GIOVANNI
ANTONIO
FARINA
PORQUE
LA VIVIÓ
HASTA EL
HEROÍSMO
LLAMADO
EL HOMBRE
DE LA CARIDAD
(su ciudad natal)
CASA DE
GIOVANNI A. FARINA
GIOVANNI ANTONIO FARINA
nació el 11 de Enero de 1803
En 1817, ingresó en el
Seminario.
El 14 de enero de 1827, fue
ordenado sacerdote por el
Obispo Giuseppe Peruzzi.
En 1851 fue nombrado Obispo
de Treviso y en 1860 de Vicenza.
El 4 de Noviembre de 2001, fue beatificado
por Papa Juan Pablo II, en Roma.
Apenas sacerdote, fue enviado a la Parroquia de san
Pedro de Vicenza, donde dirigió la Pía Obra de santa
Dorotea, dedicada a la catequesis y la Escuela de
Caridad para las jóvenes.
Redenta
Olivieri
Directora
Felice
De Maria
P. Angelo
Carlesso
SUS
COLABORADORES
Valentino
Piccoli
Giovanni Antonio Farina
acogió y educó
a los pobres de la Parroquia
de san Pedro de Vicenza.
Movido por la gracia de Dios, quiso asegurar
el futuro de los más pobres de su parroquia
fundando la Congregación de las Hermanas
Maestras de Santa Dorotea en 1836, con la
espiritualidad de los Sagrados Corazones.
Las Hermanas, encarnando su carisma
caritativo, dedicarían la vida a Dios en la
entrega al prójimo, mediante las diversas
obras apostólicas:
•Educativo-Asistenciales
•Pastorales
•Misioneras
Educativo-Asistencial
desde 1836
en la escuela
y en 1846
con los
enfermos
y ancianos
en 1849 con
las niñas ciegas
desde 1840 con las
niñas sordo-mudas
Del Corazón de Cristo, toda la
Congregación y cada uno de sus
miembros toman el principio
inspirador y ordenador de toda
actividad apostólica: el ardor de
la caridad en la humildad y la
obediencia.
El Carisma de las Hermanas
Maestras de santa Dorotea,
Hijas de los Sagrados Corazones,
se manifiesta en la atención a los
pequeños, los pobres, los
enfermos de cuerpo y espíritu.
Haciendo suya la
misión de Jesús:
“He venido a traer
fuego a la tierra, y
qué quiero sino que
se encienda y arda”
Lc. 12,49
que expresa en un
anhelo hecho oración:
Ábreme, Señor, las
puertas del mundo
entero y todo lo traeré
a tus pies convertido.
(Primera novena al Sagrado Corazón de
Jesús, 1851)
“La caridad no tiene confines, todo
el mundo está bajo su dominio.
Dios os llamó a una excelsa misión,
id verdaderas apóstoles de la cruz,
yo os acompaño” (a D 20)
Se cumple el sueño misionero del Padre.
Ecuador 1924
“Vosotras sois del Corazón de
Jesús: siempre y en todo lugar lo
seréis. Vosotras sois hijas de su
amabilísimo Corazón, el más tierno
objeto del Corazón de María”.
Descargar

Diapositiva 1