La novia en
el
Apocalipsis
Como usted sabe, los dos
primeros capítulos de Génesis,
nos hablan de la creación de este
planeta con todo lo que
contiene, cuyos habitantes
principales eran Adán y Eva
quienes formaban la iglesia y a la
vez simbólicamente la esposa de
su Creador, Cristo Jesús.
De la misma forma, los últimos dos capítulos de la Biblia
están dedicados a mostrar como Dios creará de nuevo
este planeta para que sea la morada de los redimidos
quienes formaban la esposa simbólica de Cristo en la
tierra.
Desde el momento de la primera
resurrección de los que murieron en Cristo
(1 Tes.4:16), y su ascensión al cielo (verso
17), hasta la resurrección de los impíos
transcurren mil años (Apoc.20:5).
Resurrección
de los impíos
Resurrección de
los santos
Mil años Apoc.20:5.
Una vez que los que no
quisieron aceptar a Cristo
como el “esposo”, son
destruidos por el fuego, y la
tierra es purificada, es donde
Juan dice:
Vi un cielo nuevo y una tierra
nueva; porque el primer cielo y
la primera tierra pasaron, y el
mar ya no existía más
(Apocc.21:1).
Y yo Juan vi la santa ciudad,
la nueva Jerusalén, que
descendía del cielo, de Dios,
dispuesta como una novia
ataviada para su marido
(Apoc.21:2).
Note que una vez más la
Biblia utiliza a una novia
humana, para describir la
apariencia con la cual estaba
arreglada la nueva Jerusalén
También encontramos
aquí que tanto Pablo
como Juan no sabían
realmente quién era la
esposa del Cordero, pues
tanto el matrimonio, y
“la iglesia y ahora la
nueva Jerusalén están
ataviadas como una
novia para su marido”
¿Entonces quién es la novia verdadera y donde está?
Y vino a mí uno de los siete
ángeles que tenían las siete copas
llenas de las siete plagas
postreras, y habló conmigo,
diciendo: Ven acá, yo te mostraré
la desposada, la esposa del
Cordero.
Y me llevó en el Espíritu a un
monte grande y alto, y me
mostró la gran ciudad santa de
Jerusalén, que descendía del
cielo de Dios, (Apoc.21:9,10).
Al fin encontramos la
respuesta: Esta es la novia, la
desposada y Esposa que estaba
representada por el matrimonio
y la iglesia desde el Edén en
adelante, descrita por todos los
profetas, el apóstol Pablo y el
mismo Juan.
Juan, después de pasear la ciudad, asombrado por su
belleza dice: “Y no vi en ella templo; porque el Señor
Dios Todopoderoso es el templo de ella, y el Cordero”.
(Apoc.21:22).
Dios tiene dos
templos, Uno lo
constituye su iglesia, y
el otro la “nueva
Jerusalén”.
¿Cómo probamos esto?
1Cor.3:16,17. ¿No sabéis que sois templo de
Dios y que el Espíritu de Dios habita en
vosotros? ….Pues el templo de Dios es santo; y
ese templo sois vosotros
Pablo dirige su atención a los
que constituyen el edificio
espiritual. Colectivamente
forman el templo espiritual
de Dios en el cual reside el
Espíritu de Dios
Dios quiere morar en su corazón y en el mío ahora, preparándonos para que
podamos morar con Él y con su esposa, por la eternidad en la tierra nueva.
Además tenia ... “Un
trono, del Padre y del Hijo”
Ap. 22:1.
En ambos casos implica unidad
perfecta. Dios morando dentro
de su iglesia y en la ciudad. Y
compartiendo el trono con su
Hijo.
Así entendemos mejor las palabras dirigidas por Dios
a los esposos en el Edén: “Y serán una sola carne”
(Génesis 2:24).
Esta revelación nos sitúa
ante dos templos del
Espíritu Santo.
Lo que a primera instancia
puede parecer una
incongruencia, es sin
embargo lo lógico en el
pensamiento espiritual, ya
que la ciudad que es su
esposa, y la Iglesia, son
dos templos del Espíritu.
