La madurez y la Felicidad
después de los 60”
Sistema de creencias
Somos lo que pensamos
Creencias
Actitudes
Conductas y
Comportamientos
El hombre es un ser único
Por esencia el ser humano es:
único, irrepetible e imprescindible.
Está dotado de facultades que lo hacen rico y valioso, no importa
las circunstancias que le toque vivir.
De aquí nace el sentido de responsabilidad ante la vida.
La pérdida de una vida humana supone una pérdida absolutamente
irreparable. Con un ser humano que muere se va una historia, una
perspectiva, un mundo distinto. Se pierde la opción de enriquecer
nuestra propia visión de mundo con la visión de otro.
“En el adulto existe un niño, un niño eterno que sigue
formándose, que nunca estará terminado
Esta parte de la personalidad humana es la que quisiera
desarrollarse en su totalidad” (Jung)
En la década de 1920 o 1930, Jung ya había comenzado a
pronunciarse sobre el hecho de que el crecimiento psicológico
del ser humano no se detiene una vez llegada la adultez, sino que
prosigue hasta bien entrada la vejez.
El hombre es inacabado e
inacabable y en búsqueda de la
plenitud
El hombre… único ser inacabado.
Nos vamos haciendo, luchamos y aprendemos.
El hombre es finito.
Tiene unos límites concretos. No lo podemos todo ni en el
pensar ni en el querer ni en el actuar, y por eso aceptamos
y comprendemos que no todo está a nuestro alcance.
El hombre es un ser contingente.
Contingente significa que es pero podría no haber sido.
Empezamos a existir y dejamos de existir en el tiempo.
Recibe la existencia.
Vida recibida
Herencia biológica
Cuerpo
Vida añadida
Aquello que “cada quien” se da y hace
de sí mismo
El Hombre no es feliz
El hombre quiere realizarse según su proyecto, pero
muchas veces esto no es posible.
Cuales son las condiciones que se precisan para llevar
a cabo nuestros proyectos.
Siempre, hasta el hombre mas afortunado, queda
insatisfecho de algo de lo que es y de lo que hace.
Desde esta perspectiva, el ser
humano puede:
Vivir por la vía de la
enajenación.
Vivir conscientemente,
ser libre y a la vez
responsable al hacerse
cargo de si mismo.
Dimensiones del
hombre
Inteligencia
y Voluntad
Espiritual
Emociones y
Sentimientos
Psicológica
Biológica
Instintos y
Pulsiones
Factores influyentes en el
desarrollo de la personalidad
Factores de tipo orgánico.
Pueden influir positiva o negativamente en el desarrollo de la
personalidad.
Carga genética.
Condicionan pero no determinan.
Pueden darse otros factores que alteren y dispongan la
personalidad de manera distinta a la prevista.
Factores de tipo dinámico-familiar.
Derivados de las relaciones adecuadas o inadecuadas entre padres e
hijos.
Estos factores tanto positivos como negativos en sí mismos, pueden
también tener una influencia positiva o negativa.
Factores de tipo dinámico-social.
Factores que constituyen el medio ambiente, es decir, la escuela, los
amigos, la sociedad en general. Estos también pueden actuar en forma
positiva o negativa.
El desarrollo armónico depende de estos factores.
El factor decisivo de nuestro desenvolvimiento…
nosotros mismos.
Y si queremos utilizar nuestros recursos, debemos
empezar por conocerlos.
Ciclo de la ignorancia
Ignorancia
Miedo
Esclavitud
Sufrimiento
Resentimiento
Ciclo de la Autoconocimiento
Creatividad
Autoestima
Compromiso
Dación
Responsabilidad
Trascendencia
Libertad
Autoconocimiento
Rasgos de la personalidad
madura
CONDUCTA
Objetividad
Autonomía
Productividad
Capacidad de
amar
Ética
Responsabilidad
Visión
Reflexión
Manejo
emocional
Sentido
del Humor
Flexibilidad
Amistades
Criterio
Libertad
Objetivos
Filosofía
Integradora
Seguridad
Manejo de la
frustración
Objetividad
La objetividad es aceptar que cada uno, como
persona irrepetible, tiene sus propias virtudes y
defectos, habilidades y limitaciones.
