LA ILÍADA
El poema de Ilión (Troya)
ILÍADA
Canta, oh diosa, la cólera del Pelida Aquiles; cólera funesta que causó
infinitos males a los aqueos y precipitó al Hades muchas almas valerosas de
héroes, a quienes hizo presa de perros y pasto de aves -cumplíase la
voluntad de Zeus- desde que se separaron disputando el Atrida, rey de
hombres, y el divino Aquiles.
Asamblea de los griegos. El adivino
Calcante debe decir por qué los dioses
han enviado una epidemia al
campamento griego y, temiendo
represalias por sus palabras, pide la
protección de Aquiles.
Homero
LA PESTE
Agamenón es la causa. Crises, sacerdote de Apolo, había ido al campamento aqueo para
rescatar a su hija Criseida, que había sido hecha cautiva y adjudicada como esclava a
Agamenón; éste había despreciado al sacerdote, negándose a devolverle su hija y
despidiéndole con amenazadoras palabras; Apolo, indignado por esta humillación, había
provocado una terrible peste en el campamento aqueo.
AQUILES Y AGAMENÓN
Muy a su pesar, Agamenón devuelve a Criseida, pero, tras una encendida
discusión con Aquiles, le arrebata Briseida: éste se retira del combate, no sin
antes insultar gravemente al rey, al que estuvo a punto de matar
AQUILES Y AGAMENÓN
Atenea retiene a Aquiles
Tetis pide a Zeus que conceda a los troyanos una victoria parcial.
Canto I
EL SUEÑO ENGAÑOSO
Zeus envía un sueño
engañoso a Agamenón: “Ve,
oh rápido sueño, y mándale
que al momento arme a los
melenudos aqueos, porque
ahora podría tomar la ciudad
de anchas calles, Troya, pues
un infortunio amenaza a los
teucros.”
El rey atrida arenga a sus
tropas antes de la batalla y,
con la ayuda de Hera y
Atenea, les insufla coraje.
Evidentemente Zeus piensa
atender los ruegos de Tetis y
conceder una victoria parcial
al ejército troyano.
CATÁLOGO
Canto II
PARIS Y MENELAO
Combate singular entre Paris y
Menelao, que no produce ningún
resultado, pues, cuando aquél va a
ser vencido, lo arrebata por los
aires la diosa Afrodita y lo lleva
al lado de Helena.
Pándaro, por inspiración de
Atenea, rompe la tregua pactada.
Se reanuda el combate.
Cantos III-IV
DIOMEDES
Entre los aqueos
destaca Diomedes, que
incluso es capaz de
hacer huir a los
mismísimos dioses
Ares y Afrodita.
DIOMEDES
Canto V
Entre los troyanos destaca
Héctor, que ha regresado a
Troya para ordenar que las
mujeres se congracien con
Atenea mediante plegarias
y ofrendas. Antes de
regresar al campo de
batalla, se encuentra con
su esposa y con su hijo,
aún de tierna edad.
HÉCTOR Y ANDRÓMACA
HÉCTOR Y ANDRÓMACA
Contrasta el comportamiento de Héctor, héroe inocente que se sacrifica por
Troya, con el de Paris, culpable y egoísta, que sólo piensa en él.
Canto VI
HÉCTOR Y ÁYAX
Héctor desafía a los héroes
aqueos. Echadas las suertes, le
toca a Áyax, y luchan hasta el
anochecer. Se pacta una tregua de
un día, que los aqueos aprovechan
para enterrar a los muertos y
construir un muro en torno al
campamento.
Canto VII
AVANCE TROYANO
Batalla favorable a los
troyanos, que quedan
vencedores y pernoctan en
el campo, en vez de retirarse
a la ciudad, y así poder
rematar la victoria al día
siguiente. Zeus, en asamblea
divina, había prohibido a los
dioses acudir en socorro de
los combatientes; él, en
cambio, ha ayudado a los
troyanos.
Canto VIII
EMBAJADA A AQUILES
Agamenón, arrepentido y lamentando su disputa con Aquiles, por consejo de
su anciano asesor Néstor, envía a Ulises, Áyax y al viejo Fénix como
embajadores ante Aquiles. Deben solicitar su ayuda, a cambio de la
devolución de Briseida y de abundantes regalos que compensen la afrenta
sufrida. Pero Aquiles se mantiene obstinado a inflexible.
