Jesús comienza a hablar un lenguaje nuevo: está llegando el “reino de Dios”.
No hay que seguir esperando más, hay que acogerlo.
Hay que proclamar a todos esta “Buena Noticia”.
El pueblo se ha de convertir, pero la conversión no va a consistir en prepararse
para un juicio, como pensaba Juan, sino en “entrar” en el “reino de Dios”
y acoger su perdón.
El reino de Dios sólo puede ser anunciado desde el contacto directo y estrecho
con las gentes más necesitadas de respiro y liberación.
La semilla del reino sólo puede encontrar buena tierra entre los pobres de Galilea.
“Dios ya está aquí buscando una vida más dichosa para todos.
Hemos de cambiar nuestra mirada y nuestro corazón”.
Eso es lo que les quiere comunicar con su palabra y con su vida entera.
José Antonio Pagola.
Jesús: aproximación histórica.
Marcos 1, 12-15. I domingo de Cuaresma –B-. 1 marzo 2009.
12
A continuación, el Espíritu lo impulsó hacia el desierto,
El Espíritu es protagonista en la vida de Jesús.
El Espíritu que ha descendido sobre Él en el bautismo, es quien lo lleva al desierto.
No es una encerrona, sino algo que responde al plan de Dios.
Jesús caminará siempre movido por el Espíritu. Puede llevarle al Tabor o puede
llevarle a Getsemaní. Siempre lo que el Espíritu decida.
El desierto es lugar de búsqueda, de discernimiento, de austeridad, de escucha,
de descanso, de oración, de encuentro con un@ mism@ y con Dios.
Lugar de misericordia y de amor: “De ti recuerdo tu cariño juvenil, el amor de tu
noviazgo, aquel seguirme tú por el desierto” (Jr 2,2)
donde Satanás lo puso a prueba durante cuarenta días.
Estaba con las fieras y los ángeles lo servían.
13
Sentir la tentación-prueba es bueno. Jesús la vivió.
Supone: sensibilidad ante Dios y [email protected] demás. Atención al espíritu.
Esfuerzo de conversión permanente.
Escucha de la Palabra. Necesidad de oración constante.
Nos ayuda a conocernos mejor, a crecer, a ser más realistas,
más pacientes y prudentes, más humildes, más [email protected], más [email protected],
más [email protected] de Dios.
Después que Juan fue arrestado, marchó Jesús a
Galilea, proclamando la buena noticia de Dios.
14
Galilea
El mensaje y la vida de Jesús es Buena y Nueva Noticia. Puro regalo,
fuente de vida, descanso y alegría, anuncio de la cercanía liberadora de Dios.
Para transmitir la Buena Noticia es esencial el gozo, el alegre convencimiento
de quien la anuncia, para que produzca alegría en quien la recibe.
En el Evangelio de Marcos Galilea tiene un significado especial. En Galilea,
tierra de personas gentiles, impuras y marginadas, se hace presente, por primera
vez, la Buena Noticia. Galilea es el lugar al que se remite a los discípulos después
de la resurrección. Sólo le puede ver y experimentar a Jesús quien regresa
a Galilea –quien opta por las personas más necesitadas- a proseguir su causa.
Decía:
–Se ha cumplido el plazo y
está llegando el reino de Dios.
15
El reino de Dios es el sueño de Jesús,
el núcleo de su mensaje,
de su enseñanza
y de su actividad,
y el sueño de toda la humanidad.
Significa que la paz, la justicia,
la solidaridad, el amor reinan
entre los seres humanos
y en la naturaleza.
Si para Jesús fue tan
decisivo y fundamental,
así ha de ser para [email protected]
Para [email protected] el Reino es
ofrecimiento, don
y una tarea que se nos encarga.
Jesús nos quiere en el mundo,
donde se juegan los intereses de Dios,
y de las personas más necesitadas.
No podemos vivir al margen de la
historia si queremos anunciar
el reino de Dios.
Convertios y creed en el evangelio.
“Convertios” es el primer mensaje de Jesús. Convertirse es cambiar de rumbo,
tomar otra dirección, cambiar de mentalidad.
Nuestra respuesta al ofrecimiento del Reino y la Buena Noticia es una actitud
de fe y de conversión.
El anuncio del Reino pide un cambio. No es posible contener en las viejas
estructuras –personales, mentales, sociales, religiosas...- lo que Jesús es y ofrece:
justicia, paz, verdad, compasión, amor, vida.
Las viejas estructuras no sirven para acoger la Buena Nueva de Jesús.
Los que habéis sido bautizados,
los que habéis escuchado la voz del Espíritu,
los que habéis acogido la revelación del Dios vivo,
los que habéis descubierto que sois sus hijos,
¡adentraos en el desierto sin miedo
y caminad con paso ligero!
Cuaresma es ese tiempo que viene y va,
tiempo para vivirlo en camino,
sin instalarse, sin retenerlo, sin lamento,
con la esperanza siempre a flor de piel
y la mirada fija en otro tiempo,
la Pascua, que es definitivo.
Entrad en Cuaresma convencidos,
listos para el combate,
ligeros de equipaje;
la mente despejada,
entrañas llenas de ternura y misericordia,
calzado apropiado,
y mucha paciencia con vosotros mismos.
Dejaos mecer por la brisa del Espíritu;
poned vuestro corazón en sintonía
con los latidos de Dios y el grito de los
afligidos, bebed en los manantiales de la
vida y no os dejéis engañar por los
espejismos del desierto.
Bajad del monte a los caminos de la vida,
bajad sin miedo y llenos de misterio.
No profanéis los templos vivos,
buscad de noche como Nicodemo
y, como aquellos griegos, preguntad a
discípulos y amigos por Jesús y su Reino
y cómo sembrarse en el campo del mundo
para germinar a su estilo.
Vivid la Cuaresma bien despiertos,
con fe, esperanza y amor,
fijos los ojos en Jesús.
Daos esa oportunidad.
Ulibarri Fl.
Descargar

Cuaresma I B