Pasión
Sentimiento muy intenso que domina la
voluntad y puede perturbar la razón.
Entusiasmo que se pone en algo que
se hace o se defiende.
Ejemplo:
Pasión,
Resurrección de Jesús.
Muerte
y
Éxodo 22:15
Y Moisés respondió: Si tu presencia no ha de ir
conmigo, no nos saques de aquí.
¿Por qué Apasionarnos?
Mateo 22:37NTV
Jesús contestó: “Ama al Señor tu Dios con todo tu
corazón, con toda tu alma y con toda tu mente”.
Josué 1:9RV60
Mira que te mando que te esfuerces y seas
valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu
Dios estará contigo en dondequiera que vayas.
La Pasión de Moisés
Números 12:6-8
»Si hubiera profetas entre ustedes, yo, el Señor,
me revelaría en visiones; les hablaría en
sueños. Pero no con mi siervo Moisés. De toda
mi casa, él es en quien confío. Yo le hablo a él
cara a cara ¡con claridad y no en acertijos! Él ve
al Señor como él es. ¿Entonces, por qué no
tuvieron temor de criticar a mi siervo Moisés?».
La Pasión de Moisés
Deuteronomio 5:4-5
Cara a cara habló Jehová con vosotros en el
monte de en medio del fuego. Yo estaba
entonces entre Jehová y vosotros, para
declararos la palabra de Jehová; porque
vosotros tuvisteis temor del fuego, y no subisteis
al monte.
La Pasión de David
1 Samuel 6:13-15
Y cuando los que llevaban el arca de Dios
habían andado seis pasos, él sacrificó un buey y
un carnero engordado. Y David danzaba con
toda su fuerza delante de Jehová; y estaba
David vestido con un efod de lino. Así David y
toda la casa de Israel conducían el arca de
Jehová con júbilo y sonido de trompeta.
La Pasión de David
Salmos 132:4-5TLA
«Dios poderoso de Israel, no pondré un pie en
mi casa, ni me daré un momento de descanso;
no dormiré un solo instante, y ni siquiera cerraré
los ojos, mientras no encuentre un lugar donde
construir tu templo».
La Pasión de Pablo
Filipenses 3:10TLA
Por eso, lo único que deseo es conocer a Cristo;
es decir, sentir el poder de su resurrección,
sufrir como él sufrió, y aun morir como él murió.
La Pasión de Pablo
2 Timoteo 4:6-8TLA
Ya falta poco para que yo muera, y mi muerte
será mi ofrenda a Dios. He luchado por obedecer
a Dios en todo, y lo he logrado; he llegado a la
meta, y en ningún momento he dejado de confiar
en Dios. Sé que Dios es un juez justo y que,
cuando juzgue a todos, me dará una corona como
premio a mi obediencia. Y no sólo a mí me la
dará, sino también a todos los que esperan con
ansias su regreso.
Proverbios 27:7
El hombre saciado desprecia el panal de
miel; pero al hambriento todo lo amargo es
dulce.
Descargar

Rompiendo la Parálisis de la Iglesia