Los días de la semana
Mitología y calendario
El nombre de los planetas
La onomástica de los planetas, satélites y otros
cuerpos de nuestro Sistema Solar es una herencia de
los griegos y romanos: bautizaron los astros que se
movían entre las estrellas con nombres de sus
divinidades, ya que creían que su vida y su destino
eran regidos por sus dioses.
Los dioses y los planetas
Los dioses más importantes eran los que vivían en el
Monte Olimpo y en la Grecia antigua decidieron dar a los
astros viajeros (los planetas), los nombres de estos.
Posteriormente los romanos pasaron a nombrarlos con el
nombre latino.
Respecto a los nombres de los siete días de la semana,
parece que los pueblos mediterráneos tienen una semana
relacionada con los siete planetas conocidos por entonces
(incluidos el Sol y la Luna).
Dioses y días de la semana
Los griegos fueron los que
ordenaron los días de la
semana de acuerdo con la
distancia que separa la Tierra
de cada planeta, según se
creía entonces: Saturno, el más
alejado, ocupaba el primer
lugar, le seguían Júpiter, Marte,
Febos (el Sol), Venus Mercurio
y Diana (la Luna). Así cada
planeta daba nombre al día que
le era consagrado.
Calendario semanal romano
Pero la ordenación cambió a lo largo del
tiempo. El calendario de la imagen, ideado
para recordar el orden de la semana planetaria
(flecha exterior), también servía para recordar
el orden de los nombres populares de los días
de la semana (flecha interior) y por lo tanto a
qué divinidad tenían que adorar aquel día.
A base de repetir esta rueda de planetas, llega
a fijarse en la memoria de la gente el nombre
del dios que protegía a cada uno de los días de
la semana y se olvidaron del otro orden.
Aparece pues un nuevo orden: Saturno
(sábado), Febos (domingo), Diana (lunes),
Marte (martes), Mercurio (miércoles), Júpiter
(jueves) y Venus (viernes).
Calendario semanal actual
En el año 321, el emperador
Constantino, convertido al
cristianismo, hizo cambiar el
nombre de Saturno por el
nombre hebreo Sábat, y el de
Febos por Dominica (día del
Señor, domingo). Después la
fiesta del Sábat fue suprimida y
trasladada al domingo. Sólo en
las lenguas anglosajonas y
germánicas se ha conservado el
recuerdo del “día del Sol” con
los términos Sunday y Sonntag.
Calendario de la Roma cristiana (Museo de Wurtburg)
Helios y Selene
Helios y Selene eran los astros que
iluminaban el día y la noche.
La diosa Selene era la
personificación de la Luna. La
mitología la asocia a Diana, diosa
romana de la caza.
Helios
Helios era el dios griego que
representaba el Sol.
Después Apolo también fue
identificado con el Sol, recibía el
nombre de Febus.
Se le suele representar como un
muchacho eternamente joven,
símbolo de la energía y de la
belleza.
Saturno
Cronos.
Hijo de Urano y Gea, dios del
tiempo y padre de Júpiter, se suele
representar como un anciano, con
un reloj de arena.
Cronos capitaneó una revuelta
contra su padre y lo destronó. Para
que sus hijos no hiciesen lo mismo
con él se los tragaba al nacer.
Aunque Zeus (Júpiter) consiguió
salvarse.
Júpiter
En Grecia Zeus.
Rey de los dioses, el más
poderoso. Zeus tenía un arma
poderosa: el rayo –obsequio de
los cíclopes-, con el que
consiguió vencer a su padre y
así se convirtió en el gran dios
del cielo.
Se llamó así al planeta por ser
el segundo más brillante.
Mercurio
En griego, Hermes.
Por ser el más cercano al Sol y tener
el periodo sideral más corto de los
planetas, desde la Tierra da la
impresión de que se mueve más
rápido que los otros, por eso le
llamaron Hermes, el mensajero de
los dioses. Los romanos le llamaron
Mercurio, nombre del mensajero de
pies alados. También era el
protector de los comerciantes (de
aquí deriva la palabra mercadería).
Marte
Llamado Ares por los griegos.
Marte es el planeta rojo, color que
toma por el óxido de hierro.
Marte fue evocado por los antiguos
observadores en los sangrientos
campos de batalla. Los romanos le
pusieron el nombre de su dios de la
guerra.
Las lunas de Marte se llaman
Deimos (terror) y Phobos (pánico).
Ciertas fuentes los nombran como
los caballos del dios de la guerra.
Venus
Llamada Afrodita por los griegos.
Después del Sol y de la Luna, es el
astro más brillante visto desde la
Tierra.
Homero lo denomina “la más bella
estrella del cielo” y los romanos,
Venus, como la diosa de la belleza,
del amor y de la fecundidad.
Descargar

Los días de la semana