La Conducta de los que
Aman a sus Hermanos
Nuestra Conducta si Amamos a los Hermanos
Introducción. A. Juan 13:35, “En esto conocerán
todos que sois mis discípulos, si tenéis amor los
unos por los otros”.
Esta es marca de identidad principal. No somos
identificados solamente por el letrero “iglesia de
Cristo”, ni por la sana doctrina.
Nuestra Conducta si Amamos a los Hermanos
El patrón bíblico no se limita al plan de
salvación, el culto, organización y obra de la
iglesia.
2 Tim. 1:13, incluye todas las “sanas palabras”.
El patrón incluye el amor fraternal y la unidad y
no solamente el no usar piano y el no apoyar
instituciones humanas con la ofrenda.
Nuestra Conducta si Amamos a los Hermanos
Hemos dicho que el futuro de esta iglesia se basa
en conservar el patrón bíblico. Es muy cierto.
El futuro de esta iglesia depende de la unidad, la
armonía, el amor fraternal.
Muchas iglesias se han dividido, no sobre
diferencias doctrinales, sino porque los miembros
no se llevan bien. O porque algún hermano
insiste en imponer su opinión como ley.
Nuestra Conducta si Amamos a los Hermanos
¿Cómo es un “cristiano”? ¿Cómo es una iglesia
de Cristo? ¿Cómo se describe?
Col. 3:14, el amor es el “uniforme” del cristiano.
Cantamos el himno, “Cuando estemos en
gloria…” pero si hay “entre vosotros celos,
contiendas y disensiones” (1 Cor. 3:3), ¿qué
haríamos “en la gloria”?
Nuestra Conducta si Amamos a los Hermanos
B. 1 Jn. 3:14, “Nosotros sabemos que hemos
pasado de muerte a vida, en que amamos a los
hermanos. El que no ama a su hermano,
permanece en muerte”.
El amor valora y estima al ser humano. Sant.
3:9, “bendecimos al Dios y Padre, y …
maldecimos a los hombres, que están hechos a la
semejanza de Dios”.
Nuestra Conducta si Amamos a los Hermanos
C. Amor = Buena voluntad, acto del intelecto y
voluntad (no meramente de las emociones). Es
conocido por sus acciones, por lo que hace y por
lo que no hace. 1 Cor. 13:4-7.
Sufrido … benigno … no tiene envidia … no
jactancioso … no se envanece … no hace nada
indebido … no busca lo suyo … no se irrita … no
guarda rencor … no se goza de la injusticia sino
de la verdad … todo lo sufre, cree, espera,
soporta … nunca deja de ser.
Nuestra Conducta si Amamos a los Hermanos
I. Conducta de los que no aman a sus hermanos:
A. Tito 3:3, “Porque nosotros también éramos en
otro tiempo insensatos, rebeldes, extraviados,
esclavos de concupiscencias y deleites diversos,
viviendo en malicia y envidia, aborrecibles, y
aborreciéndonos unos a otros”.
Nuestra Conducta si Amamos a los Hermanos
Un ejemplo que jamás se me olvida es de un
médico negro de Lafayette, Tennessee que había
sufrido mucho abuso, él y su familia, de parte de
gente blanca en Bryan, Texas.
Pero tenía su práctica en un área rural de casi
puros blancos. Si alguien le preguntaba sobre sus
experiencias amargas decía, “No se puede pasar
la vida aborreciendo a otros”.
Nuestra Conducta si Amamos a los Hermanos
1 Cor. 3:1-3, “no pude hablaros como a
espirituales, sino como a carnales, como a niños
en Cristo. Os di a beber leche, y no vianda;
porque aún no erais capaces, ni sois capaces
todavía, porque aún sois carnales; pues habiendo
entre vosotros celos, contiendas y disensiones,
¿no sois carnales, y andáis como hombres?”
¿Se amaban los unos a los otros? 1 Cor 13:4-7.
Nuestra Conducta si Amamos a los Hermanos
B. Gál. 5:15, “si os mordéis y os devoráis unos a
otros, tened cuidado, no sea que os consumáis
unos a otros”.
