Plan Nacional de Lectura y
Escritura para la Educación
Preescolar, Básica y Media.
Qué hacer cuando la colección
llega a la sede de primaria, para que todos
sientan que lo que llegó es de todos.
2
Antes de entregar la colección
a la sede de primaria
La comunidad educativa debe estar enterada de que
les van a llegar libros, y que no solamente los deben
conocer y usar, sino que debe tener condiciones para
recibirlos y compartirlos de la mejor manera. Para ello
requieren de:
Espacio para la biblioteca
Amoblamiento para los espacios que se van a usar
para guardar y leer.
Personas responsables del préstamo, la circulación y
control de los libros.
3
Sobre las condiciones del espacio
Lo primero es tener principios de realidad:
¿Hay ya una biblioteca en la sede que recibe los libros?
¿Tiene esa biblioteca un espacio que se pueda ampliar, mejorar, en el
futuro?
¿Si no hay biblioteca, se puede pensar en un espacio para ponerla?
El espacio debe tener seguridad de noche, no puede tener goteras,
humedades ni filtraciones, y debe tener ventilación y luz.
El espacio ideal debe permitir albergar un grupo completo de
estudiantes, estar ubicado en un sitio central del local, no tener cuellos
de botella a la entrada y contar con luz natural.
Si no hay nada de eso, un rincón de un salón, parte de una oficina o un
almacén depósito pequeño (que abre por horas y en recreos) puede
comenzar a ser “la biblioteca”, mientras se adecúan los espacios.
Sobre las condiciones de los muebles
Lo ideal es que sean estanterías de madera, estables, con entrepaños de
30-40 cm. de separación y no más de 50 cm. de largo, con cuñalibros que
se puedan correr para que los libros no se deslicen.
Un par de estantes son suficientes para esta primera Colección; pero
piense en que irá creciendo cuando se integre a otros materiales.
Los muebles NO deben tener vidrios de cierre, ni puertas o tapas para
tenerlos encerrados.
Si usa estanterías modulares de metal, asegúrelas a la pared con chazos
fuertes.
Recuerde que los libros NO se deben correr contra la pared. El aire debe
circular por encima, por detrás y al frente.
Piense en exhibidores, carteleras, mesas, sillas, butacos para “vestir” la
sala de lectura, si la hay.
Si la biblioteca funciona en un almacén cerrado, necesitará bolsas,
semanarios, carritos y demás accesorios para llevar los libros a las aulas,
con seguridad y sin deteriorarlos.
Sobre la persona responsable
Lo ideal es que se encargue el manejo de la biblioteca a UNA sola
persona, que pueda responder por los préstamos, la circulación y la
motivación de maestros y lectores.
Si lo anterior no es posible, hay que buscar una persona que
voluntariamente se responsabilice de la biblioteca por uno o varios
meses. En tal caso deberá entregar y recibir el estado “contable” de la
biblioteca (libros prestados, libros en estantería) en cada cambio.
La persona de biblioteca debe conocer los mecanismos de préstamo y
las condiciones en que se prestan los libros, claramente.
Recomendamos hacer un taller para todos los docentes, con el fin de
que conozcan los libros y los procedimientos para pedir prestados los
libros.
Para comenzar, es indispensable elaborar un reglamento provisional
de préstamo de los libros a las aulas y a los docentes, a los
estudiantes y a sus familias, recordando que los libros de referencia
solamente se facilitan para leer en sala y no se prestan a domicilio ni al
aula.
Visibilizar la llegada
Nadie usa lo que no conoce ni se encariña con lo que no
ha tenido la oportunidad de ver.
Por lo tanto, es indispensable contarle anticipadamente a
los estudiantes, padres y docentes cuándo llegan los
libros, qué es lo que llegará, insistiendo en la gran
importancia que tiene disponer de libros en el colegio, en
clase y en casa. Perifonee, haga carteleras de bienvenida
a la biblioteca, muéstrele la colección a los que vengan a
recoger a los niños, o acudan a una cita. Planee varias
sesiones separadas para que cada uno de los grupos
pueda manosear los libros y se interese porque el maestro
de curso use los libros.
Que los docentes conozcan la colección
Un primer taller con los docentes debe explicar que
hay tres clases de libros en la colección (referencia,
ficción e información).
Diferenciar los tipos de actividades que es posible
hacer con cada uno de los libros, para lograr interesar
a los docentes por incorporar esos libros a su
planeación regular de clase. El MEN trabajará estas
temáticas en los talleres para docentes que ofrecerá
en 2012.
Seleccionar UNA estrategia para ensayar el trabajo
con los títulos (por ejemplo, el semanario de lectura),
para rotarlos y compartir con los colegas los
resultados del trabajo exploratorio.
