¡DESPIERTA!
1
Anthony de Mello
ESPIRITUALIDAD
significa
DESPERTAR.
La mayoría de las personas están DORMIDAS pero no lo
saben.
• Nacen dormidas.
• Viven dormidas.
• Se casan dormidas
• Tienen hijos dormidas
• Mueren dormidas
SIN DESPERTARSE NUNCA....
LOS MÍSTICOS DE TODAS LAS RAZAS Y
CREENCIAS
COINCIDEN EN ALGO QUE ES UNA PARADOJA
¡TODO ESTÁ BIEN!
CUANDO TODO PARECE UN CAOS IMPARABLE
ELLOS REPITEN:
¡TODO ESTÁ BIEN!
Un caballero llama a la puerta de su hijo:
-Jaime, ¡despierta!
Jaime responde:
-No quiero levantarme, papá.
El padre grita:
-¡Levántate! Tienes que ir a la escuela!
-No quiero ir a la escuela.
-¿Por qué no?
-Por tres motivos: El primero, porque es aburridor; el segundo, porque los
niños se burlan de mí; y el tercero, porque odio la escuela.
-Bien, voy a darte tres razones por las cuales debes ir a la escuela –replica
el padre-:
La primera, porque es tu deber;
la segunda porque tienes cuarenta y cinco años;
y la tercera, porque eres el director.
¡Despierte usted, despierte!
Ya está crecido. Está demasiado
grande para estar dormido.
¡Despierte!
Deje de jugar con sus juguetes...
Hasta el mejor psicólogo te dirá, que la gente no quiere
curarse. Lo que quiere es un alivio;
UNA CURA ES DOLOROSA.
¡DESPIERTE!
A mi me concierne hacer lo mío, danzar mi propia
danza. Si a usted le aprovecha magnífico;
si no,
¡qué lástima!
Los árabes dicen:
LA NATURALEZA DE LA
LLUVIA ES LA MISMA, PERO
HACE QUE CREZCAN ESPINAS
EN LOS PANTANOS Y FLORES
EN LOS JARDINES.
¿Cree usted que yo voy a ayudarle a alguien?
¡NO! ¡No, no, no, no, no! No espere que yo le ayude a
alguien. Tampoco espero hacerle daño a nadie. Si usted
sufrió daño, usted mismo se lo hizo y si usted recibe
ayuda, usted mismo se ayudó!
REALMENTE ES ASÍ
¿Usted cree que la gente lo ayuda?
¡NO, no lo ayuda!
¿Usted cree que la gente lo apoya?
No, no es así
¿Se imagina usted que le ayuda a una persona porque
está enamorado de ella? Pues, permítame decirle: Usted
nunca está enamorado de nadie. Usted sólo está
enamorado de su idea preconcebida y optimista de esa
persona. Reflexione sobre eso un momento:
¿No es así como usted se enamora? Sus ideas ¿cambian, no es
verdad?
“¿Cómo me pudiste fallar si confiaba tanto en ti?”
¿De verdad confiaba en esa persona? Usted nunca confió en
nadie.
¡No se engañe!
Eso es parte del lavado de cerebro que nos hace la sociedad.
Usted nunca confía en nadie. Usted confía en la opinión que
tiene de esa persona. De manera que ¿de qué se queja? El hecho
es que a usted no le gusta decir: “Estaba equivocado” Eso no es
muy halagador, ¿verdad? Entonces usted prefiere decir:
“¿Cómo me pudiste fallar?”
Alguien me dijo una vez:
No trate de enseñarle a un cerdo a cantar;
usted pierde su tiempo y el cerdo se irrita.
De modo que es inútil.
“Desiste, desiste, desiste”,
me digo a mí mismo. Dí lo que tengas que
decir, y vete.
Imaginen que alguien les dice:
“-¿Cómo puedes ser tan egoísta como para elegir la felicidad
en lugar de elegirme a mí?”
¿No les gustaría responder esto?
“EXCÚSAME, PERO ¿CÓMO PUEDES SER TAN EGOÍSTA
COMO PARA EXIGIR QUE YO TE ELIJA A TI POR
ENCIMA DE MI FELICIDAD?”
De lo contrario el resultado es simple:
DOS PERSONAS DESGRACIADAS, HACIÉNDOSE
COMPAÑÍA.
Pero... ¡que viva el amor...!
Por Inés Olivero
www.inesolivero.com.ar
www.apap.com.ar
Descargar

Diapositiva 1