Consideraciones argumentativas
sobre el caso de La Jornada
en contra de Letras Libres














Periódico La Jornada.
Revista Letras Libres.
DEMOS, Desarrollo de Medios, S. A. de C. V.
Editorial Vuelta, S. A. de C. V.
Enrique Krauze Kleinbort. Director de Letras Libres.
Carmen Lira Saade. Directora de La Jornada.
Sergio García Ramírez. Articulista en Letras Libres.
Baltasar Garzón. Juez penal español.
Miguel Ángel Granados Chapa. Periodista.
Ministra Olga Sánchez Cordero de García Villegas.
Juez de primera instancia en materia civil del fuero local.
Magistrados del Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal.
Tribunal Colegiado de Circuito.
Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.
 La Jornada celebra un convenio de colaboración con Gara,
rotativo heredero del legado etarra de Egin, y el trato
permanece oculto.
 La visita del juez Garzón a tierras aztecas hace que el diario
mexicano se delate con una cobertura tendenciosa del
evento; Su Señoría hace llegar una carta a la directora del
diario exhortándola a no endiosarse y guardar la línea de la
objetividad.
 El articulista de Letras Libres se cerciora de que no está
viendo visiones documentándose al punto; descubre el
pacto y le da la impresión de que el periódico apoya la causa
terrorista en su editorial publicada en la revista.
 A Carmen Lira no se ninguna gracia el chistecito y ejerce su derecho de
réplica en la revista que dirige Enrique Krauze haciendo llegar una
carta a éste, donde lo más sustancial de la misiva es que le hace notar
que el daño está hecho y que se ven en tribunales.
 Llevando más de cuatro sentencias de amparo para efectos y llegar
exactamente a ningún punto, la Ministra Olga Sánchez Cordero decide
hacer efectiva la facultad de atracción y el expediente va a parar a la
Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación con el
propósito de que al cabo de una vuelta más le den a cada quién lo suyo y
se termine de una buena vez la rebatinga iniciada a petición de La
Jornada.
 Se confirma la última resolución definitiva, en donde la Justicia de la
Unión no ampara ni protege a la quejosa respecto del acto que reclama,
además de insistir en la constitucionalidad del artículo 5 de la Ley
Sobre Delitos de Imprenta y sentar un precedente en la materia de que
se trató el juicio.
 No se considera maliciosa una manifestación o
expresión aunque sean ofensivos sus términos por su
propia significación, en los casos de excepción que la
ley establezca expresamente, y además, cuando el
acusado pruebe que los hechos imputados al quejoso
son ciertos, o que tuvo motivos fundados para
considerarlos verdaderos y que los publicó con fines
honestos.
 Dar publicidad a sus convenios con otros medios
cuando los celebren.
 Conducirse con veracidad en sus informaciones.
 Facultad de escrutinio entre unos y otros respecto
de sus actividades y fuentes.
SE LE DA EL TRATAMIENTO DE PERSONA CON PROYECCIÓN PÚBLICA QUE
SUFRE UN MENOSCABO POR ACCIÓN DE UN PARTICULAR.
 Prerrogativa de secrecía respecto de los datos que decida o
no compartir, sobre todo si se trata de cuestiones que se
ventilen única y exclusivamente al interior del organismo.
 Derecho al honor en sentido objetivo, es decir, a la
reputación en razón de que la percepción personal es
privativa de las personas físicas.
 Menoscabo de la imagen que sus lectores tienen del diario y
laceraciones, en general, a su reptación.
SE LE DA EL TRATAMIENTO DE MEDIO QUE INVADE LA ESFERA PRIVADA DE
UN TERCERO PARTICULAR: REVISTA Y AUTOR ADQUIEREN EL CARÁCTER DE
CODEMANDADOS EN JUICIO.
 Libertad de expresarse provocadora y mordazmente si no
incurre en falta grave en un género periodístico de opinión,
cuyo propósito es persuadir o convencer.
 Facultad de opinar sobre las imprecisiones respecto de sus
homólogos en las informaciones que reportan y en los
datos que se guarden cuando éstos importen un interés
general.