Valores, Virtudes y Valoración
Valor: Es toda perfección real o posible que procede de
la naturaleza y que se apoya tanto en el ser como en la
razón de ser de cada ente.
Valorización: Es la estima y el reconocimiento que
tenemos de un valor.
Virtud: Hábito bueno que se integra de manera estable
a la personalidad.
Los valores no sólo son; se hacen valer.
No se definen… Se ejemplifican.
La experiencia de los valores no es sólo intelectual;
implica compromiso personal.
Justo medio
Las virtudes (buenos hábitos) se
encuentran en el justo medio. Los
vicios (malos hábitos) se dan por
defecto o por exceso
Justo Medio
Defecto
Exceso
Cambio de hábitos
Saber
Poder
Querer
Hábitos
 Los hábitos se adquieren repitiendo actos.
 Los hábitos se pierden cuando no se practican.
 Los hábitos no predisponen al sujeto a operar
infalible y necesariamente de una manera
determinada.
Limitaciones y defectos
Son aquellos límites del hombre derivados de su
propia finitud y de su constitución personal.
Los defectos son lo contrario de las virtudes. Y en su
caso, nosotros podemos responder por su
superación.
Habilidades
Son “dotes” especiales que un sujeto posee para
alguna actividad.
Autonomía
Es la capacidad del individuo de decidir por sí
mismo, independientemente de la opinión de
quienes le rodean.
Capacidad de amar
Ama en forma madura quien:
 quiere lo mejor para el que ama.
Se ha preocupado de conocer a quien ama.
Supone el respeto ante el ser del amado,
Quien “tiene como tarea el impedir que a quien
ama se convierta en objeto.
Quien se acepta a sí mismo y a los demás.
Quien comprende la naturaleza del comportamiento
del ser amado, su forma de pensar, de querer y de
actuar, y sus aparentes contradicciones.
Quien comprende y acepta a quien se ama.
Quien respeta su punto de vista que puede ser
distinto o contrario al propio. Es una amor que no está
condicionado.
Quien busca y encuentra, la ocasión de demostrarlo
mediante una actitud de servicio y de entrega
generosa.
La libertad
La libertad es la capacidad de elegir lo mejor para la
persona.
Tiene relación con el intelecto ya que en su proceso
interviene la razón, pero también tiene relación con
la voluntad, porque en última instancia es la
voluntad la que .
La madurez de la libertad radica en la elección de lo
mejor.
Sentido de responsabilidad
La responsabilidad es la capacidad de responder
adecuadamente, teniendo como marco de referencia
los valores a los que se aspira.
Las responsabilidad implica una obligación que a su
vez lleva un sentido.
De modo que responsabilidad y sentido confluyen
hacia un mismo fin.
Manejarse por metas
Madurez significa, por de pronto, saber cuál es mi fin. La
madurez consistirá en lograrlos en la forma más directa
posible. Esto es en forma productiva.
Respecto del fin, el hombre maduro es consciente de que su
vida terrena se desarrolla dentro del tiempo, y este tiempo
se divide en horas.
Aprovecha, pues, su tiempo invirtiéndolo en objetivos que
valgan la pena, objetivos de calidad que lo realicen más
plenamente.
Trabajar productivamente
Cuando el individuo trabaja, obtiene resultados de su trabajo, y
decimos que trabaja productivamente.
Resultados en el sentido amplio de la palabra –esto es, al logro
de lo pretendido-, de modo que se implicarían aquí no sólo la
satisfacción de necesidades materiales sino también las
espirituales.
Aquí, no diferenciamos trabajo y vida.
