Abordando el pulpito
Homilética y oratoria
Consideramos que la
Homilética y la oratoria están
estrechamente relacionadas.
La primera es teórica,
porque tiene que ver con la
correcta preparación y
presentación del sermón, la
segunda es practica, porque,
es el arte de la elocuencia y
tiene como fin persuadir o
convencer por medio de la
Palabra.
Elementos de
la
comunicación:
El emisor:
El mensaje:
El receptor:
La respuesta:
► En
la Biblia se destacan por su fuerza de
sus discursos hombres como: Moisés,
Aarón, Josué y muchos otros,
sobresaliendo como el mejor exponente
de este arte en el Antiguo Testamento el
profeta Amós. Este profeta fue el primero
en dirigirse a las grandes masas al estilo
de los oradores y las manifestaciones
políticas modernas.
► En
el Nuevo Testamento nos impresionan
por su elocuencia y lucidez los discursos
expuestos por Esteban, Pedro, y ante todo
Pablo, quien haciendo acopio de
conocimiento humano, pero en mayor nivel
de sabiduría dada por el Espíritu Santo,
supo llegar hasta lo mas profundo de la
mente de sus oyentes, a tal grado, que el
rey Herodes Agripa, uno de los tiranos de la
época, exclama: “Pablo, por poco me
persuades a ser cristiano: (Hechos 26:28).
► En
la cuna de la civilización de
la cultura antigua (Grecia), a
Pablo, como a ningún otro de
los apóstoles, se le permitió el
acceso al “nido” de juristas,
famosos por su sapiencia,
oratoria e imparcialidad en la
ventilación de juicios, como lo
era el areópago, tribunal
superior ubicado en la ciudad
de Atenas,
►y
allí le vemos ante tan osados y elocuentes
hombres exponiendo la existencia de Dios
que para ellos era desconocido, siendo su
mensaje tan agudo y convincente que las
Sagradas Escrituras asientan lo que sucedió
con estos estudiosos jurisconsultos: “Mas
algunos creyeron, juntándose con él, entre
los cuales estaba Dionisio, el areopagita,
una mujer llamada Damaris y otros con
ellos.” (Hechos 17:34).
► En
los últimos tiempos el Evangelio ha
tenido grandes exponentes, entre los que
podemos mencionar a Moody, Spurgeon,
Billy Graham, Yiye Ávila y Luis Palau, etc.
► Debemos admitir que la preparación
homilética del predicador puede ser muy
“académica” y su palabra muy florida, pero,
el ingrediente principal es la unción de
Espíritu Santo,
► en
otras palabras, el mensajero podrá
elaborar mil buenos bosquejos, pero si a su
predica le falta tal ingrediente, su discurso
solo hará el ruido de una sonaja.
► Actualmente sentimos que es de suma
necesidad preparar predicadores que
siembren la semilla del Evangelio con
denuedo por ser el tiempo del fin.
► “alzad vuestros ojos y mirad los campos,
porque están listos para la siega” (Juan
4:35).
Partes invariables del mensaje
Todo mensaje tiene partes invariables, es
decir, que no cambian, y estas son:
I. introducción
II. Cuerpo o desarrollo
III. Aplicación
IV. Conclusión
V. Llamamiento (parte suplementaria)
Estas partes las podemos comparar con el esqueleto humano
en que cada hueso va armónicamente unido al otro.
► Antes
de explicar en que consiste cada una
de estas facetas del sermón, haremos un
bosquejo sobre Josué 24:15
► Elaborando el Bosquejo del sermón.
► De la misma manera que comparamos las
partes invariables del mensaje con el
esqueleto, ahora llegamos al bosquejo, plan,
trazo, proyecto, o esbozo de lo que será el
sermón.
► La Biblia nos ordena trazar bien la Palabra:
“...que traza bien la Palabra de verdad”. (2
Timoteo 2:15).
► Por
analogía diremos que el bosquejo es
semejante a los músculos y órganos que
dan forma al cuerpo.
► Consiste en las partes del mensaje, las
cuales deben de seguir una estructura, de
otra manera, los pensamientos se dislocan y
la predica perdería sentido. De ahí que, para
evitar pobreza en la expresión debemos
anotar las fases en orden lógico, o sea,
exponerlos unos a continuación de otros,
partiendo del tema general.
Titulo: “Una resolución inalterable”
Tema: “La idolatría en el cristiano”
Texto: Josué 24:15
Introducción. Los Israelitas fueron salvados
por Jehová del yugo de esclavitud al que los
tenían sometidos los egipcios y los bendijo
en gran manera durante su peregrinaje en
el desierto.
