Lectio divina del Salmo dominical
Domingo XVII
AñoTiempo
B: Somos saciados
con el Pan
del
Ordinario
que Dios nos da.
2R 4,42-44: Comerán y sobrará.
Sal 144,10-11.15-16.17-18: Abres tú la mano, Señor, y nos
sacias.
Ef 4,1-6: Un solo cuerpo, un Señor, una fe, un bautismo.
Jn 6,1-15: Repartió a los que estaban sentados todo lo que
quisieron.
Abres tú la mano,
Señor, y nos
sacias.
Que todas tus criaturas te den gracias, Señor,
que te bendigan tus fieles;
que proclamen la gloria de tu reinado,
que hablen de tus hazañas.
Abres tú la mano,
Señor, y nos
sacias.
Los ojos de todos te están aguardando,
tú les das la comida a su tiempo;
abres tú la mano,
y sacias de favores a todo viviente.
Abres tú la mano,
Señor, y nos
sacias.
El Señor es justo en todos sus caminos,
cerca está el Señor de los que lo invocan,
de los que lo invocan sinceramente.
Abres tú la mano,
Señor, y nos
sacias.
Lectio
Ahora leemos el salmo entero, despacio…
12explicando
Salmo 144 (145)
1Te
ensalzaré, Dios mío, mi rey;
bendeciré tu nombre por siempre jamás.
2Día tras día, te bendeciré
y alabaré tu nombre por siempre jamás.
3Grande
es el Señor, merece toda alabanza,
es incalculable su grandeza;
4una generación pondera tus obras a la otra,
y le cuenta tus hazañas.
5Alaban ellos la gloria de tu majestad,
y yo repito tus maravillas;
6encarecen ellos tus temibles proezas,
y yo narro tus grandes acciones;
7difunden la memoria de tu inmensa bondad,
y aclaman tus victorias.
8El
Señor es clemente y misericordioso,
lento a la cólera y rico en piedad;
9el Señor es bueno con todos,
es cariñoso con todas sus criaturas.
10Que todas tus criaturas te den gracias, Señor,
que te bendigan tus fieles;
11que proclamen la gloria de tu reinado,
que hablen de tus hazañas;
tus hazañas a los hombres,
la gloria y majestad de tu reinado.
13Tu reinado es un reinado perpetuo,
tu gobierno va de edad en edad.
El Señor es fiel a sus palabras,
bondadoso en todas sus acciones.
14El Señor sostiene a los que van a caer,
endereza a los que ya se doblan.
15Los ojos de todos te están aguardando,
tú les das la comida a su tiempo;
16abres tú la mano,
y sacias de favores a todo viviente.
17El
Señor es justo en todos sus caminos,
es bondadoso en todas sus acciones;
18cerca está el Señor de los que lo invocan,
de los que lo invocan sinceramente.
19Satisface los deseos de sus fieles,
escucha sus gritos, y los salva.
20El Señor guarda a los que lo aman,
pero destruye a los malvados.
21Pronuncie
mi boca la alabanza del Señor,
todo viviente bendiga su santo nombre
por siempre jamás.
Su quieres escuchar el salmo en su original
hebreo, pincha aquí
Lectio
¿Qué lugar ocupa este salmo en el
salterio?
Según el P. Ramón Ribera, monje de
Montserrat, y otros estudiosos, el orden de
los salmos no se debe al azar sino que hay
toda una estructura interna.
Lectio
¿Qué lugar ocupa este salmo en el
salterio?
Nuestro salmo se encuentra en la segunda
parte del salterio, dedicado a las
alabanzas a Dios, formada por los libros:
4º: salmos 89-105
y 5º: salmos 106-150
Salmo 144: Himno
El salmo 144 es un himno de alabanza al Señor, Rey
alabanza
universal. Es el cántico nuevode
prometido
en. el salmo
anterior.
Este salmo es el que concluye la tercera colección de
David (salmos 137-144), y el salterio primitivo.
Lectio
: ¿Qué dice el texto?
Este salmo alfabético se puede estructurar de la siguiente forma:
 Introducción (vv. 1b-2): el salmista ensalza, bendice y alaba por siempre jamás
el Nombre de Aquel a quien llama “Dios mío, mi Rey.”
