La tradición artesanal de los
relojes cucú esculpidos en
madera, en la Selva Negra de
la alta Baviera, se remonta a
más de dos siglos.
Un modesto artesano de la
pequeña aldea de Schönvald,
cerca de Triborg, en Bavière,
Franz-Anton Kettener fue el
pionero. En el invierno de 1796,
esculpió el primer reloj cucú para
hacer un regalo al Conde
Hanspeter Waldoffer.
Este reloj, inmediatamente
constituyó un suceso
impresionante! En poco tiempo,
al artesano lo llenaron de
pedidos. La industria de los
relojes cucú, esculpidos en
madera, acababa de nacer!
Sólo doce años después de la
fabricación del primer reloj, o
sea en 1808, la pequeña aldea
de Schönval y de los pueblos
vecinos, contaban con una
cofradía de 680 escultores de
relojes cucú!
En la actualidad un auténtico
reloj cucú, esculpido por un
artesano de la Selva Negra, se
vende por alrededor de US$800!
y algunos otros relojes alcanzan
fácilmente, precios mucho más
elevados...
La valse du coucou – Will Glahe
Création Florian Bernard
Descargar

Diapositive 1 - Espacio de Avidad | Just another WordPress