LECCIÓN 6
DISPENSACIÓN LA LEY
TIEMPO: Se extiende desde la salida de Egipto hasta la
muerte en la cruz de nuestro Señor Jesucristo (1520 años)
FONDO HISTRICO: Continúa manifestándose la misericordia
hacia su pueblo librándole de sus enemigos.
En la cúspide del monte de Sinaí el Señor le da a conocer su
Ley a Moisés, quien a su vez la hace manifiesta al pueblo, el
que responde: “Todo lo que Jehová ha hablado haremos”, sin
embargo a lo largo de la historia vemos que continuamente
la transgredieron, por lo que Dios los arrojó de Canaán.
PACTO: Dios regula los derechos del pueblo por medio de su
Ley Santa en las que revela a su pueblo su voluntad.
DIVISIONES DEL PACTO
Los diez mandamientos que ponen de
manifiesto la voluntad de Dios: Éx. 20.1-7:
1Y habló Dios todas estas palabras, diciendo: 2
Yo soy Jehová tu Dios, que te saqué de la tierra
de Egipto, de casa de servidumbre. 3 No
tendrás dioses ajenos delante de mí. 4 No te
harás imagen, ni ninguna semejanza de lo que
esté arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni
en las aguas debajo de la tierra.
5 No te inclinarás a ellas, ni las honrarás; porque yo soy Jehová tu
Dios, fuerte, celoso, que visito la maldad de los padres sobre los hijos
hasta la tercera y cuarta generación de los que me aborrecen, 6 y
hago misericordia a millares, a los que me aman y guardan mis
mandamientos. 7 No tomarás el nombre de Jehová tu Dios en vano;
porque no dará por inocente Jehová al que tomare su nombre en vano
Las leyes civiles y religiosas que deben de observar los
israelitas:
Éx. 21.1: Estas son las leyes que les propondrás.
Éx. 23.33: ni al pobre distinguirás en su causa.
Mandamientos que involucra decretos y ceremonias, para regir
la vida de los ciudadanos de Israel:
Éx. 24.12-18: 12 Entonces Jehová dijo a Moisés: Sube a mí al monte, y
espera allá, y te daré tablas de piedra, y la ley, y mandamientos que
he escrito para enseñarles. 13 Y se levantó Moisés con Josué su
servidor, y Moisés subió al monte de Dios. 14 Y dijo a los ancianos:
Esperadnos aquí hasta que volvamos a vosotros; y he aquí Aarón y
Hur están con vosotros; el que tuviere asuntos, acuda a ellos. 15
Entonces Moisés subió al monte, y una nube cubrió el monte.
16Y la gloria de Jehová reposó sobre el monte Sinaí, y la nube lo
cubrió por seis días; y al séptimo día llamó a Moisés de en medio de
la nube. 17 Y la apariencia de la gloria de Jehová era como un fuego
abrasador en la cumbre del monte, a los ojos de los hijos de Israel.
18 Y entró Moisés en medio de la nube, y subió al monte; y estuvo
Moisés en el monte cuarenta días y cuarenta noches.
Éx. 24.12: Fundirás para ella cuatro anillos de oro, que pondrás en
sus cuatro esquinas; dos anillos a un lado de ella, y dos anillos al
otro lado.
Éx. 31.18: Y dio a Moisés, cuando acabó de hablar con él en el
monte de Sinaí, dos tablas del testimonio, tablas de piedra escritas
con el dedo de Dios.
ESTADO DEL HOMBRE
Si obedece a la ley de Dios sería para Él un tesoro no común,
sino especial:
Éx. 19.4-5: 4Vosotros visteis lo que hice a los egipcios, y cómo os tomé
sobre alas de águilas, y os he traído a mí. 5Ahora, pues, si diereis oído
a mi voz, y guardareis mi pacto, vosotros seréis mi especial tesoro
sobre todos los pueblos; porque mía es toda la tierra.
RESPONSABILIDAD DEL HOMBRE
Constituirse en un reino de sacerdotes y gente santa:
Éx. 19.5-8: 5Ahora, pues, si diereis oído a mi voz, y guardareis mi
pacto, vosotros seréis mi especial tesoro sobre todos los pueblos;
porque mía es toda la tierra. 6Y vosotros me seréis un reino de
sacerdotes, y gente santa.
Estas son las palabras que dirás a los hijos de Israel.7Entonces vino
Moisés, y llamó a los ancianos del pueblo, y expuso en presencia de
ellos todas estas palabras que Jehová le había mandado. 8Y todo el
pueblo respondió a una, y dijeron: Todo lo que Jehová ha dicho,
haremos. Y Moisés refirió a Jehová las palabras del pueblo.
