“LA GRANDE OBRA DE
NUESTRA PERFECCIÓN”
AUTOR: JUAN LUIS ORMEÑO ARA, M:. M:.
Al iniciar las tenidas, el H:. Cap:. da lectura
de la oración al G:.A:.D:.U:. y en uno sus
puntos, hace el pedido en forma de ruego,
para que nuestros pensamientos sean
guiados siempre hacia la grande obra de
nuestra perfección.
Es que el Señor, que por su divino poder,
penetra y conoce los más profundos secretos
del pensamiento, puede también, guiar esos
pensamientos por la senda que nos permita
encontrar las virtudes masónicas y
practicarlas construyendo nuestro edificio
espiritual hasta lograr nuestra perfección; es
así que en cada tenida rogamos al Señor que
guíe nuestros pensamientos, que para ello
empleemos solo la información que nos
traiga beneficio para que al fin podamos
lograr pulir nuestra piedra bruta hasta
hacerla perfecta. Es decir, que sepamos
dejar de lado toda la información profana,
insaluble, que nos inunda de formas y de
barro intelectual, que solo nos distrae en
el tiempo, para cubrir nuestras mentes de
ideas falaces, comerciales, sin ningún
sustento espiritual y que no nos ayuda a
desarrollar nuestro intelecto en busca
de un camino virtuoso.
Generalmente no nos damos cuenta de todo
esto, pero en muchos casos esta situación,
constituye lo cotidiano en todas las
actividades de la vida profana, convivimos
con ella y nos pasamos la vida hablando,
analizando y muchas veces discutiendo, lo
que otros piensan intesionadamente para
vendernos ideas materiales, vacías de
espiritualidad, llenas de colores, de brillo, de
obsequios, alabanzas y promesas,
información chatarra, sin fondo aplicable
para superar nuestras debilidades, que nos
distrae y, sin no nos damos cuenta de esta
monótona existencia profana a tiempo y no le
damos el tratamiento adecuado, podemos
cometer el inmenso error de vivir toda
nuestra existencia, sin valor agregado
alguno, sumidos en la mediocridad
burocrática del cemento y la rutina, asesinos
de la creatividad y de nuestro desarrollo
intelectual y espiritual.
La masonería tiene una organización tan bien
planificada, diagramada, organizada,
sustentada, transmitida en nuestros rituales,
dirigida en todos los valles del mundo,
reforzada en nuestros talleres y representada
en nuestros grados y cargos, que no solo le
ha permitido perdurar en el tiempo,
permanecer intacta ante la evolución del
conocimiento y la agresiva velocidad del
desarrollo tecnológico, sino que, ha permitido
que todo H:. Masón que dedica parte de su
tiempo a estudiar el ritual, a medida que lo va
comprendiendo, se fortalezca, cubriendo su
ignorancia con el entendimiento de su
simbología y enriqueciendo su espíritu que
termina siendo su mejor coraza intelectual.
Lo que nos transmite esta parte de la oración
tiene un significado docente, que pide no
desarrollar temas banales en nuestra vida
profana, no dejarse llevar por el deslumbre
con que se nos presentan las cosas que no
deben interesarnos, que deben de rebotar de
nuestras vidas y no constituirse en el motivo
principal de nuestra existencia, sino mas bien
saber encontrar, al analizar las cosas simples
de la vida y la naturaleza, las enseñanza del
G:.A:.D:.U:..
Vall:. de Lima, 8 de marzo de 2013 E:.V:.
Descargar

Diapositiva 1