Cuando Jesús murió
ya no era necesario
observar las
ceremonias del
sistema de
sacrificios.
Jesús introdujo
otras ordenanzas
que deberían
practicarse entre
los cristianos.
Lavamiento de pies.
“Le dijo Jesús: El que se ha lavado [fue
bautizado] no tiene necesidad de lavarse
más que los pies [o no necesita ser
rebautizado si pecara], pues está todo
limpio [cuando ya fue bautizado, el
lavamiento de pies es todo lo que se
requiere para simbolizar nuestra
purificación de los pecados del mundo]...
... Pues bien, si yo, el
Señor y el Maestro,
lavé vuestros pies,
también vosotros
debéis lavaros los
pies los unos a los
otros. Porque
ejemplo os he dado,
para que así como yo
os hice, vosotros
también hagáis.”
(Juan 13: 10, 14, 15)
El bautismo es un símbolo de eliminación
del pecado (ver Hechos 22: 16).
El lavamiento de los
pies ayuda a eliminar
el orgullo y a
ablandar nuestro
corazón y nos
prepara para
participar de la Cena
del Señor.
La cena del
Señor.
Símbolo del cuerpo
de Cristo.
“... el Señor Jesús, la
noche en que fue
entregado, tomó pan;
y habiendo dado
gracias, lo partió y
dijo: "Tomad, comed.
Esto es mi cuerpo
que por vosotros es
partido. Haced esto
en memoria de mí..."
Símbolo de la sangre de Cristo.
“... Asimismo, tomó también la copa después
de haber cenado, y dijo: "Esta copa es el
nuevo pacto en mi sangre. Haced esto todas
las veces que la bebáis en memoria de mí..."
Para anunciar la salvación.
“...Todas las veces que comáis
este pan y bebáis esta copa,
anunciáis la muerte del Señor,
hasta que él venga.”
(1 Corintios 11: 23-26)
La Santa Cena nos
lleva a la cruz y nos
apunta la venida del
Señor Jesucristo.
El Bautismo.
Aquel que desea pasar por el bautismo
debe comprender y aceptar la verdad antes
de su bautismo.
“Por tanto, id y haced
discípulos a todas las
naciones, bautizándoles
en el nombre del Padre,
del Hijo y del Espíritu
Santo, y enseñándoles
que guarden todas las
cosas que os he
mandado.”
(Mateo 28: 19, 20)
Es necesario creer y ser
bautizado, para ser salvo.
“Y les dijo: El que cree y es
bautizado será salvo; pero el
que no cree será condenado.”
(Marcos 16: 15, 16)
El ladrón en la cruz no tenía como
ser bautizado, pero Jesús le
prometió la vida eterna.
Cuando se tiene una mayor
comprensión de la verdad, es
necesario un rebautismo.
“Y dijo Pablo: Juan
bautizó con el bautismo
de arrepentimiento,
diciendo al pueblo que
creyesen en el que
había de venir después
de él, es decir, en
Jesús. Cuando oyeron
esto, fueron bautizados
en el nombre del Señor
Jesús.”
(Hechos 19: 4, 5)
Bautismo solamente después
del arrepentimiento.
“Arrepentios y sea
bautizado... para
perdón de vuestros
pecados.”
(Hechos 2: 38)
El bautismo es esencial.
“Respondió Jesús: De
cierto, de cierto te digo
que a menos que uno
nazca del agua y del
Espíritu, no puede
entrar en el reino de
Dios.” (Juan 3: 5)
Dios aprueba solamente un
tipo de bautismo.
“Hay un solo Señor,
una sola fe, un solo
bautismo.”
(Efesios 4: 5)
Bautizar significa
zambullir o
sumergir.
“Aconteció en aquellos días que
Jesús vino de Nazaret de Galilea
y fue bautizado por Juan en el
Jordán. Y en seguida, mientras
subía del agua, vio que los
cielos se abrían y que el Espíritu
descendía sobre él como
paloma.” (Marcos 1: 9, 10)
Jesús “salió del
agua..” indicando que
Él entró en el agua
para ser bautizado
por inmersión.
El bautismo por inmersión
requiere “mucha” agua.
“Juan también estaba bautizando en Enón,
junto a Salim, porque allí había muchas
aguas...” (Juan 3: 2)
Inmersión total.
“Y mandó parar el carro. Felipe y el
eunuco descendieron ambos al agua,
y él le bautizó. Cuando subieron del
agua, el Espíritu del Señor arrebató a
Felipe.” (Hechos 8: 38, 39)
Sepultura y resurrección de Cristo.
“¿Ignoráis que todos los que
fuimos bautizados en Cristo
Jesús fuimos bautizados en
su muerte? Pues, por el
bautismo fuimos sepultados
juntamente con él en la
muerte, para que así como
Cristo fue resucitado de
entre los muertos por la
gloria del Padre, así también
nosotros andemos en
novedad de vida.”
(Romanos 6: 3, 4)
Revestidos por Cristo.
“Porque todos los que
fuisteis bautizados en
Cristo os habéis
revestido de Cristo.”
(Gálatas 3: 27)
En Cristo andamos en
novedad de vida.
Decisión para vida.
“Ahora, pues, ¿por
qué te detienes?
Levántate y
bautízate, y lava tus
pecados, invocando
su nombre.”
(Hechos 22: 16)
Descargar

Apresentação do PowerPoint