La importancia de una vida
devocional.
Romanos 12:11-13
“En lo que requiere diligencia, no
perezosos; fervientes en espíritu,
sirviendo al Señor; gozosos en la
esperanza; sufridos en la
tribulación; constantes en la
oración;
compartiendo para las
necesidades de los santos;
practicando la hospitalidad.”
Verdad Bíblica
• El Señor Jesucristo es el mayor ejemplo de
una vida de comunión diaria y directa con
su Padre.
Verdad Bíblica
Aplicada
La fraternidad juvenil imita
el ejemplo de nuestro Señor
Jesucristo y se esfuerza por
entablar diariamente
comunicación con su
Creador, reflejándose en
todos los ámbitos de su vida.
Introducción
El pueblo de Israel fue un
pueblo que se caracterizó
porque Dios les proporcionó
reglas directas sobre su
proceder en todos los
ámbitos de su vida, señaló
por ejemplo, cómo tenía que
ser sus ofrendas, pero el
pueblo empezó a olvidar el
verdadero significado de lo
que ofrecía, tornándose
solamente una costumbre
vacía y hueca, algo religioso
sin sentido, vano, necio e
imperfecto. ¿Qué tipo de
ofrenda ofreces? ¿Sólo de
costumbres? O de una vida
que da fruto de lo que cree.
I. Significado de la vida devocional.
Devoción de acuerdo a la Real Academia
Española: (Del lat. Devotío,-õnis).
1. Amor, veneración y fervor religioso.
2. Practica piadosa no obligatoria.
3. Inclinación, afición especial.
4. Costumbre devota, y, en general, costumbre buena.
5. Prontitud con que se está dispuesto a dar culto a Dios
y hacer su santa voluntad.
6. Estar voluntariamente sujeto a la obediencia de otra
persona.
I. Significado de la vida devocional.
Las personas en general determinan unilateralmente cuál es
la acepción que más les acomoda para considerar su
significado, pero tú, amado joven, no puedes decidirlo
unilateralmente, porque la Palabra de Dios determina su
verdadero significado.
a)
Adorar a Dios con hechos y también con palabras. La
adoración se refleja en tus actos cotidianos,
absolutamente todos, desde que iniciamos el día hasta
que lo terminamos. (Juan: 4:23)
b)
Dios es el más grande amor y si lo conoces debes
amarlo por sobre todas las cosas, incluso sobre aquellas
situaciones, personas, actividades, etc., que te gustan
tanto o que te producen placer y que pueden ser licitas
o ilícitas, significa también establecer una relación
estrecha, intima, práctica, para hacer su voluntad.
(Salmo 25:14; 1ª Juan 2:3).
I. Significado de la vida devocional.
c)
La verdadera devoción es el sometimiento de tu
voluntad a la de Cristo, nuestro Señor, es la búsqueda
y asistencia de su Santo Espíritu, es permitir que
redarguya tu corazón de todo pecado, así como
experimentar una profunda tristeza de haber
ofendido a Dios y la firme convicción de no volver a
cometer ese pecado. (Mateo 12:50; Romano 12:2).
d)
Abandonar ese espíritu de egoísmo y vanidad que
nos caracteriza como jóvenes, para convertirte en
una persona que aprenda a dar, a compartir, a ser
humilde, a contentarte con lo tienes, por supuesto, no
en un plan de conformismo u holgazanería, pero sí en
el plan de quitar de tu mente y corazón ese espíritu
de consumismo vano que te asedia, ese espíritu de
competencia que te mueve a ser envidioso o a luchar
por tener un status más alto, bienes materiales, a
costa de sacrificar tiempo con el Maestro y de vivir
verdaderamente una vida en el Espíritu. (Filipenses
4:11-12).
