TORO
LOCALIZACION
LOCALIZACIÓN
• La provincia de Zamora está
situada en el extremo
occidental de la región de
Castilla y León. La zona de
producción de los vinos
amparados por la D.O. Toro se
encuentra situada al sureste
de la provincia de Zamora y
suroeste de la provincia de
Valladolid. Comprende parte
de las comarcas naturales de
Tierra del Vino, Valle del
Guareña y Tierra de Toro y
linda con los páramos de
Tierra del Pan y Tierra de
Campos.
• La extensión total de la zona
que ampara la D.O. Toro,
abarca 62.000 Has. de terreno,
la superficie dedicada a viñedo
es de 8.000 Has., de las cuales
5.800 están registradas en el
Consejo Regulador, que
pertenecen a los algo más de
1.200 viticultores inscritos.
Tipo apelativo
Denominación de origen
Situación
Castilla y León
Viñedos
5.768 ha (2010)
Designación oficial
1987
Sede
Toro
1
2
Producción
1
Viticultores
1.312 (2010)
Producción
98.009 hl (2010)
Bodegas
50 (2010)
Fuente
MARM
1
1
•
A pesar de haber conseguido la fama
internacional recientemente, la
historia del vino de TORO es muy
antigua. Desde la época romana y a
lo largo de los siglos XII y XIII, los
vinos de Toro fueron objeto preciado
de mercadeo, gozando incluso de
privilegios reales. Así, durante el
reinado de Alfonso IX, el vino de Toro
era el único vino foráneo que tenía
permitida la entrada en la cuidad de
Sevilla. Fue también el vino de Toro el
que acompañó a Cristóbal Colón en
su descubrimiento de las Américas;
hasta tal punto que la “La Pinta”, una
de sus tres carabelas, fue bautizada
así por el toresano Fray Diego de
Deza, confesor de la reina Isabel, en
referencia a una medida de
capacidad que se empleaba en Toro y
que aún hoy se utiliza como
expresión coloquial para referirse a
un trago de vino.
Algo de historia
Algo de historia
• Ya en el siglo XIX, con la llegada de la filoxera a Europa, Toro
se convirtió en una región exportadora de vinos,
principalmente hacia Francia. La invasión de esta plaga sólo
había afectado a una pequeña proporción del viñedo de
esta zona.
• A lo largo de la historia el valor del vino de Toro había
radicado principalmente en su graduación y corpulencia,
características que hacían de él un vino duradero, y que
permitía su transporte a ultramar. Ello explica que hasta
más de la mitad del siglo XX su demanda, basada en dichas
cualidades, no propiciara ningún tipo de cambio en la
producción de aquel potente vino. A medida que el
mercado fue demandando vinos más finos y elegantes, el
futuro de estos vinos se preveía difícil.
• Observando esta realidad, ya en la década de los
años 70, y convencido de que la alta graduación
de aquella Tinta de Toro no era intrínseca a la
variedad sino a su tardía recolección, Manuel
Fariña comenzó a impulsar el primer gran cambio
en la zona: el adelanto de la vendimia en casi un
mes. Se trataba de recolectar la uva en el
momento óptimo de maduración a la vez que se
reducía su graduación desde los
• 16º-17º, hasta los 13º-14º.
• En 1987 se aprueba la denominación de origen que abarca
dieciséis términos municipales de la zona, pertenecientes a
las provincias de Zamora y Valladolid. Manuel Fariña fue
elegido presidente del primer Consejo Regulador de la D.O.
Toro. Con tan sólo seis bodegas acogidas al nuevo
marchamo de calidad, se iniciaba una nueva etapa llena de
retos y verdaderamente prometedora.
• El reconocimiento mundial de los nuevos vinos de Toro ha
convertido a esta D.O. en el punto de mira, no sólo de
compradores, sino también de gran número de inversores
del sector vinícola. Así lo demuestra el hecho de que en la
actualidad hay más de cuarenta bodegas amparadas por la
D.O. Toro.
