La Corrida
La corrida de toros o toreo es un espectáculo
que consiste en lidiar varios toros bravos, a
pie o a caballo, en un recinto cerrado para tal
fin, la plaza de toros.
La Corrida
Las corridas de toros son
consideradas una de las
expresiones de la cultura
hispánica. Se practican
también en Portugal en el
sur de Francia y en
diversos países
de Hispanoamérica como
México, Colombia, Ecua
dor, Perú, Venezuela y C
osta Rica.
Las corridas pueden clasificarse, según
la edad y el trapío del toro que se lidia,
en becerradas, novilladas y corridas de
toros propiamente dichas, y pueden
desarrollarse a pie o a caballo.
El Matador
El estilo de los
matadores de toros ha
sufrido una notable
evolución técnica y
estética a lo largo de sus
tres siglos de existencia
como espectáculo
moderno. Ha variado la
técnica y la estética, a la
par que el carácter de
los toros, sin lo cual
dicha evolución habría
sido imposible
Corrida
• En una corrida generalmente tres toreros lidian (torean) seis toros,
de ellos dos cada torero. Los toreros realizarán su faena por orden
de antigüedad, la cual viene dada por la fecha de su "alternativa"
(especie de de licenciatura). Así al primer torero le tocará lidiar el
primer toro, al segundo el segundo y al tercero el tercer toro,
continuando el primer torero con el cuarto toro y así sucesivamente.
Tres partes
•
•
•
La corrida se divide en tres partes denominadas tercios que se marcan con un toque
de clarín. En el primero de ellos el diestro torea con el capote. Con un toque de clarín
se indica que salgan los dos picadores al ruedo, situándose cada uno de ellos en un
extremo de la plaza, pero sólo uno ejecuta esta "suerte".
En el segundo tercio se ejecuta la "suerte de banderillas", en la que los
"subalternos", "banderilleros" o "toreros de plata" como queramos denominarlos
ponen al toro tres pares de banderillas.
En el último tercio el torero ejecutará la "suerte suprema", en la que toreará con la
muleta en vez de con el capote para, al final, tomar la espada y matar al toro. Estos
son los momentos más difíciles de toda su labor, pues en ellos debe conseguir que el
toro le embista, y justo en medio de la embestida, aprovechar el momento para
clavar su espada o estoque en el corazón del animal. Es cuestión de escasos
segundos, y en ellos sólo debe concentrarse en acertar en un punto muy concreto
cuando el toro en movimiento se lanza a su muleta. Es quizás aquí cuando el diestro
expone más abiertamente su cuerpo ante el toro. Es a toda esta lucha a la que se ha
considerado una obra de arte viva y efímera.
Es muy triste,porque ellos son
inculpables!!!!!!!!!!!!!!
Y los consecuencias para los
toreros
Descargar

La Corrida