Las bodas de los dos
templos, son por lo
tanto la unidad de dos
almas para la
eternidad, la del Hijo
de Dios y la nuestra.
Dos templos.
Un templo es Dios todopoderoso
y el Cordero, y el otro templo
somos nosotros.
Entonces la iglesia que nuestro
Señor recibirá para sí será “una
iglesia gloriosa, que no tuviese
mancha ni arruga ni cosa
semejante, sino que fuese santa
y sin mancha” (Efe.5:27).
Entonces ella aparecerá como
dice (Cantares 6:10). “como el
alba, hermosa como la luna,
radiante como el sol, imponente
como ejércitos en orden de
batalla?»
¿Qué representa la boda?
La boda representa el acto de ser
investido Cristo de la dignidad de
Rey, -una vez que haya sido borrado
para siempre el pecado y los
pecadores -.
Las bodas del Cordero hacen que la
intimidad entre el Hijo de Dios y
nosotros sea como la del Padre con
el Hijo en cuanto nos dice:
“Yo estoy en mi Padre y vosotros en mi y yo en
vosotros” (Juan 14:20).
Conociendo y
discerniendo esto,
llegamos al
entendimiento de que
unos estamos en los
otros por el Espíritu,
todos somos uno en
Cristo y en Dios, por el
Espíritu, y por el poder
de Su amor Espiritual
que es el vínculo
perfecto.
Solo allí se cumplirá el deseo de
Dios: “Y habrá un solo Pastor y
un solo Redil” . Ya que aquí, los
hombres fragmentaron el redil
de Dios en más de 3000
denominaciones, que llaman
“cristianas”.
Todos, Dios
Padre,
Jesucristo y
toda la Iglesia
somos uno
como nos
enseña el
Señor en
(Juan 17:21)
“Que todos sean uno.
Como tú, Padre, en mí y
yo en ti, que también
ellos estén en nosotros”
Y para que tengamos esa
unidad y esencia Jesucristo ora
por nosotros al Padre: “Para que
todos –los que estaban con Él
en ese momento, y en el futurosean uno, como tú, oh Padre, en
mí, y yo en ti”.
De esta forma entendemos el
matrimonio: “Serán – los dosuna sola carne-. Por eso
podemos decir y sentir que el
Reino de Dios está entre
nosotros.
Desde ahora nos hemos “llegado al monte
de Sión, y á la ciudad del Dios vivo,
Jerusalén la celestial, y á la compañía de
muchos millares de ángeles” (Heb. 12:22).
Joel 3:17
“Jerusalén
será santa, y
extraños no
pasarán por
ella
Efe. 2:20 al 22
“Edificados sobre el
fundamento de los
apóstoles y profetas,
siendo la principal
piedra del ángulo
Jesucristo mismo, en
quien todo el edificio,
bien coordinado, va
creciendo para ser un
templo santo en el
Señor”.
Templo espiritual
Apoc. 19:7 y 8.
Gocémonos y alegrémonos y
démosle gloria; porque han
venido las bodas del Cordero, y
su esposa se ha aparejado. Y a
ella se le ha concedido que se
vista de lino fino, limpio y
resplandeciente; porque el lino
fino es la justicia de los santos.
Debe prepararse la Iglesia para la boda, cada alma individualmente.
Por medio de la vestidura de acciones justas, la iglesia ha de vivir en
obras y oraciones para estar vestida tras la salvación que ya nos dio
Cristo por gracia.
Estas vestiduras santas se nos
han concedido como lino limpio
Ap. 19:8 por ello la vestidura
tiene dos partes.
1ª la justicia de Cristo, porque Él
pagó nuestros pecados, y ahora
somos santos sin merecerlo
representada por el vestido. y
2ª las acciones justas de los santos.
Una vez que el pecador se entregó a Cristo, la Biblia dice: “Bienaventurados los que guardan
sus mandamientos, para que su potencia sea en el árbol de la vida, y que entren por las
puertas en la ciudad (Apoc.22:14. R.V. 1602; Lea Ezequiel 36:25-27).
Recuerda. Esto incluye la observancia del sábado.