Cómo se organizan los libros
Los libros de una biblioteca se organizan todos juntos. No se deben partir las
colecciones entre los cursos, ni repartirlas entre docentes. Los libros deben
conservarse juntos, y acostumbrar a los docentes y estudiantes a sacar
prestados y devolver los bienes, entre todos. ESA es la función más importante
de una biblioteca: enseñar a usar de forma colectiva, cuidar y responder por lo
que es de todos.
Tampoco se deben mantener los libros nuevos lejos de lo que ya existen.
Deben ponerse juntos los libros:
Por colecciones: referencia, ficción e información. Los textos escolares se
van poniendo aparte, para cuando se pueda armar con ellos un bibliobanco.
Por autor. Los libros de ficción se organizan de izquierda a derecha, en la
estantería, alfabéticamente, por clave autor.
Por número de clasificación. Los libros de información deben organizarse de
izquierda a derecha, de número menor a mayor, usando el número de
clasificación decimal que aparece en el rótulo del libro.
Qué hacer con los libros mientras llegan los
talleres del MEN
Sacar los libros de las cajas. Por ningún motivo deje de
sacarlos. En cuatro meses un libro guardado puede
cultivar hongos.
De Octubre a Noviembre, comenzar por conocer los
libros, hojearlos, leerlos y comentarlos con los padres y
estudiantes.
Aprovechar el tiempo corto que queda para nombrar un
responsable (por este bimestre) de la colección, que
pacte un reglamento interno y preste los libros.
Algunas cositas que se pueden hacer, por ahora
Integrar los libros nuevos a lo que ya existen,
acomodar, arreglar y señalizar la biblioteca, para que
por lo menos tenga un sitio, para empezar.
Organizar servicio de préstamo al aula: es decir, el
que se hace prestando uno o dos libros a la semana al
docente de grado para que los presente y lea a los
estudiantes.
Iniciar la formulación del proyecto pedagógico: apoyo
a la implementación del PNLE, en el marco del SSEO
Servicio de préstamo a estudiantes y familias, antes
de que finalice el año escolar del 2011.
Preparemos el proyecto pedagógico: apoyo a la
implementación del PNLE en el marco del servicio
social estudiantil obligatorio
El bibliotecario encargado siempre necesitará ayuda con sus muchas
tareas. Los voluntariados de estudiantes son una buena forma de
generar pertenencia y ayudar a mediar en actos de lectura:
Decidir si la institución educativa va a estructurar y a desarrollar
el proyecto.
Si lo va a hacer, debe seguir las orientaciones para su formulación
contenidas en los archivos: E1 y E2
Se prepara con los estudiantes que en el 2012 prestarán el
servicio social obligatorio: hay que citarlos y anticiparles el tipo de
trabajos que se pueden hacer a favor del PNLE.
Se seleccionan aquellos que desean participar.
Preparemos actividades con la familia
La biblioteca escolar desde luego no está abierta en vacaciones de
fin de año. En estas primeras vacaciones de 2011 es mejor NO
prestar libros a domicilio, hasta no haber montado ese tipo de
préstamo en la escuela de forma más informada y organizada. Pero,
aprovechando la entrega de notas a los padres es posible sugerirles
otras formas de tener lectura y libros en casa:
Reconocer en un par de visitas, lo que hay para lectores de
primaria en la biblioteca municipal, para dar estos listados de
títulos a los padres de familia.
Dar la información a los padres de familia acerca de cómo
carnetizarse para poder sacar libros sencillos, prestados a
domicilio de la biblioteca pública.
Explicar a los padres que las bibliotecas públicas son un espacio
tranquilo y sabroso para leer y además tienen interesantes
programaciones de vacaciones a las que pueden enviar a sus
hijos, que son gratuitas y muy entretenidas.
Algo para que no dejen de leer en vacaciones
Sugiera a los padres ideas para compartir lectura y palabras, también en
vacaciones:
Contarse cuentos antes de dormir, durante las comidas, mientras
viajan.
Comentar anécdotas de la propia niñez, o de cosas graciosas que les
han pasado antes.
Conversar sobre los programas de televisión, durante las pausas de la
programación.
Leer las imágenes de la prensa, la publicidad, el cine y hasta del
entorno; pero hay que compartirlas, inventando historias a partir de las
imágenes, tomando turnos para agregar detalles graciosos,
ocurrencias, etc.
Cantar, leyendo la letra de canciones conocidas, o rondas y juegos
tradicionales.
Contarse cuentos locales, leyendas y espantos ….
El que va lento llega lejos
… pero hay que empezar a trabajar
cuanto antes.