Ro. 10.5: Porque de la justicia que es por la ley Moisés escribe así: El
hombre que haga estas cosas, vivirá por ellas.
FRACASO DEL HOMBRE
El pecado de idolatría y superchería hizo enojar al Señor:
2 R. 17.7,17: 7 Porque los hijos de Israel pecaron contra Jehová su
Dios, que los sacó de tierra de Egipto, de bajo la mano de Faraón rey
de Egipto, y temieron a dioses ajenos. 17 e hicieron pasar a sus hijos y
a sus hijas por fuego; y se dieron a adivinaciones y agüeros, y se
entregaron a hacer lo malo ante los ojos de Jehová, provocándole a
ira.
EL JUICIO
El incumplimiento a los mandatos de Jehová trajo juicio sobre
el pueblo:
2 R. 17.1-6,20: 1 En el año duodécimo de Acaz rey de Judá, comenzó a
reinar Oseas hijo de Ela en Samaria sobre Israel; y reinó nueve años. 2
E hizo lo malo ante los ojos de Jehová, aunque no como los reyes de
Israel que habían sido antes de él. 3 Contra éste subió Salmanasar rey
de los asirios; y Oseas fue hecho su siervo, y le pagaba tributo. 4 Mas
el rey de Asiria descubrió que Oseas conspiraba; porque había enviado
embajadores a So, rey de Egipto, y no pagaba tributo al rey de Asiria,
como lo hacía cada año; por lo que el rey de Asiria le detuvo, y le
aprisionó en la casa de la cárcel. 5 Y el rey de Asiria invadió todo el
país, y sitió a Samaria, y estuvo sobre ella tres años. 6 En el año nueve
de Oseas, el rey de Asiria tomó Samaria, y llevó a Israel cautivo a
Asiria, y los puso en Halah, en Habor junto al río Gozán, y en las
ciudades de los medos. 20 Y desechó Jehová a toda la descendencia de
Israel, y los afligió, y los entregó en manos de saqueadores, hasta
echarlos de su presencia.
Hech. 2.22-23:
22 Varones israelitas, oíd estas palabras: Jesús nazareno, varón
aprobado por Dios entre vosotros con las maravillas, prodigios y
señales que Dios hizo entre vosotros por medio de él, como vosotros
mismos sabéis; 23 a éste, entregado por el determinado consejo y
anticipado conocimiento de Dios, prendisteis y matasteis por manos
de inicuos, crucificándole.
TIPOLOGÍA
Desde cuando Israel estuvo esclavizado bajo el yugo egipcio
y luego de lograda la liberación bajo el mando de Moisés y
conducidos a Canaán, vemos el tipo de lo que sería la
redención provista por Jehová al dar a su Hijo Jesucristo:
Leer 1ª. Cor. 10.1-4:
El simbolismo implícito en cada parte del tabernáculo en el
desierto: Heb. 9.1-10: 1Ahora bien, aun el primer pacto tenía
ordenanzas de culto y un santuario terrenal. 2Porque el tabernáculo
estaba dispuesto así: en la primera parte, llamada el Lugar Santo,
estaban el candelabro, la mesa y los panes de la proposición.
3Tras el segundo velo estaba la
parte del tabernáculo llamada el
Lugar Santísimo, 4el cual tenía un
incensario de oro y el arca del
pacto cubierta de oro por todas
partes, en la que estaba una urna
de oro que contenía el maná, la
vara de Aarón que reverdeció, y
las tablas del pacto;
5 y sobre ella los querubines de gloria que cubrían el propiciatorio; de
las cuales cosas no se puede ahora hablar en detalle. 6 Y así
dispuestas estas cosas, en la primera parte del tabernáculo entran los
sacerdotes continuamente para cumplir los oficios del culto;
7pero en la segunda parte, sólo el sumo sacerdote una vez al año, no
sin sangre, la cual ofrece por sí mismo y por los pecados de
ignorancia del pueblo; 8dando el Espíritu Santo a entender con esto
que aún no se había manifestado el camino al Lugar Santísimo, entre
tanto que la primera parte del tabernáculo estuviese en pie. 9Lo cual
es símbolo para el tiempo presente, según el cual se presentan
ofrendas y sacrificios que no pueden hacer perfecto, en cuanto a la
conciencia, al que practica ese culto, 10ya que consiste sólo de
comidas y bebidas, de diversas abluciones, y ordenanzas acerca de la
carne, impuestas hasta el tiempo de reformar las cosas.
Moisés, Samuel, David y Salomón son un tipo de Cristo.
Hasta terminamos la lección 6
Hno. Fredy Monterroza.
Descargar

Slide 1