Aunque no podamos comprender claramente
que significan estos símbolos, si podemos
confiar en la Palabra de Dios, pues proceden
de un Dio s que “No miente” (Num.23:19).
El saber a la plenitud este tema,
no es relevante para la salvación,
lo que si es relevante es saber
que usted y yo formamos parte
del “templo de Dios”, ¿No sabéis
que sois templo de Dios y que el
Espíritu de Dios habita en
vosotros? (1 Cor.3:16).
Cada uno somos como un ladrillo,
en la construcción del templo
espiritual, cuya mescla es el amor,
que nos une unos con otros, con
Dios, el Cordero y el Espíritu
Santo.
Reflexionemos por un momento en el
incomparable amor de Dios manifestado aquí,
siendo que somos: “desventurados,
miserables, pobres, ciegos y desnudos”
(Apoc.3:17).
A pesar de que tenemos en
contra nuestra estos cinco
calificativos, Dios nos ama.
Y desea invitarnos a la
boda del Cordero.
Ahora, o sea, ya, desde el
momento que aceptamos a
Cristo, somos invitados a la
boda, pero Dios nos hace
una advertencia:
“Si alguno destruye el
templo de Dios, Dios le
destruirá a él”. – Y hace
énfasis- “Porque el templo
de Dios sois vosotros”
(1Cor.3: 17
¿Qué hacer para no “destruir el templo de Dios” y que se
haga nula la invitación a la boda?
1). Juan 15:4. “Permaneced
en mí”.
2). 1Cor.10:31. “Ya sea que
comáis, que bebáis, o que
hagáis cualquier otra cosa,
hacedlo todo para la gloria
de Dios”.
Quiere decir que todo lo que
hagamos lo consultemos con
la Palabra de Dios.
¿No sabéis que los injustos no heredarán el
reino de Dios?
No erréis; ni los fornicarios, ni los
idólatras, ni los adúlteros, ni los
afeminados - Hacer perder la
virilidad o adquirir modales de
mujer-, ni los que se echan con
varones, ni los ladrones, ni los
avaros, ni los borrachos, ni los
maldicientes – que tiene por
costumbre maldecir, o que habla
mal de los demás-, ni los,
estafadores -consiste en el engaño-,
heredarán el reino de Dios
(1Cor.6:9-10).
Solamente ¿Quiénes podrán entrar al
banquete de boda?
Mateo 24:13 Pero el que persevere
hasta el fin, ése será salvo.
A los que hayan permanecido en
“santidad a Jehová” el “Cordero”
dirá: “Venid, benditos de mi
Padre, heredad el reino preparado
para vosotros desde la fundación
del mundo”. Mat.25.34. El “reino”
está simbolizado aquí por el
banquete de boda.
¿Qué hace que el invitado se convierta
en la “Virgen pura”?
Apoc.7:23-24. Y yo le dije: Señor, tú lo sabes. Y
él me dijo: Éstos son los que han salido de gran
tribulación, y han lavado sus ropas, y las han
emblanquecido en la sangre del Cordero.
1).
Han lavado sus ropas en la
sangre del Cordero, Cristo Jesús.
y
2). Han pasado por tribulaciones
por causa de Cristo.
Por esto están delante del trono de Dios, y le
sirven día y noche en su templo; y el que está
sentado sobre el trono extenderá su
tabernáculo sobre ellos.
No tendrán más hambre, ni sed; y el sol no
caerá más sobre ellos, ni ningún calor;
porque el Cordero que está en medio del
trono los pastoreará, y los guiará a fuentes
vivas de aguas: Y Dios enjugará toda lágrima
de los ojos de ellos (Apoc.7:15-17).
Para poder ser nosotros
uno de esos, lo que nos
incumbe es prepararnos
debidamente para
participar de la boda del
Cordero, lo cual les
aseguro que está más
cerca de lo que usted se
imagina, pues ya se
sienten los pasos de la
venida del Novio, Cristo
Jesús. Que Dios le bendiga
es mi deseo. Amen.
Llamado:
Si no ha entregado su
vida a Cristo, hágalo hoy
mismo, y comience a
obedecerle.
Descargar

Presentación de PowerPoint