CUENTO PARA LA TOLERANCIA
“Zaida y Guzmán contra el encantador de serpientes”
 Pulsa en el altavoz para escuchar el sonido
 Pulsa en las flechas para pasar de página
En un pueblo, todos los niños
eran amigos. Todos excepto
dos: Guzmán, que era lento
aprendiendo las cosas pero
muy fuerte, y Zaida, que era
negra.
Un día llegó al pueblo un circo.
Su jefe era el encantador de
serpientes, que tenía una flauta
dorada con malvados poderes
mágicos, y de la que no se
separaba ni cuando dormía.
Unos payasos del circo enviados
por su jefe, el encantador de
serpientes, fueron al parque donde
jugaban los niños y les regalaron
unas golosinas que daban sueño.
Como Zaida y Guzmán estaban
alejados de los demás niños, como
siempre, los payasos ni siquiera los
vieron.
Al probar las golosinas, los
niños quedaron hipnotizados y
siguieron a los payasos que
volvieron donde estaban
acampados los del circo. Zaida
y Guzmán los siguieron,
también, pero escondiéndose,
para averiguar lo que pasaba.
Aprovechando la fuerza de
Guzmán, Zaida y él iban
clavando ramitas al borde
del camino para saber por
dónde regresar.
Al llegar a la acampada, los
payasos encerraron a los
niños en un camión, y Zaida
y Guzmán, sin hacer ruido,
se escondieron detrás de
una caja de cristal llena de
serpientes.
Zaida, que había vivido en
África, entendía el lenguaje de
las serpientes que decían:
"Huid, no os vaya a ver el
encantador de serpientes,
porque tiene una flauta mágica
que a todos los niños que la
escuchan los convierte en
serpientes, como a nosotros”.
Zaida no quiso marcharse sin
ayudar a sus amigos y, de
acuerdo con las serpientes,
idearon un plan. Tendrían que
conseguir la flauta y echarla al
fuego, para que así
desaparecieran sus poderes.
Cuando llegó la noche, la gente
del circo hizo una gran hoguera.
El encantador se dirigió al
camión donde estaban los niños
y empezó a tocar la flauta. Poco
a poco, la piel de los niños se
iba poniendo áspera y dura y
comenzaron a salirles escamas
en las manos y una cola en la
espalda.
El encantador sólo tocó unos
minutos porque estaba
cansado, y se fue a dormir
dentro de su caravana. Como
era el jefe, ordenó a todos
irse a dormir.
Zaida y Guzmán entraron
en la caravana sin hacer
ruido y, con una tijera,
cortaron la cuerda de la
que colgaba la flauta del
encantador.
Salieron en silencio
y echaron la flauta
al fuego.
Al instante, surgieron de la
flauta destellos y humos
de colores que asustaron
y despertaron a la gente
del circo porque sabían
que, sin la flauta mágica,
estaban perdidos.
La gente del circo intentó
escapar en sus coches y
camiones, pero no
encontraron las llaves para
ponerlos en marcha.
Los niños del pueblo, al
quemarse la flauta,
despertaron de su hipnosis.
Zaida y Guzmán habían
evitado que los del circo
escaparan, escondiendo las
llaves de los vehículos.
Los padres de los niños, que
habían salido a buscarles
siguiendo las señales de las
ramas clavadas por Zaida y
Guzmán, aparecieron por la
acampada y agarraron a los
malvados para entregarlos a la
policía.
Los padres les hicieron
ver a sus hijos lo mal que
habían actuado con
Zaida y Guzmán. Y
organizaron una gran
fiesta para agradecer a
Zaida y Guzmán lo que
habían hecho por sus
hijos.
Desde entonces, todos
son amigos.
Fin del cuento
 Idea original: Montse Roncero,
María José de Miguel, María
Villanueva.
 Ilustraciones: alumnos 4º
Primaria orientados por Elena
Montoya.
 Montaje de la aplicación: Moncho
Marín - C.P. de Ezcaray (La Rioja).
Volver al comienzo
Salir = cierra esta ventana
Descargar

CUENTO PARA LA TOLERANCIA - INTEF