GEOMORFOLOGÍA
• El suelo de Toro es pedregoso de aluvión, lo que le
permite acumular el calor por el día y actuar así como
termorregulador. Su superficie arenosa, ligera y pobre
en materia orgánica posiblemente sea la causa de que
la filoxera no afectara al viñedo de Toro como lo hizo
en otras zonas. El subsuelo, frecuentemente arcilloso,
permite mantener la poca agua que recibe el terreno,
facilitando un uso más eficaz por parte de la cepa.
• La cantidad de piedras y el tamaño de éstas hacen que
las cepas de algunas parcelas de viñedo, si no están
recién aradas, presenten la apariencia de estar
plantadas sobre la piedra.
GEOMORFOLOGIA
• : El suelo está formado por sedimentos de areniscas,
arcillas y pudingas calizas pliocénicas, que en superficie
originan suelos pardos calizos sobre material no
consolidado. Se alternan desde materiales limosos, a
areniscas de grano grueso y fino con niveles de calizas
y margas detríticas formados durante el Mioceno.
La altitud de los viñedos está comprendida entre los
620, y los 750m., perteneciendo estos suelos a la Era
Terciaria
•
CLIMA
• Toro, con una pluviometría de entorno a los 350 litros
al año, es una de las regiones vitivinícolas más secas de
España. Su clima continental, con influencia del
Atlántico, presenta una gran diferencia térmica entre
los días y las noches. Sus inviernos son largos y fríos
(hasta –7ºC), y sus veranos cortos pero intensos con
temperaturas cercanas a los 40ºC. La temperatura
media anual se sitúa en torno a los 12ºC.
• Aunque es rara la presencia de nieve, las heladas de
primavera son una amenaza para el viñedo hasta
mediados de mayo.
CLIMA
• La zona de esta Denominación está caracterizada por
un clima continental y extremado con influencias
atlánticas, de carácter árido
PRECIPITACIONES: 350-400 MM. ANUALES
TEMP. MEDIA ANUAL: 12-13º C ( DESDE -11 A 37º C)
HORAS DE SOL EFECTIVAS: 2.600 (HASTA 3.000)
INDICE HELIOTÉRMICO: 4,23
CICLO VEGETANTE DE LA VID: 230 DÍAS( APROX.)
PRODUCCIÓN
• Se han fijado unas
producciones máximas.
No se admite una
producción superior a
6.000 kgs por Ha para la
Tinta de Toro, 7.000
Garnacha y Malvasía y
4.000 Verdejo.
EL VIÑEDO
• La edad media de las cepas de Toro es
relativamente alta y la mayoría todavía se
cultivan como vides individuales, con un
espacio entre unas y otras de 3 metros, hecho
que constituye una densidad de cepas muy
baja, impuesta por las escasas precipitaciones
en Toro, que se sitúa en niveles casi desérticos
( inferiores a 400mm año)considerablemente
menos para lo que se cree suficiente para la
viticultura
variedades
•
TINTA DE TORO
•
•
Variedad autóctona por excelencia de cuyos orígenes
apenas se tiene información. Se considera que fueron
los romanos (210 a.C) los verdaderos promotores de la
viticultura en la cuenca del Duero, invadiendo el
territorio anteriormente vacceo y destruyendo
totalmente la ciudad a las órdenes del general
cartaginés Anibal.
Tras la invasión filoxérica en España en el año 1.870 el
cultivo de la vid sufre una gran reconversión, y es en
Toro donde la variedad Tinta de Toro ancla sus raíces en
terrenos arenosos sueltos y bien drenados,
conservándose hasta nuestros días la multiplicación del
viñedo en pie franco
En el año 1990 la Junta de Castilla y León se ve inmersa
en un plan de selección clonal y sanitaria de la vid,
rescatando y multiplicando las variedades autóctonas
de la Comunidad, entre ellas la Tinta de Toro, la cual
goza en este momento del sello de certificación como
variedad autóctona, con nombre propio, con
características agronómicas y ampelográficas bien
definidas. El comercio de la misma se expide con
etiqueta azul y su número de clon correspondiente.