II. Cómo vivir una vida devocional.
• La vida devocional constituye una disciplina, no un acto
religioso y costumbrista, va más allá, implica un programa de
trabajo a desarrollar con fechas y actividades especificas que
permitan medir tu avance, requiere de tiempos y actividades
planeadas que puestas bajo la poderosa dirección del Espíritu
Santo te harán crecer y vivir una vida abundante en el
Espíritu.
a) Ora diariamente. Aprende a alabar a Dios cuando viajas en
el transporte público, cuando caminas, si vas en tu
automóvil, en lugar de llevar música pagana que no edifica,
aprende a orar e interceder, Dios te dará grandes
bendiciones y haciéndolo diariamente verás que es muy
fácil sustraernos de lo que nos rodea para entablar una
comunión directa con la Divina Trinidad. Después, cuando
llegues a tu casa dedícale un tiempo al Señor, por supuesto,
debes dejar de hacer ciertas actividades que son de tu
agrado para que esta actividad ocupe ese espacio. Empieza
por pocos minutos y ve incrementando hasta que se te haga
un hábito. ¡Pero hazlo!. (1ª Juan 1:3).
II. Cómo vivir una vida devocional.
b) Lee tu Biblia. Sí, es una razón de peso para que conozcas la voluntad de
Dios, si conoces su Palabra sabes lo que Él quiere para tu vida. ( 2ª
Tesalonicenses 2:13).
c) Ayuna. Esta práctica tiene grandes resultados, ejercítala, veras lo que
Dios puede hacer. (Esdras 8:23).
d) Asiste a la casa de Dios. Asiste, pero con un corazón sincero, no por
costumbre o por “falsa religiosidad”. (Hebreros 10:25).
e) Bautízate. Si has creído en el Señor Jesucristo como tu único y
suficiente Salvador, ¿Por qué postergar esta decisión? Porque piensas
que será adquirir un compromiso mayor. (Hechos 2:38).
f) Busca el bautismo con el Espíritu Santo, como una necesidad
apremiante, como algo indispensable para vivir, y si ya lo tienes busca
los dones del Espíritu, siempre tienes y debes crecer, no puedes
quedarte inerte, trabaja, usa las habilidades y capacidades que Dios te
da. (Hechos 1:5-8).
III. Resultados de vivir una vida
devocional.
a) La consecuencia más
importante que un joven
tiene al vivir una vida
devocional, es sentir la
necesidad real, verdadera,
apremiante de trabajar
para el Señor, es cumplir la
Misión y Visión que le ha
sido impuesta, no como una
carga, sino como un gran
privilegio de ir a los
pecadores a predicar las
buenas nuevas de salvación
y ser una ayuda real a la
sociedad. (2ª Corintios 8:35, 1ª Corintios 4:1).
III. Resultados de vivir una vida
devocional.
b) Toda clase de bendiciones
serán derramadas en tu
vida, serás alguien que
sobresale en sus
estudios, alguien
responsable y digno de
imitar en el trabajo,
alguien que verá en Dios
sus sueños y metas
realizadas.
(Deuteronomio 28:13-14;
Proverbios 10:22; 28:20).
c) Dios escucha tus
oraciones conforme a su
voluntad, te convertirás
en un amigo de Dios.
(Santiago 2:23).
d) Sentirás amor por lo que
te rodea, sentirás
compasión por tu prójimo
que está en necesidad, te
será indispensable ayudar
a los de casa y a los de
afuera. (Mateo 14:14; 1ª
Timoteo 5:16).
Conclusión:
Amado joven vivir una vida devocional
diaria te dará la autoridad en Dios
para predicar a una generación de
jóvenes a la que tú perteneces y que
han
nacido
en
un
mundo
completamente diferente al de hace
20 años, donde la comunicación es
excesivamente rápida, efectiva y
menos costosa. Donde la predicación
de un evangelio sin compromisos,
sin responsabilidades, sin apego a la
Palabra de Dios, se puede encontrar
tristemente, en muchas iglesias en
nuestro país, en el mundo, en la TV,
y en el Internet, por eso tu
responsabilidad
de
estar
en
comunión diariamente con Dios.
Descargar

La importancia de una vida devocional.