Imagínese una iglesia portándose como fieras,
mordiendo unos a otros y consumiendo unos a
otros.
Nuestra Conducta si Amamos a los Hermanos
En algunas ciudades grandes hay varias iglesias
pequeñas, ninguna con ancianos, ninguna con
predicador de planta.
¿Se establecen para extender la obra? ¿Se
establecen para no tener que ir tan lejos?
Sí, pero sobre todo porque no se llevan bien.
Cualquier problema y ¿qué pasa?
“Comenzamos una obra nueva”.
Nuestra Conducta si Amamos a los Hermanos
C. Gál. 5:26, “No seamos vanidosos, irritándonos
unos a otros”.
No ser ofensivos, insultantes. Es carnalidad (5:20,
enemistades, disensiones).
Conducta totalmente desprovista del amor
fraternal. Todo lo opuesto al ejemplo de Cristo.
Nuestra Conducta si Amamos a los Hermanos
Gál. 5:26, “envidiándonos unos a otros”.
¿Quién tiene envidia de un hijito que reciba
honores en la escuela? ¿Por qué no? Le ama.
¿Le tiene envidia o se siente orgulloso diciendo
“es mi hijo, es mi hija”.
Lo mismo en la iglesia: “es mi hermano(a)”
Rom. 12:15, “gozaos con los que se gozan y llorad
con los que lloran”.
Nuestra Conducta si Amamos a los Hermanos
1 Tim. 6:4 habla de “envidias, pleitos, malas
sospechas”.
Los que son culpables de tales cualidades no se
han despojado del “viejo hombre” (Rom. 6:6).
No han tenido transformación de carácter y no
saben nada de amor. Y dice Juan que si no
amamos a los hermanos, no amamos a Dios.
Nuestra Conducta si Amamos a los Hermanos
Rom. 12:19, “No os venguéis vosotros mismos,
amados míos, sino dejad lugar a la ira de Dios”.
¡Puede hacerlo! Puede vengarse, puede nivelar
cuentas -- ¡pero no vale la pena!
Recuerde el ejemplo del oso comiendo restos que
la gente tiraba en el parque. Al acercarse otros
animales les daba patada – una sola excepción.
Un zorrillo. Podía pegarle pero no valía la pena.
Nuestra Conducta si Amamos a los Hermanos
1 Jn. 4:20, “Si alguno dice: Yo amo a Dios, y
aborrece a su hermano, es mentiroso. Pues el que
no ama a su hermano a quien ha visto, ¿cómo
puede amar a Dios a quien no ha visto?”
“Yo amo a Dios, pero es muy difícil amar a
algunos hermanos. Son muy difíciles de soportar”
“Amo a los hermanos de otro país, pero es muy
difícil amar a los que vemos cada semana”.
Nuestra Conducta si Amamos a los Hermanos
Alguien dirá, “Pero no puedo amarlo, mire cómo
es, tiene esto o tiene aquello. No es “lovable”.
¿Qué estamos diciendo? Que no nos agrada, no
nos gusta, que no lo puedo amar porque no me
cae bien.
¿Cristo murió por los hombres porque eran
dignos de su amor y le agradaban? Rom. 5:8.
Nuestra Conducta si Amamos a los Hermanos
D. Sant. 4:11, “Hermanos, no habléis mal
los unos de los otros.
Sant. 5:9 Hermanos, no os quejéis unos
contra otros”.
Si lo hacemos, es hipocresía decir,
“hermanos”.
Nuestra Conducta si Amamos a los Hermanos
E. Gén. 13:8, “Te ruego que no haya contienda
entre nosotros, porque somos hermanos”. No
insistió en sus “derechos”.
La conducta de Abraham era ejemplar: pacífica,
desinteresada, generosa, extraordinaria.
Si tomamos en serio que “somos hermanos”, será
fácil obedecer Fil. 2:3, “naga hagáis por
contienda o por vanagloria”.
Nuestra Conducta si Amamos a los Hermanos
II. Conducta de los que SÍ aman a sus hermanos.
A. Rom. 12:10, “Sed afectuosos unos con otros
con amor fraternal”.