I) Semblanza de Egipto.
a) Era el pueblo mas civilizado del antiguo mundo.
b) Era un pueblo idolatra y supersticioso.
c) La civilización y el pecado son hermanos gemelos.
II) Israel era el pueblo escogido por Dios.
a) Por su rebeldía Dios permitió que los esclavizaran.
b) Los Israelitas se contagiaron de la idolatría
egipcia.
c) Sin embargo, el Señor siempre estuvo pendiente
de ellos.
II. Antes de su muerte Moisés dejó como
sustituto a Josué.
a) Josué era un joven de probada valentía.
b) Su nombre significa Jehová salva.
c) Su fe en Jehová era absoluta.
III) Los creyentes debemos amar a Dios
como Josué.
a) debemos abandonar cualquier clase de
idolatría.
b) Debemos involucrar a la familia en la
adoración a Dios.
c) Nuestra resolución de obedecer y servir al
Señor debe ser inalterable: pese lo que
pese, cueste lo que cueste y pese a quien le
pese.
► Conclusión:
la
idolatría es una
trampa eficaz de
Satanás con la que
siempre quiere hacer
presa del creyente.
Pero, no tendrá poder
sobre este, siempre y
cuando tome una
resolución
inalterable.
► Lectura
del pasaje o versículo base del
mensaje.
► Siempre tenga su Biblia a la mano, es la
fuente de autoridad, además el mensaje lo
basará en ella, por que Dios respalda su
Palabra. Usted, solo es el instrumento que
Dios usará. Es bueno memorizar textos,
pero cuando se trata de dar el mensaje,
léalos en su Biblia.
► En
esta parte de la introducción se
necesita:
► Pedirle gentilmente a la congregación que
se ponga de pie, si no ha hecho, e indicarle
el pasaje o texto base del sermón. Repita
despacio el libro, capitulo y versículo, hasta
cerciorarse de que todos lo hayan
localizado.
► Ejemplo:
► Por
favor, hermanos, tenga la
amabilidad de ponerse de pie en
reverencia a la Palabra de Dios y abran
sus Biblia en el capitulo 24 y verso 15
del libro de Josué.
► Note si hay alguien que tiene dificultad en
encontrarlo, lo más probable es que sea
recién convertido, pida que alguien le ayude
a ubicarlo, es importante que el nuevo
hermano participe de la lectura de la Biblia.
► Ejemplo:
► Observo
que aun hay hermanos que no han
podido localizar el pasaje que será objeto
del mensaje, le ruego a los hermanos
vecinos de asiento que por favor le presten
su ayuda, por mi parte esperaré hasta que
todos lo encuentren.
► Lea despacio. Debe hacerlo bien,
deteniéndose en los signos de puntuación.
Ejemplos de las pausas en los signos de puntuación:
, (Coma) una pausa corta
_____
; (Punto y coma) pausa mas larga que la coma
_______
. (Punto y seguido) pausa mas larga que el punto y
coma
_____________
. (Punto y aparte) pausa igual a la del punto y
seguido
_____________
… (Puntos suspensivos) la pausa mas larga
___________________
Haga énfasis en las palabras claves esto lo logrará si
previamente lo subraya.
► Leyendo
mucho en voz alta sin atropellar las
palabras logrará obtener claridad en la
expresión.
► Cuando ya se encuentre en el pulpito nunca
lea más de diez versículos. Luego ore para
que Dios le utilice como portavoz de su
Palabra, hágalo en voz alta y clara. La
oración debe ser corta. Nunca ceda esta
oración a un hermano, al respecto Spurgeon
dice: “Yo cedería primero el sermón,
pero nunca esta oración”
► Pídale
amablemente a la congregación que
se siente, luego, anuncie con fuerza y
determinación el titulo del sermón.
► Ejemplo:
► “Por favor, tome asiento. Mi tema esta
noche es: “Una resolución inalterable”
► Lea la introducción transcrita en su
bosquejo.
► Cuerpo
o desarrollo
► En esta parte invariable del mensaje
externará que razones o motivos le inducen
a exponerlo.
► Dará a conocer los antecedentes de toda
cuestión, refiriéndose a los personajes,
tanto primarios como secundarios y el
ámbito que aparece en la fracción bíblica
objeto de la prédica.
► En
esta parte también
tiene que aportar
pruebas que contribuyan
a demostrar la verdad de
los extremos a exponer y
del peor que escogió ese
tema, ya que toda
persona asiste al culto
con el propósito de ser
edificada
espiritualmente.
► Aplicación
► Esta
es la columna vertebral del mensaje.