VERDEJO
• Implantada en la zona por los
mozárabes que partieron de tierras
africanas y transhumaron por AlÁndalus hasta llegar a Castilla donde
se hicieron sedentarios, en sus
equipajes portaban el Verdejo
Blanco, palo de vinífera traído desde
la lejana Algaida.
• De porte postrado, hoja orbicular
algo irregular, y envés glabro con los
nervios pronunciados de color verde
oscuro con racimos pequeños de piel
gruesa que aportan a los mostos
blancos alta concentración de
extractos en su conjunto.
MALVASIA
• Se debe a los almogávares la
introducción de la variedad Malvasía en
tierras españolas tras sus expediciones
en oriente. Desde Grecia, más
concretamente en la zona helénica de
Monembasia las varas de la variedad se
plantaron en la provincia de Zamora
donde prendían con tanto arraigo como
eficacia.
• De porte semi erguido, hojas de tamaño
medio pentagonales y lobuladas de
color verde claro, nerviaciones
principales con vellosidad, racimos
grandes cónicos con hombros apiñados,
uvas grandes obovoides de color verde
amarillento y hollejos finos. La
delicadeza del conjunto hace de ellas
que sea necesaria una criomaceración
en frío para extraer la serie frutal que
retiene en sus hollejos.
GARNACHA
• Conocida también como Tinto
Aragonés, territorio en el que los
celtíberos bebían vino mezclado con
miel. Fenicios y romanos tuvieron
mucho que ver en el asentamiento de
esta variedad en Toro, variedad que
combina muy bien en las mezclas por la
sutileza de sus aromas y la cremosidad
que aporta a los vinos.
• De porte erguido, brotación temprana y
maduración tardía, hojas orbiculares
ligeramente onduladas de color verde
claro brillante de aspecto aceitoso,
envés glabro con peciolo verde pálido,
racimos de tamaño medio piramidales
frecuentemente corridos y uvas
esféricas de color azul-rojizo y finos
hollejos
vinificación
• Parte de la tinta de Toro, que constituye el
85% de todas las plantaciones de la región, se
vinifica con rapidez mediante maceración
carbónica y se comercializa cuando es joven y
jugoso, pero la gran mayoría de vino envejece
en roble, durante al menos 12 mees en el caso
de los reservas. Los robustos vinos de color
carmesí, son explosivamente afrutados
VINOS
•
Elaborados con la variedad autóctona de Tinta de Toro, cuyas características ampeleográficas bien
se asemejan al Tempranillo o Tinto Fino, pero que enclavada en la zona desde hace varios siglos la
identifican con un nombre y personalidad propia y diferente a sus semejantes.
•
Utilización de la contraetiqueta con mención “Crianza”, el vino deberá tener un mínimo de dos
años naturales de los cuales y durante un período mínimo de seis meses habrá permanecido en
barrica de roble.
•
Utilización de la contraetiqueta con mención “Reserva”, el vino deberá tener un mínimo de tres
años naturales, donde se someterá a un proceso de envejecimiento mixto en barrica de roble y
botella. Se establece un período mínimo de doce meses durante los cuales el vino permanecerá en
barrica de roble.
•
Utilización de la contraetiqueta con mención “Gran Reserva”: el vino deberá tener un
mínimo de cinco años naturales, donde se someterá a un proceso de envejecimiento mixto en
barrica de roble y botella. Se establece un período mínimo de dieciocho meses durante los cuales el
vino permanecerá en barrica de roble.
•
La mención de criado, envejecido o madurado en “Roble” obedece a una demanda del
consumidor, donde la bodega adapta el perfil de un vino a un proceso de crianza mixto en barrica y
botella atendiendo a un riguroso seguimiento y control de la Denominación de Origen.
Descargar

Diapositiva 1