Canto IX
Canto X
PRESIÓN TROYANA
Cantos X-XIII
Los griegos consiguen recuperarse gracias a Hera, que ha dormido a
Zeus, y a Poseidón. Pero Zeus se despierta airado y Apolo lleva a los
troyanos a las posiciones de antes de la intervención de Poseidón:
dentro del campamento aqueo. Guiados por Zeus atacan las naves
aqueas y les ponen en fuga. La situación es crítica en extremo.
ATAQUE A LAS NAVES
Canto XV
PATROCLO
Al advertirlo, Patroclo suplica a
Aquiles que rechace al enemigo;
y, no consiguiéndolo, le ruega
que, por lo menos, le preste sus
armas y le permita ponerse al
frente de los mirmídones para
ahuyentar a los troyanos.
Accede Aquiles, y le recomienda
que se vuelva atrás cuando los
haya echado de las naves, pues
el destino no le tiene reservada
la gloria de apoderarse de Troya.
PATROCLO
Mas Patroclo, enardecido por sus hazañas, entre ellas la de dar muerte
a Sarpedón, hijo de Zeus, persigue a los troyanos por la llanura hasta
que Apolo le desata la coraza. Euforbo lo hiere y Héctor lo mata.
Canto XVI
MENELAO
Se entabla un encarnizado combate entre aqueos y troyanos para
apoderarse de las armas y del cadáver de Patroclo. Por fin, Menelao y
Meriones, protegidos por los dos Áyax, cargan a sus espaldas con el
cadáver de Patroclo y se lo llevan al campamento.
Canto XVII
RETORNO DE AQUILES
Cantos XVIII-XIX
AQUILES
Vestido con la armadura que le había fabricado Hefesto, Aquiles se
reconcilia con Agamenón. Briseida lamenta la muerte de Patroclo y
el ejército aqueo se prepara para la batalla que va a tener lugar.
Cantos XX-XXI
AQUILES
Los dioses, en asamblea extraordinaria, no se ponen de acuerdo sobre a quién
había que favorecer. Aquiles, enfurecido, vuelve al combate y mata a tantos
troyanos que los cadáveres obstruyen la corriente del río Janto. Apolo interviene
para que los troyanos puedan entrar en la fortaleza
Cantos XX-XXI
MUERTE DE HÉCTOR
Aquiles vuelve al campo de batalla y delante de las
puertas de la ciudad encuentra a Héctor, que le esperaba;
huye éste, aquél le persigue y dan tres vueltas a la ciudad
de Troya; Zeus coge la balanza de oro y ve que el destino
condena a Héctor, el cual, engañado por Atenea, se
detiene y es vencido y muerto por Aquiles, a pesar de
saber éste que ha de sucumbir poco después que muera
el caudillo troyano.
FUNERALES DE PATROCLO
Aquiles celebra unos espléndidos funerales en honor
de Patroclo, mientras ata el cadáver de Héctor por
los pies a su carro y se lo lleva arrastrando por el
polvo; y desde entonces todos los días, al aparecer
la aurora, lo vuelve a arrastrar hasta dar tres vueltas
alrededor del túmulo de Patroclo.
FUNERALES DE PATROCLO
Canto XXIII
FUNERALES DE HÉCTOR
Los dioses se apiadan finalmente de Héctor y Zeus
encarga a Tetis que convenza a su hijo para que
devuelva el cadáver. A su vez ordena a Príamo, por
medio de Iris, que vaya con magníficos presentes a la
tienda de Aquiles para rescatar el cuerpo de Héctor.
Le acompañará sólo un heraldo. Príamo obedece y
parte con el heraldo ideo y dos carros; antes de llegar
al campamento se les aparece Hermes, que los guía
hasta la tienda del héroe; entra Príamo y, echándose a
los pies de Aquiles, le dirige la súplica más
conmovedora; Aquiles entrega el cadáver, los dos
ancianos lo conducen a Troya y se celebran con toda
solemnidad las honras fúnebres de Héctor, que era el
principal sostén de Troya.
Canto XXIV
FUNERALES DE HÉCTOR
Respeta a los dioses, oh Aquiles y
compadécete de mí recordando a tu
padre... Me he atrevido a lo que nadie
hizo en la tierra: a llevarme a los labios
la mano de aquel que ha matado a mis
hijos
Descargar

illias - AULA 31 | Bitácora de LITERATURA y LENGUA