Se empezará el 25 de marzo y terminará el 25 de Diciembre.
(Se pueden pedir tres cosas muy difíciles, que Dios, por mediación de la
Santísima Virgen María concederá si es para Su mayor gloria y bien de tu
alma.)
MODO DE REZARLA
Dios te salve, Reina y Madre de misericordia, vida,
dulzura y esperanza nuestra; dios te salve. A ti llamamos los
desterrados hijos de Eva; a Ti suspiramos, gimiendo y llorando,
en este valle de lágrimas. Ea, pues, señora, abogada nuestra,
vuelve a nosotros tus ojos misericordiosos y después de este
destierro muéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre. ¡Oh
clementísima, oh piadosa, oh dulce siempre Virgen María ruega
por nosotros, Santa Madre de Dios. Para que seamos dignos de
alcanzar las promesas de Nuestro Señor Jesucristo. Amén.
Oh Virgen de la Encarnación, mil veces te saludamos, mil
parabienes te damos por el gusto que tuviste cuando Dios en ti
encarnó, pues eres tan poderosa oh Virgen y Madre de Dios,
concédeme lo que te pido por amor de Dios, por amor de Dios,
por amor de Dios.
(SE MEDITA Y SE PIDE LA
PRIMERA GRACIA)
Dios te salve, Reina y Madre de misericordia, vida,
dulzura y esperanza nuestra; dios te salve. A ti llamamos los
desterrados hijos de Eva; a Ti suspiramos, gimiendo y llorando,
en este valle de lágrimas. Ea, pues, señora, abogada nuestra,
vuelve a nosotros tus ojos misericordiosos y después de este
destierro muéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre. ¡Oh
clementísima, oh piadosa, oh dulce siempre Virgen María ruega
por nosotros, Santa Madre de Dios. Para que seamos dignos de
alcanzar las promesas de Nuestro Señor Jesucristo. Amén.
Oh Virgen de la Encarnación, mil veces te saludamos, mil
parabienes te damos por el gusto que tuviste cuando Dios en ti
encarnó, pues eres tan poderosa oh Virgen y Madre de Dios,
concédeme lo que te pido por amor de Dios, por amor de Dios,
por amor de Dios.
(SE MEDITA Y SE PIDE LA
SEGUNDA GRACIA)
Dios te salve, Reina y Madre de misericordia, vida,
dulzura y esperanza nuestra; dios te salve. A ti llamamos los
desterrados hijos de Eva; a Ti suspiramos, gimiendo y llorando,
en este valle de lágrimas. Ea, pues, señora, abogada nuestra,
vuelve a nosotros tus ojos misericordiosos y después de este
destierro muéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre. ¡Oh
clementísima, oh piadosa, oh dulce siempre Virgen María ruega
por nosotros, Santa Madre de Dios. Para que seamos dignos de
alcanzar las promesas de Nuestro Señor Jesucristo. Amén.
Oh Virgen de la Encarnación, mil veces te saludamos, mil
parabienes te damos por el gusto que tuviste cuando Dios en ti
encarnó, pues eres tan poderosa oh Virgen y Madre de Dios,
concédeme lo que te pido por amor de Dios, por amor de Dios,
por amor de Dios.
(SE MEDITA Y SE PIDE LA
TERCERA GRACIA)
ORACIÓN FINAL:
Acordaos oh piadosísima María que jamás se ha oído decir
que persona que a Vos se acogiere y pidiese socorro, hubiese
salido desamparada, animada con tal confianza a vos acudo, oh
Virgen de la encarnación. Oh madre de mi señor Jesucristo, a
vos vengo, a vos me presento con temor de mis pecados, no
queráis menospreciar mis oraciones y mis palabras oh Madre
mía, por el Misterio de tu Santísima Encarnación oídlas y
cumplidlas con misericordia, por amor de Dios, Amén.
Bendito y alabado sea el Santísimo Sacramento del Altar
en el cielo, en la tierra y en todo lugar.
Descargar

Caminata de la Encarnación