 El caso se resuelve en la última instancia con criterios
jurisprudenciales del Máximo Tribunal, estimaciones de la Corte
Interamericana de Derechos Humanos e invocando
instrumentos de Derecho Internacional: Convención
Interamericana sobre Derechos Humanos (22.XI.1969) y Pacto
Internacional de los Derechos Civiles y Políticos (16.XII.1966).
 La instancia juzgadora estima examinar como una colisión de
principios y no como un conflicto de reglas, por lo que se intenta
llegar a un justo medio en la contienda; las prerrogativas de
Letras Libres, de acuerdo con las consideraciones del tribunal de
control constitucional, ostentan una cierta primacía sobre los
derechos de La Jornada, gracias a la institución de la pluralidad
de líneas editoriales y la riqueza de estilos en los medios con
miras a entender y concebir un régimen auténticamente
democrático en el que el público tenga entera libertad de
quedarse con la postura que más le agrade.
 Fuera de juicio, Miguel Ángel Granados Chapa robustece la posición
de los codemandados al hacer alusión de una disertación firmada por
Fernando Savater y haciendo notar que Josetxo Zaldúa –eslabón que
conecta al diario mexicano con el Viejo Mundo– tiene abiertos dos
procesos por el delito de terrorismo pero que están refundidos en la
congeladora en razón de que el vasco tiene una influencia notoria de
este lado del charco entre la comunidad que conforma su gremio.
 El sentimiento de hastío y desesperación cunde en los ánimos de todos
los jueces involucrados por el toma y daca surgido de las constantes
demandas de garantías; presuntivamente, es en este punto cuando la
Ministra se pone lista y la Suprema Corte de Justicia de la Nación –ya
erigida en órgano de control constitucional– absorbe el expediente vía
el ejercicio de la facultad de atracción a efecto de que la Primera Sala le
entre al quite para ajusticiarse en definitiva a ambas partes.
 Para este punto, La Jornada ya se ha roto lazos con Gara; Fernando
García Ramírez apoya la idea de que ETA debe desaparecer.
 La Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la
Nación confirma la sentencia recurrida en detrimento de
las huestes de Lira Saade, a quien en algún punto de todo
este larguísimo proceso se le ocurrió la brillante idea de
pedir además el reembolso de gastos y costas procesales: el
periódico tuvo que pagarle a la revista la contratación de los
servicios de los señores letrados.
 En el proyecto se analizó párrafo por párrafo la nota de
García Ramírez para luego hacerse lo propio respecto del
todo en su conjunto para gozar de una mejor visión que
permitiese dilucidar la litis de una forma más clara.
 Desde entonces, es hora y fecha en que éstos dos no
pueden verse ni en pintura.
 De la puerta del juzgado para afuera, surgió cualquier cantidad
de juicios de valor porque nadie ignora que las filiaciones
políticas de las publicaciones devienen en diametralmente
opuestas: declaraciones mil a favor y en contra de uno y otro.
 La verdad de las cosas es que nadie se tomó la molestia de revisar
el caso en términos de la lógica más elemental: izquierdosa y
comprometida con las causas sociales, La Jornada celebró
igualmente pactos con The Independient y Le Monde,
publicaciones legendarias por su información tendiente a la
objetividad; sin embargo, no fue la mesura un elemento
determinante a la hora de arriesgarse a firmar con los radicales
del País Vasco puesto que la consecuencia natural no iba a ser
que se le tomara como aliada de la causa nacionalista sino con la
calidad de cómplice del terror, como sucedió –muy
oprobiosamente y sin la menor necesidad.
 Lo único que Letras Libres hizo fue darle un suave
y ligero empujó para que cayera estentóreamente al
precipicio, víctima de sus propios desenfrenos.
 Triste pero cierto, lo recomendable para cualquier
ocasión es no dar paso sin huarache y examinar
puntualmente todos los flancos antes de cruzar la
acera.
Descargar

LA RÉPLICA Y LA SÚPLICA SE PESAN EN LA MISMA