Sentido ético
Se caracteriza por la capacidad de distinguir entre lo que es
bueno y lo que es malo.
Todos los seres llevamos, impresa en nosotros, la capacidad de
distinguir entre lo bueno y lo malo.
Tiene sentido ético quien tiene sentido del deber ser, saber qué
requiere para llegar a ser, considerando al hombre como un todo
constituido por razón, voluntad y sentimientos, cuerpo y espíritu
y con un fin natural y otro que excede la naturaleza.
Capacidad de reflexión
Cuando el hombre reflexiona sobre sus actos, sobre sus
deseos, afectos y conocimientos, necesariamente surgen
para él una serie de interrogantes: el porqué y el para qué de
todo aquello.
Por medio de la reflexión llega a un balance y se plantea lo
que quiere en su vida, lo que le conviene como hombre.
El hombre maduro lleva consigo el hábito de ser tanto su
pasado como su futuro y su presente.
Capacidad de entablar amistades
profundas.
La persona madura es capaz de establecer una
relación afectiva basada en una sintonía espiritual
que tiende a una profundización mutua.
Su capacidad de relacionarse le viene de uno de los
trascendentales humanos… la coexistencia.
Manejo emocional
El hombre padece –en el sentido de ser sujeto- de variaciones
en lo anímico.
Se manejan con madurez cuando no nos dejamos llevar por lo
que se siente, sino por lo que se debe.
Los sentimientos ocupan un lugar importante en la vida de un
individuo, de modo que sabe no sólo reconocerlos, aceptarlos y
respetarlos, sino también, expresarlos sin inhibiciones y sin
primitivismos.
Criterio
Una persona madura posee criterio cuando sabe juzgar y
discernir lo más adecuado entre las alternativas.
Es comprensiva con los demás, aceptando que los demás
tienen libertad de pensar, sentir, actuar, de modo diverso al
propio, o, incluso, de manera contraria.
Existen diversas formas de apreciar las cosas. El reconocerlo
así es una de las más claras manifestaciones del criterio.
La flexibilidad
Flexibilidad significa mente abierta al cambio ; el hombre
flexible está más dispuesto a escuchar que a oír.
Se da cuenta de que hay mucho que cambiar, mucho que
hacer, que no todo está terminado.
Está dispuesto a poner a prueba sus ideas, las explora, pide
que las evalúen y no se molesta ni se torna agresivo si sus
sugerencias no se ponen en práctica.
Seguridad
La seguridad del hombre maduro está fincada en una
comprensión de su dignidad como persona: vale por lo que es y
no por lo que tiene.
Se preocupa por desarrollar sus propios recursos, cosa que lo
lleva a enfrentarse mejor con las circunstancias cambiantes del
medio.
Manejo de la frustración
La persona experimenta esta sensación cuando no ha
logrado algo –valioso- que deseaba.
Es un fenómeno frecuente en la vida de las personas; su
manejo, por parte de la persona madura, consiste
primeramente en la aceptación del fenómeno, cuando no he
alcanzado lo que deseaba.
Y Canalizar la agresividad que provoca su frustración en
formas productivas para superar los obstáculos.
Filosofía integradora
Cada una de las cualidades humanas descritas implica a las demás
necesariamente, puesto que el hombre maduro es un hombre integrado,
Cuando un individuo se mueve por unos principios sólidos, que de alguna
manera estructuran y dirigen su vida, posee precisamente esa filosofía
integrada.
Esos principios se caracterizan por se congruentes y consistentes. Lo que
se piensa está en relación directa con lo que se hace.
Búsqueda de la
felicidad
La felicidad de las personas mayores depende
más de una actitud positiva que del estado
físico
El estado de salud deja de ser sinónimo de un envejecimiento óptimo
Una actitud positiva ante la vida proporciona mayor felicidad en
la vejez que el estado de salud, según una investigación
desarrollada por la Universidad de California en San Diego.