No todos ven la importancia de eso. Suprimen las
emociones. Son corteses pero nada más.
¿Qué significa la palabra “hermano(a)”? De
veras ¿somos “familia”?
Nuestra Conducta si Amamos a los Hermanos
B. Rom. 16:16; 1 Cor. 16:20; 2 Cor. 13:12; 1 Tes.
5:26, “Saludaos unos a otros con un beso santo”.
1 Ped. 5:14, “Saludaos unos a otros con un beso
de amor”.
Sin discriminar a nadie (por ser pobre, rico, de
otro color, raza o nacionalidad, etc.)
Nuestra Conducta si Amamos a los Hermanos
Hechos 20:1, “Después que cesó el alboroto, llamó Pablo
a los discípulos, y habiéndolos exhortado y abrazado, se
despidió y salió para ir a Macedonia”.
Hechos 20:37 “abrazando a Pablo, lo besaban.”
Hechos 21:6, “Cumplidos aquellos días, salimos,
acompañándonos todos, con sus mujeres e hijos, hasta
fuera de la ciudad; y puestos de rodillas en la playa,
oramos. Y abrazándonos los unos a los otros, subimos al
barco y ellos se volvieron a sus casas”.
Nuestra Conducta si Amamos a los Hermanos
C. 1 Cor. 12:25, “que no haya desavenencia (facción,
división) en el cuerpo, sino que todos los miembros se
preocupen los unos por los otros”.
No hay cosa más triste que el hermano/la hermana que
piense que nadie se preocupa por ellos.
Salmo 142:4, “no hay quien cuide de mi alma”. ¿Nos
preocupa si cierto hermano(a) no está presente? ¿Si ha
faltado varias veces? ¿Si está enfermo? ¿Si tiene
problemas financieros, matrimoniales, etc.?
Nuestra Conducta si Amamos a los Hermanos
¿Somos indiferentes a los demás miembros?
Recuerde siempre que somos familia, somos
hermanos en Cristo.
Cada miembro debe preocuparse por la salvación
de los otros miembros. Judas 22, 23, “A algunos
que dudan, convencedlos. A otros salvad,
arrebatándolos del fuego”.
2 Cor. 11:28, preocupación por las iglesias.
Nuestra Conducta si Amamos a los Hermanos
D. Efes. 4:1, “con toda humildad y mansedumbre, con
paciencia, soportándoos unos a otros en amor”. 4:4, “un
cuerpo” – de judíos, gentiles, samaritanos, amos/
esclavos, ricos/pobres, etc.
No debe haber iglesias separadas para acomodar
distintas razas, colores, niveles económicos o
académicos. Hay un solo cuerpo.
¿Habrá departamento “mexicano” en el cielo?
Nuestra Conducta si Amamos a los Hermanos
El uso de diferentes idiomas no debe evitar la
comunión entre hermanos.
Debemos visitar series, entender y participar lo
más que podamos.
Apoyar con presencia, saludar, cantar, escuchar.
Nuestra Conducta si Amamos a los Hermanos
E. Efes. 4:31-32, “Sed más bien amables unos con
otros, misericordiosos, perdonándoos unos a
otros”.
Lawton, OK, un señor mató el hermano de uno
de los miembros de una iglesia de Cristo.
Al terminar su sentencia llegó a esa iglesia
queriendo obedecer al evangelio, preguntó al
hermano si le podía perdonar. Le perdonó y le
aceptó como hermano en Cristo.
Nuestra Conducta si Amamos a los Hermanos
Una hermana en Weslaco, Texas, no quería ni
hablar de perdonar a su cuñado.
Le dije “Pero si él se arrepiente y pide perdón
deben perdonarle”.
Dice ella (muy molesta), “No, es que usted no se
imagina cómo nos ha tratado”.
Jesús dice que si no perdonamos, Dios no nos
perdona, Mateo 6:14; vea Efes. 4:32.
Nuestra Conducta si Amamos a los Hermanos
En cualquier congregación habrá diferencias y
desacuerdos, pero hay que resolverlos de una
manera hermanable.
