DEJANDO ATRÁS LA
MALDICION
DEUTERONOMIO. 11:26-28
Hoy mismo deben elegir si quieren que les
valla bien, o si quieren que les vaya mal. Si
obedecen los mandamientos que hoy les da
su Dios, les ira bien; pero si le desobedecen
y, por adorar a otros dioses, dejan de hacer
todo lo que les he enseñado, les ira mal.
I: Yo decido entrar en la
bendicion

La bendicion se escoge, es una eleccion.
Somos totalmente responsables de llamar la
Bendicion sobre nuestras vidas, a este
mundo
Material. ( 1Cro. 4: 9,10 jabes decide ser
bendito)

Con la misma violencia que abandono la
Maldicion debo arrebatar la bendicion.
(Gén 32.24 Jacob lucho con el angel)

Es una actitud personal, nadie lo hara por
mi. Por que no podra!!!
II: Dios nos quiere benditos!!
… “Sin embargo nuestro Dios los ama a ustedes
tanto que no hizo caso a Balaam. Al contrario,
convirtió la maldicion en una bendicion para
ustedes…” Dt. 23:5,6
Lo que usted nunca debe hacer es
dejarse condicionar por una maldicion
por que Dios lo llamo a ser libre de
ellas.
Para deshacerse de las ataduras y
maldiciones siempre debe acudir al
lugar correcto; Dios!!!
Cuando la vida esta alineada con
Dios no hay maldiciones que puedan
prevalecer; Jesús las transforma a
todas en bendicion!!!
“… Dios los eligio a ustedes para que recibiesen
bendición” 1 P.3:9
III: Dios te da, bajo su
cobertura una bendicion
integral y trascendente.
“… Dios bendice el hogar del hombre honrado…” Pr. 3:
33
 Esto significa que todo lo que eres y
tienes empezara a tener el toque bendito
de Dios.
 Todo el que viva bajo tu techo y este a tu
lado sera salpicado con esta bendicion.
 Muchas cosas el hombre podra conseguir
en la viada; Pero tener la bendicion es
mas importante que todas ellas!!!
conclusión
• Hoy dejaremos establecido, a
través de la confesión publica que
renunciamos a toda maldicion.
• Asumiremos un compromiso
espiritual de vivir bajo esta
cobertura de bendicion.
• Sellaremos este pacto por medio
de la unción con aceite, que
simboliza, representa la presencia
de Dios.
Descargar

DEJANDO ATRÁS LA MALDICION