El estudio pone de manifiesto que el optimismo y la actitud de
“hacer frente” a las cosas son más importantes para conseguir
un envejecimiento feliz, que las mediciones tradicionales de
salud y bienestar.
Una nueva percepción del envejecimiento que pone fin a la
creencia de que el buen estado físico es sinónimo de un
envejecimiento óptimo.
Qué es la felicidad
Tendemos siempre a perseguir la felicidad como una meta o un fin.
Lo vemos como un estado de bienestar ideal y permanente al que
hay que llegar.
Pensamos que podemos encontrarla en algún lugar.
Dos significados de "felicidad"
Por lo general “felicidad” se refiere a un sentimiento: la sensación de
placer, alegría o de placer. Sin embargo, como todos nuestros otros
sentimientos, los sentimientos de felicidad no duran.
El otro significado de la felicidad es “una vida rica, plena y
significativa”.
Es cuando tomamos decisiones sobre las cosas que realmente
importan profundamente en nuestros corazones, cuando nos
movemos en las direcciones que consideramos valiosas y dignas,
cuando se aclare lo que representamos en la vida y actuamos en
consecuencia, entonces nuestra vida es rica, plena y significativa, y
experimentamos una poderosa sensación de vitalidad.
Esto no es un sentimiento pasajero - es un profundo sentido de un
vida bien vivida.
Y a pesar de ser una vida, bien vivida, sin duda, nos dará además de
muchos sentimientos agradables, situaciones incómodas, como la
tristeza, el miedo y la ira. Esta es lo que nos espera. Si vivimos una
vida plena, debemos estar conscientes de que sentiremos toda la
gama de las emociones humanas.
“La clave de la felicidad consiste en
nuestras “actitudes deliberadas” esto es a
través de lo que hacemos en nuestra vida
cotidiana y de nuestra manera de pensar”.
La ciencia de la felicidad. Sonja Lyubomirsky
Tres rutas muy diversas hacia la
felicidad.
La primera es la vida agradable, que consiste en
tener tantos placeres como sea posible y poseer las
habilidades de amplificar esos placeres. Ésta es, por
supuesto, la única clase verdadera de felicidad para
algunos.
En segundo lugar, la vida buena, que consiste
en saber cuáles son tus fortalezas personales
para después orientar tu trabajo, amor,
amistad, ocio y afectos utilizando dichos puntos
fuertes para conseguir más flujo en la vida.
La tercera es la vida con sentido, que consiste
en poner las fortalezas de tu carácter al servicio
de algo que consideras que es mucho más
importante que tu misma persona.
Los procesos de vértigo y éxtasis
La forma en que jerarquizamos los valores, produce diversas actitudes
Actitudes como la soberbia, la enajenación y el hedonismo. Producen
Egoísmo… y es donde se inicia el proceso de vértigo.
Respeto, humildad y agradecimiento, producen generosidad y es aquí
donde se inicia el proceso de éxtasis.
La experiencia de Vértigo
Egoísmo, Afán de
dominio
Posesión
Euforia, Goce
Decepción, Tristeza
Pesimismo, Angustia
Tedio, Resentimiento
Desesperación , Amargura
Destrucción
Cuando el hombre descubre sus dones y
talentos, los potencializa y desarrolla, los
utiliza poniéndolos al servicio de terceros, y
trasciende en ello…esa es la verdadera
felicidad.
Mihaly Csikszentmihaly
La experiencia de Éxtasis
Felicidad
Júbilo festivo
Ilusión y agradecimiento
Optimismo y entusiasmo
Satisfacción y alegría
Exultación y gozo
Encuentro
Generosidad
y respeto
Precisamente porque soy humano,
persigo sin cesar lo inalcanzable,
sin pensar que quizás lo que más vale, lo
tenemos al alcance de la mano.
Poemas para la mujer del prójimo
El bohemio impuro
Descargar

Diapositiva 1