Rom. 12:3, “no tenga más alto concepto de sí que
el que debe tener…”
Rom. 12:16, “No seáis sabios en vuestra propia
opinión”. (No pensar que la suya es la única).
Nuestra Conducta si Amamos a los Hermanos
F. 1 Tes. 4:18, “confortaos unos a otros con estas
palabras. 5:11 animaos los unos a los otros y
edificaos los unos a los otros”.
Convertimos poca gente. Sobre todo no
desanimar a los que ya son miembros.
Es muy fácil tumbar y destruir pero muy
trabajoso y difícil construir (edificar).
Nuestra Conducta si Amamos a los Hermanos
E. Gál. 6:1-3, “Hermanos, si alguno fuere
sorprendido en alguna falta, vosotros que sois
espirituales, restauradle con espíritu de
mansedumbre, considerándote a ti mismo, no sea
que tú también seas tentado.
Sobrellevad los unos las cargas de los otros, y
cumplid así la ley de Cristo. 3 Porque el que se
cree ser algo, no siendo nada, a sí mismo se
engaña”.
Nuestra Conducta si Amamos a los Hermanos
G. Filemón 7, “los corazones de los santos han
sido confortados (refrescados, Mat. 11:28) por ti,
hermano”.
Después de la visita con hermanos ¿quedamos
animados o desanimados?
Nuestra Conducta si Amamos a los Hermanos
H. Hebreos 3:13, “exhortaos los unos a los otros
cada día, mientras aún se dice: "Hoy", para que
ninguno de vosotros se endurezca por el engaño
del pecado”.
Rom. 15:14, “Pero estoy seguro de vosotros,
hermanos míos, de que vosotros mismos estáis
llenos de bondad, llenos de todo conocimiento, de
tal manera que podéis amonestaros los unos a los
otros”.
Nuestra Conducta si Amamos a los Hermanos
I. Hebreos 10:24, “Considerémonos los unos a los
otros para estimularnos al amor y a las buenas
obras”.
¿Cómo? V. 25, “no dejando de congregarnos”
Los que no asisten fielmente no consideran a los
demás para estimularlos al amor y a las buenas
obras. No los toma en cuenta.
La banca vacía desanima.
Nuestra Conducta si Amamos a los Hermanos
J. Sant. 5:16, “confesaos vuestros pecados unos a
otros, y orad unos por otros”.
Subrayar la palabra vuestros. Si alguien peca, no
debe echar la culpa en otros, el pecado es suyo, es
de él. Debe aceptarlo y confesarlo.
Salmo 51, David no echó la culpa en Betsabé.
Dijo “mis rebeliones…mi maldad…mi pecado”.
Nuestra Conducta si Amamos a los Hermanos
K. Gál. 5:13, “servíos por amor los unos a los
otros”. El mejor medio de promover armonía en
la congregación.
“¿Quién es el mayor en el reino de los cielos?”
(Mateo 18:1). Pensemos en Dorcas, Febe, Lidia,
casa de Estéfanas, etc., los más serviciales.
En esta iglesia hay varios miembros serviciales.
Esta es la grandeza verdadera.
Nuestra Conducta si Amamos a los Hermanos
Conclusión. El amor es conocido por lo que NO
hace y por lo que SÍ hace. Sin el amor bíblico
(buena voluntad, buena actitud) no somos nada, 1
Cor. 13:3
Si no somos transformados por el evangelio en la
semejanza de Cristo no vamos al cielo. Ser
cristiano significa reproducir en nuestra vida el
carácter de Cristo. Es la esencia de Juan 13:35.
Nuestra Conducta si Amamos a los Hermanos
NO: Odiandonos unos a otros … Morder …
Irritar … Envidiar … Hablar mal … Quejarse
SINO: Sed afectuosos unos con otros…
Preocuparse … Soportándonos …
Perdonándonos … Sobrellevad las cargas
… Confortaos … Exhortaos … Estimularnos
… Confesar faltas … Servíos …
ESTO ES “AMOR FRATRNAL”.