Es acá donde usted va a comparar los
hechos sucedidos en el pasaje objeto del
sermón con la situación actual, que de
alguna manera será un parragón, con
quienes le escuchan, ese es el milagro de la
homilía: decir la Palabra que fue escrita
miles años atrás, con la misma fuerza y
poder de aquel entonces, en el nivel que la
audiencia entiende, sin adulterarla.
► Es
aquí donde usted va a confrontar a cada
individuo de la congregación en la posición
en que se encuentra con la relación a la
armonía con el Señor.
► Es en esta porción cuando comienza el
sermón. Cuando debe de hacer ver el
propósito, y objeto fundamental de su
disertación.
► “He
escogido este tema porque la necesidad
que los cristianos tenemos, en estos
tiempos cruciales, de acercarnos mas
íntimamente al Señor. Porque a pesar de
conocerle y haber experimentado sus
grandes bendiciones, aun nos distraen cosas
que posiblemente hemos convertido en
ídolos, los cuales nos han apartado la
mirada de él, tal como les sucedía a los
israelitas en tiempos de Josué”.
► Conclusión
► Es
la parte mas del
sermón, pero todo lo que
tiene hacer es basarse
en la que lleva escrita en
el bosquejo ampliándola
con un resumen o repaso
de los puntos tratados en
el mensaje, haciendo
énfasis en el punto base
de la enseñanza.
► Los
oradores griegos le llamaban a esta
parte “el esfuerzo final del cual
depende el resultado de la lucha”. Ya
que, las palabras finales, son las que los
oyentes retienen del sermón. Por lo que
este debe de terminarlo bien.
► Conclúyalo en el tiempo preciso que han
asignado o cuando vea que las personas
comiencen a sentirse inquietos, estén
bostezando continuamente o viendo con
frecuencia el reloj.
► Nunca
diga repetidamente: “para
concluir”, “finalmente”, “por ultimo”
haciendo creer una y otra vez que por fin va
a terminar el mensaje y sin embargo, sigue
hablando. ¡Que pena! Dicen que esta es la
mentira mas frecuente del predicador.
► Tenga en mente que el final de su
predicación debe dar un impacto tan sólido
como su comienzo, el cual se pierde cuando
hacemos lo dicho anteriormente.
► La
extensión de cada parte del
mensaje.
► Es
absolutamente necesario, que el estudiante de
oratoria tenga presente:
► La introducción debe ser breve, en un tiempo
máximo de 3 minutos.
► El cuerpo o desarrollo debe ser expuesto en 5
minutos.
► La aplicación como parte medular del mensaje,
puede ocupar entre 15 1 20 minutos.
► La conclusión ocupará un máximo de 3 minutos.
► Es
abuso para los hermanos que componen
la congregación no saber como terminar un
mensaje. Hay muchos predicadores que
continuamente hacen el anuncio que ya van
a culminar, sin embargo siguen hablando
como ya anotamos. Muchas veces eso
sucede porque aunque quiere terminar no
sabe como hacerlo y luego se pierde
extendiéndose en nuevas consideraciones
que lo alargan innecesariamente.
► Esto
pasa con frecuencia con el predicador
novato, o con aquel que nunca a estudiado
homiletica y oratoria, no sabe como concluir
el mensaje, no se decide a decir la ultima
palabra, enredándose, por lo tanto, cada
vez mas y torturando a sus oyentes. (Como
el piloto inexperto, cuando hace su primer
aterrizaje, va de tumbo en tumbo hasta
detenerse por pura inercia.
► Para
concluir el mensaje hágalo con una
frase, alrededor de la cual, giraran sus
ultimas palabras.
► El llamamiento o invitación a aceptar a
Jesucristo.
► El llamamiento, es muy importante en el
orden del servicio, por que es cuando se va
a luchar, para arrebatar las almas de los
lazos del enemigo.
► Es más que una invitación, es una
exhortación al inconverso a que obedezca y
se arrepienta, si no quiere sufrir
eternamente en el Lago de Fuego.
►
►
 El llamamiento debe de ser de tres
clases:
1). Para que el inconverso abra su corazón
al Señor y sea salvo.
2). Para que el hermano descuidado
vuelva a hacer las pases con el Señor, o
sea, parra que se reconcilie, como el hijo
perdido que vuelve al hogar.
► 3).
Para ministrar sanidad, tanto interna
como espiritual, externa o física.
► No olvidemos: el llamado a una decisión
hace la diferencia entre una
conferencia y una predicación, por lo
que recomendamos: nunca dejar de
hacer este llamado.