 El cuerpo del salmo, en sus cuatro secciones, desarrolla los motivos de esta
alabanza explicitando el Nombre del Señor. (Una lectura sugerente sobre esto
sería leer los versículos de Éxodo 33, 18-23 y Éxodo 34, 5-6 seguidos.)
 Vv. 3-7: “el Señor es grande”, ¿por qué? Por sus obras, sus hazañas,
maravillas, terrores, inmensa bondad y justicia. Lo que se marra y
recuerda es, en el fondo, la intervención de Dios en la historia como
creador y libertador.
 Vv. 8-13a: “el Señor es clemente y misericordioso, bueno con todos” Sus
obras y su reinado así lo manifiestan.
 Vv. 13b-16: “el Señor es fiel y bondadoso.” El Señor sostiene, endereza,
da alimento, abre la mano y sacia. Está lleno de amor a favor de los
oprimidos.
 Vv. 17-20: “el Señor es justo.” La justicia del Señor es su Alianza. El
Señor libera de sus enemigos a quien lo invoca, lo teme, lo ama y clama
a Él.
 Conclusión (v. 21): recupera el motivo inicial de la alabanza, sea en boca del
salmista, sea en boca de cualquier ser vivo. Una alabanza que perdura siempre.
Los judíos recitan este salmo todos los días en el oficio matinal, respondiendo a la
invitación del comienzo: “día tras día te bendeciré..." Jesús debió recitarlo miles
de veces.
Me ditatio
c
Lo propio de este paso es meditar qué me dice a mi el texto. Esto es algo muy personal por ello
aquí para ayudar a esta meditación relacionamos el salmo con las lecturas del domingo.
Cantamos con gozo la
Bondad del Señor
porque se ha cumplido
su Palabra proclamada
por el profeta Eliseo:
“Comerán y sobrará”
El Señor alimenta a su
pueblo a través de su
Profeta. Dios sigue
alimentando a todo
viviente por medio de la
tierra y de la justa
distribución de sus
frutos. Cada uno es
mediación, brazo
extendido del Señor,
para alimentar a los
pobres y desvalidos.
¿Somos conscientes de
ello?
Abres tú la mano, Señor, y
sacias de favores a todo
viviente
Abres tú la mano…
En el Evangelio, Jesús también, por medio de sus discípulos,
abre su mano y sacia a la multitud. Da gracias al Padre (¿quizá
con las mismas palabras de este salmo?) y la humilde oferta
del muchacho se multiplica.
A veces nos parece muy poco lo que cada uno puede hacer para
aliviar el hambre en el mundo, pero cada gota termina siendo
un mar… ¡Seamos generosos y no nos cansemos de ayudar!
La caridad comienza donde termina la justicia.
Que todas tus criaturas te den gracias, Señor, que
proclamen la gloria de tu reinado.
En el Evangelio, tras la multiplicación de los panes, el pueblo quiere
proclamar rey a Jesús, pero no es éste el reinado que Él quiere sino la
acción de gracias y bendición del Padre.
¿Cómo podemos hacer esto? andando conforme a la vocación a la que
hemos sido llamados. Viviendo “en Cristo” haremos vida en nosotros
las virtudes que san pablo nos señala en la 2ª lectura.
Oratio
¿Qué me hace decirle a Dios este salmo, la
liturgia de este domingo?
Señor, Tú abres la mano y nos sacias,
te bendecimos y te damos gracias.
Haz que seamos conscientes de tu Bondad y Misericordia
para no perder nada,
y proclamar con nuestra vida
la gloria de tu reinado.
Amén.
Contemplatio
Miro y me dejo mirar… En esto los Padres de la Iglesia son maestros…
“Elegid, amad, recoged, pues él abre su
mano y llena de bendiciones a toda
alma. Y cuando se los das los recogen,
dijo.
Que nadie dude de los bienes superiores;
aunque se difieran, se darán; no se
niega el premio, pero se ejercita el
deseo.
Deseémoslo por largo tiempo, puesto que
es algo grande lo que hemos de recibir.
Tengamos sed de ello por mucho
tiempo, pues beberemos de la fuente de
la vida. .”
(SAN AGUSTÍN, Sermón 306 C, 8)
Actio
¿Qué me hace vivir el Señor a partir de esta Palabra?
Es el momento de la “obediencia de la Fe”…
Recoged los pedazos
que han sobrado;
que nada se
desperdicie.
Descargar

Domingo XXX del T.O. Año C