-Hijo soy del barro y la libertad,
fruta en sazón en la esteparia mansión
de la raza humana
victimada,
palabra estirada en el llanto
de la madre tierra
madura de partos
arrastrada de dolor
en los silencios
maduros del amor
cuando escuece la soledad del alma
en las horas últimas del atardecer.
-Llevo a cuestas,
como un atlante su destino,
la tarea desolada
de cruzar montañas y desiertos
en busca de las huellas o el sendero
por donde un día huyó la paz,
hace tiempo victimada y desterrada
de una sociedad que esconde
la sonrisa de los niños
en los quirófanos del miedo
donde se acuchilla la vida,
entre asépticos algodones blancos
y batas verdes,
causando heridas de muerte
a indefensos embriones
nacidos para vivir.
-Hijo soy
del barro y la libertad,
vagido apenas de hombre,
ya lo sé.
No puedo renunciar al barro
del que el Artífice divino me formó,
barro por lo demás que yo amo,
mas prefiero desde mi ser,
el don sagrado de la libertad,
que Dios me concedió.
Juan Manuel del Río
Descargar

hijo del barro