► Clases
de predicadores
► Debemos de tomar en cuenta que hay
personas que clasifican a los oradores en
“flemáticos” y “tribunos”.
► Académico o Flemático
► Es aquel que es introvertido o tímido,
delicado, tardo y pausado en accionar,
piensa primero lo que va a decir, por lo que
tiene claridad, orden, nitidez y exactitud en
sus sermones.
►.
Los temas los aborda hablando suave,
lenta y claramente, tratando de ser muy
florido o exquisito en el lenguaje, casi no
hace acopio de ademanes y de humor en su
exposición, no apela a la emoción, o sea
que, adopta una actitud de “estatua” tras el
pulpito.
► Esta clase de predicador no se atreve a
exponer en mensaje si no se ha preparado
previamente, porque no es partidario de las
improvisaciones.
► Tribuno
o Forense
► Es extrovertido, dinámico, habla con voz
fuerte, es resuelto en sus ademanes, es
decir, muy expresivo, se mueve en torno a
la plataforma, se baja y sube de la misma,
exagera los gestos, dosifica de humor su
prédica, no tiene problemas para despertad
el interés y la atención de la congregación,
su voz es fuerte y emotiva, pone en juego
las profundas vibras del corazón.
► Si
tiene que improvisar no le importa, se
impone a la situación.
► La ventaja del orador “tribuno” es que,
cuando es necesario puede ser “flemático”,
por ejemplo, cuando imparte un seminario o
enseñaza. A diferencia del “flemático”, que
no puede ser “tribuno”.
► Sin
embargo, debemos
de dejar claro que ya
sea el predicador
“flemático” o “tribuno”,
no debe de dejar de
estudiar, además, poses
y actitudes a emplear
cuando esté en acción,
las cuales, veremos mas
adelante.
► CUALIDADES
► ORIGINALIDAD
El predicador debe ser original, no
imitador, sino que debe de tener su propio
estilo. No necesita copiar a otro orador ni en
la voz ni en la mímica, porque se
despersonaliza, perdiendo su individualidad
y su propia manera de ser.
►
Recuerde que Dios lo llamó a usted,
quiere usarlo como usted es, con sus
propias características, por lo tanto sea
original, no imite a nadie.
►
► VERDAD
►
Está obligado a anunciar siempre la
verdad, éste es un fin principal. La Biblia es
la verdad absoluta.
► “Porque
mi boca hablará verdad, y la
impiedad abominan mis labios” (Prov.
8:7).
► “El que habla verdad declara justicia,
mas el testigo mentiroso engaño”
(Prov. 12:17).
► “Procura
con diligencia presentarte a
Dios aprobado, con obrero que no
tiene de qué avergonzarse, que traza
bien la palabra de verdad.” (2 Tm.
2:15).
► Verdad
que debe exponer con elegancia y
elocuencia:
► “Neftalí,
cierva suelta, que pronunciará
dichos hermosos.” (Gn. 49:21).
► “Manzana
de oro con figuras de
plata es la palabra dicha como
conviene.” (Prov.25:11).
► SINCERIDAD
►
Este vocablo tomó su nombre de los
términos “sin cera”. Si recordamos, los
actores de la Grecia antigua para
lograr bien sus caracterizaciones en el
teatro usaban máscaras
confeccionadas de cera con dos
propósitos:
► el
primero para hacerse
oír a través de la
acústica que se
alcanzaban al usarlas y
en segundo lugar para
representar al
personaje que les
asignaban.
► De
ahí que, cuando se tenía duda acerca la
actitud de una persona se le preguntaba:
Eres una persona sin cera?, en otras
palabras: “Dices la verdad o estás
fingiendo?”
►
La verdad es que de nada sirve que un
predicador tenga los atributos de
elocuencia, entonación en la voz y claridad
de pensamiento si carece de sinceridad.
► Un
mensaje predicado por un orador falso,
que no viva lo que predique, jamás podrá
convencer a los que les oyen. No es
cuestión de “hagan lo que yo digo, no lo
que yo hago”. Desde que el estudiante se
prepara en homiletica y oratoria, debe ser
sincero y vivir al tenor de la Palabra de Dios,
es decir dentro de la verdad y la justicia. Su
sinceridad logrará que expresión sea
brillante y atractiva.
► El
escritor William Shakespeare decía: “Por
encima de todo, se sincero contigo
mismo”.
► Job 33:3 dice: “Mis razones declaran la
rectitud de mi corazón y lo que saben
mis labios, lo hablaran con sinceridad”.
► 2 Corintios 2:17 dice: “Pues no somos
como muchos, que medran falsificando
la Palabra de Dios, sino que con
sinceridad, como de parte de Dios, y
delante de Dios, hablamos en Cristo”.
