le hagas caso en
esas historias de los viajes. El abuelo se
sonreía.
—Lo que sea ya lo veremos, Benjamín. No
sirve que tú quieras o no quieras.
20. Parece que el ilustrísimo señor
obispo...se propone escribir...una especie
de manual del perfecto párroco, y recoge
para ello toda clase de noticias. A mí me
las ha pedido con insistencia, ha tenido
entrevistas conmigo, le he dado toda clase
de datos, pero me he callado siempre el
secreto trágico de don Manuel y de mi
hermano.
•
Respuestas:
1.
2.
3.
4.
5.
6.
7.
8.
9.
10.
11.
12.
13.
14.
15.
16.
17.
18.
19.
20.
Vuelva Usted Mañana
Lazarillo de Tormes
El Quijote
El Quijote
Vuelva Usted Mañana
Naufragios
Lazarillo de Tormes
¡Adiós, Cordera!
El Quijote
Las Medias Rojas
Ejemplo XXXV de El Conde Lucanor
Ejemplo XXXV de El Conde Lucanor
Las Ataduras
¡Adiós, Cordera!
El Quijote
Las Medias Rojas
¡Adiós, Cordera!
El Quijote
Las Ataduras
San Manuel Bueno, Mártir