Casinos y Adicciones
Esto o lo Otro
Dr. Éctor Jaime Ramírez Barba
[email protected]
@ectorjaime
Sábado 8 de febrero de 2014
“¿Es que va usted a llevar a los niños a la ruleta?, Perdóneme; tengo entendido
que usted es débil y capaz de dejarse arrastrar por el juego...” El Jugador, Fedor Dostoievski
(1821-1881). Un tema que se ha debatido en la sociedad en la última década en nuestra
ciudad ha sido la instalación de casinos, casas de apuestas, salas de sorteo y casas de juego.
Tres etapas identifico a mi juicio, primero la suspensión en 2004 de un casino que pretendía
instalarse en la Feria de León; luego la instalación de casinos con medios o procedimientos
muy discutibles y; por último, la iniciativa de Ley para modificar la Ley Orgánica Municipal y
el Código territorial a fin de evitar se instalen en nuestro territorio más de este tipo de
centros. Estimada lectora lector, les comparto mi opinión.
Ya adentrados la segunda década del siglo XXI, a nadie escapa que el juego es una afición
que puede convertirse en una adicción peligrosa tanto para la mente como para el bolsillo.
“El jugador”, obra debida a la magistral pluma del moscovita Hedor Dostoievski, contiene
una gran dosis de vivencias del autor, que tenía una gran pasión por el juego,
particularmente por la ruleta. Conocedor del mundo de pasiones que conforman la
existencia de un jugador, Dostoievski logra plasmar ese estado de ánimo de manera
grandiosa y, además recrea un medio en el que las preocupaciones económicas de varios de
los personajes, constituye una angustiosa cotidianidad. Les recomiendo su lectura, lo van a
disfrutar.
A propósito del “debate” iniciado para autorizar el funcionamiento de un casino durante la
feria de León, bastó asomarse ligeramente a internet para percatarse de la descomunal
inflación de los contenidos en salud. Toda la mejor literatura médica está ahí, de eso no hay
duda, pero inevitablemente mezclada con contenidos de medio pelo que responden a
intereses y propósitos de los más diversos. Hoy a 10 años de distancia, el uso de las
tecnologías de la información proporciona muchas evidencias y riesgos de las adicciones, en
este caso al juego.
Para enfocar con seriedad el asunto y no correr el riesgo de acallar las voces más veraces y
los mensajes más sensatos de la conveniencia o no de un casino desde la perspectiva de la
salud, realice una búsqueda de la literatura médica en la base de datos de la biblioteca
nacional de medicina ubicada en Estados Unidos, que incorpora al menos cada año medio
millón de estudios científicos (http://www.nlm.nih.gov ).
* Derechos reservados © 2014 por Dr. Éctor Jaime Ramírez Barba, Cirujano General
León | Opinión
En los medios han existido declaraciones para los “profanos” emitidas por empresarios,
miembros de patronatos, ediles y diversos actores sociales, creo que con sobresaturación e
intrascendencia, con una mezcla profusa de verdades, medias verdades y falsedades que al
repetirlas pueden creerse como ciertas y sin duda, convertirse en una auténtica amenaza
para la salud. La “Ludopatía” es el trastorno psíquico que se manifiesta como una
dependencia del juego y “ludópata” es quien padece dependencia del juego. Están
publicados muchos artículos científicos sobre qué tan frecuente es la ludopatía, cómo
tratarla y sobre su asociación con el consumo de drogas lícitas como el alcohol y el tabaco, e
ilícitas, cuya aparente “normalidad” la vemos con frecuencia en escenas de películas como el
lobo de Wall Street que está hoy en exhibición.
Se calculado que podrían padecer ludopatía entre el 1% y el 2% de la población adulta. La
Sociedad para el estudio de las adicciones http://www.addiction-ssa.org/ muestra diversos
artículos donde se demuestra que dos tercios de las personas que acudieron a centros para
recibir tratamiento de su adicción son fumadores, y que el consumo de cigarrillos se asocia
más con una ludopatía más grave y con síntomas psiquiátricos más pronunciados. La
Sociedad Europea de Psiquiatría http://www.europsy.net/ evidencia que hay entre los
ludópatas una alta prevalencia de cleptomanía –propensión desmedida y patológica a robar, amén que se potencia con riesgos a otros tipos de adicciones.
Instalar un casino tiene como se puede ver, riesgos claros para la salud física, mental y
económica. ¿Qué tan conveniente considera usted, lectora o lector, que se exponga a tales
riesgos a los niños y jóvenes que acuden a un evento de índole familiar? Mi opinión es que
no, al igual que muchos psicólogos y psiquiatras que han manifestado en la última década en
este periódico, la cantidad de pacientes que ya están atendiendo por los casinos ahora
instalados.
***Ma. Esther Santos de Anda es una mujer, madre, universitaria y ciudadana
comprometida con la ciudad y con su estado. Le expreso en estas líneas mi reconocimiento y
gratitud por la generosidad del tiempo y trabajo dedicado en los colegios y consejos
ciudadanos en los que participa, siempre con la visión de un mejor país.
http://www.am.com.mx/opinion/leon/casinos-y-adicciones-6875.html
Descargar

Cólera y Municipio