► Honradez
► El
predicador debe tener un alto concepto
de las cualidades morales, debe ser moral
en el fondo, decente y honrado, no debe
tener actitudes o intereses mezquinos.
► 2 Corintios 8:21 dice: “Procurando hacer
las cosas honradamente, no solamente
delante del Seno sino también delante
de los hombres”.
► Moral
► Debe
tener sumo cuidado en el trato con el
sexo opuesto. Tiene que ser atento y cortes
con las damas, pero, guardando las
distancias.
► Si es casado, debe de tener un alto
concepto del matrimonio, y mantener a sus
hijos en sujeción. Ser un buen sacerdote en
la iglesia grande y en la pequeña. Cuando
hacer visitas debe ir acompañado de su
esposa. Si es soltero debe de ir con otro
hermano.
► Si
es soltero debe tener sumo cuidado en la
elección de su futuro cónyuge, ya que lo
será también de su ministerio.
► Después de aceptar a Cristo, esta es la
decisión más importante de la vida. No debe
casarse antes de tiempo y pídale al Señor la
dirección divina en la elección de su
compañero o compañera.
►2
Corintios 6:14-15 dice: “no os unáis en
yugo desigual con los infieles; porque
¿Qué compañerismo tiene la justicia
con la injusticia? ¿Y que comunión la
luz con las tinieblas? ¿Y que concordia
Cristo con Belial? ¿O que parte el
creyente con el incrédulo?
► Estudio
► El
predicador tiene que ser estudioso. Sus
mensajes deben ser fruto de una
preparación intelectual cuidadosa.
Si no predica bien, es porque no estudia
esmeradamente y pronto llegará al
fracaso por predicar naderías.
El predicador que se cree un sabelotodo y
no estudia se engaña así mismo.
► Tiene
que hacer de los libros sus amigos, es
bueno que tenga una biblioteca, pero su
Biblia debe ocupar el primer lugar.
► Pablo nos da un ejemplo al respecto: “trae,
cuando vengas, el capote que dejé en
Troas en casa de Carpo, y los libros,
mayormente los pergaminos”. (2
Timoteo 4:13).
► Oración
► El
intérprete de la Palabra de
Dios debe orar mucho más
que el cristiano, porque este
es el secreto de su éxito.
Lutero decía: “Mientras
mas ocupado estoy mas
tengo que orar”.
► Requiere orar, porque
necesita poder sobrenatural
para hacer la obra de Dios.
► El
mensaje que dará lo recibirá en la
presencia de Dios, esto significa que en
cualquier lugar debe estar en contacto con
él: en la casa, en la calle, en el carro, en el
trabajo, etc.
► “… ora a tu padre que está en secreto
y tu padre que te ve en lo secreto te
recompesara en publico”. (Mateo 6:6).
► “y nosotros persistiremos en la oración
y en el ministerio de la Palabra”.
(Hechos 6:4).
► Finanzas
► El
mensajero debe de ser un buen
administrador de su dinero, jamás gasta
más de lo que recibe. Debe separar el
diezmo del Señor de cada ingreso.
(Malaquias 3:10)
► Otra cosa importante es que cuando el
mensajero se dedique a tiempo completo al
evangelio, no debe involucrarse en negocios
seculares.
► El
predicador no es comerciante. El que
quiere dedicarse de lleno a predicar y
hacer negocios va a fallar en el trabajo
espiritual, el deseo de hacer negocio con
el fin de enriquecerse ha matado la
vocación de más de un predicador.
► Si
vive del pulpito no evalué
económicamente su
mensaje, estos se externan
con el propósito ya
enunciado anteriormente.
Además de que, lo que le
dejen de dar en una iglesia,
el Señor se lo proveerá en
otra.
► Lealtad
► El
predicador debe estar sujeto a un pastor.
No concebimos mensajeros independientes,
tienen que estar bajo cobertura pastoral y
ser íntegro a la iglesia a la que pertenece.
“Obedeced a vuestros pastores, y
sujetaos a ellos; porque ellos velan por
vuestras almas, como quienes han de
dar cuenta; para que lo hagan con
alegría, y no quejándose, porque esto
no es provechoso”. Hebreos 13:17).
► Puntualidad
► Sea
puntual en todos sus compromisos.
Llegue 5 minutos antes a su cita, es
preferible esperar y no que lo esperen.
Además de ser falta de seriedad y
formalidad.
► Esta cualidad la encontrará con mas
detenimiento en otro capitulo.
Descargar

Homiletica y oratoria