LA BLASFEMIA
Consiste en proferir, contra
Dios, palabras de odio, de
desafío o de injurias,
faltando al respeto en las
expresiones de abuso del
nombre de Dios o cosas
santas.
También
se
blasfema
con
Gestos
ofensivos.
Nada hay más santo que
el Santísimo nombre de Dios.
Tratémoslo con sumo respeto.
Todo nuestro
amor merece
Cristo
presente en
la forma
consagrada.
¡Alabado
sea
Jesucristo!
La Virgen
merece todo
nuestro
respeto y
veneración
(hiperdulía).
Usemos su
santo
nombre con
gran amor.
SANTIFICADO,
BENDECIDO Y
ADORADO SEA
SIEMPRE TU SANTO
NOMBRE.
Descargar

NATIONAL GEOGRAPHIC - Presentaciones del Catecismo