178 seg. (O. Mondragón)
“Diario de una mujer a dieta”
Miguel-A.
Hoy he comenzado a hacer dieta.
Necesito perder 8 kg. El médico
me ha aconsejado escribir un
diario donde tengo que anotar
mi alimentación y hablar de mi
estado de ánimo.
Me siento como vuelta a la
adolescencia, pero estoy muy,
muy entusiasmada. Por más que
la dieta sea dolorosa, cuando
consiga entrar en ese vestidito
negro maravilloso, va a estar
todo perfecto.
DIA 1:
Un pedazo de queso blanco. Un
tazón de cereales sin azúcar.
Mi humor está de maravilla.
Me siento más liviana. Un leve
dolor de cabeza, tal vez...
DIA 2:
Una ensaladita rápida. Algunas
tostadas, y una tarrina de
yoghurt.
Aún me siento maravillosa.
La cabeza me duele un poquito
más fuerte, pero nada que una
aspirina no pueda solucionar.
DIA 3:
Me he despertado de madrugada
por un ruido extraño. Creí que
era un ladrón, pero después de
un tiempo, me he dado cuenta
de que era mi propio estómago
haciendo un ruido que daba
miedo...
Como hacía color, he
aprovechado para tomarme un
litro de té... Estuve meando el
resto de la noche.
ANOTACIÓN: No tomar nunca
más té de manzanilla.
DIA 4:
Estoy empezando a odiar a la
ensalada. Me siento como una
vaca mascando hierba.
Estoy algo irritada, pero creo
que es cosa del tiempo...
Mi cabeza parece un tambor.
Mi compañera de trabajo se ha
comido una pizza en el
almuerzo. ¡Pero yo me he
aguatado!.
ANOTACIÓN: Odio a mi
compañera de trabajo.
DIA 5:
¡Juro por Dios que si vuelvo a
ver un pedazo más de queso
blanco vomito!.
Mi almuerzo: una ensalada, que
parecía reírse en mi cara...
Necesito calmarme, y volver a
concentrarme.
DIA 6:
¡¡Estoy muerta!! No he dormido
nada por la noche. Y lo poco que
conseguí dormir, fue una
constante pesadilla: soñaba con
un enorme flan de vainilla que
chorreaba caramelo líquido.
Creo que hoy mataría por
hincarle el diente a un bocadillo
de calamares, o de lo que sea…
DIA 7:
He ido al médico. He adelgazado
250 gramos solamente.
¡Esto es una jodienda! Toda la
maldita semana comiendo
hierba... que sólo me falta mugir,
como las vacas... y ¡sólo he
perdido 250 gramos!.
El médico me explicó que es
normal. Que la mujer tarda más
en adelgazar… y más a mi
edad...
¡El hijo de puta, indirectamente,
me ha llamado gorda y vieja!.
ANOTACIÓN: Buscar otro
médico.
DIA 8:
Hoy me despertó un pollo asado.
¡Lo juro!. Estaba a los pies de la
cama, bailando un can-can.
ANOTACIÓN: Mis compañeros
de trabajo están empezando a
mirarme de forma rara...
DIA 9:
Hoy no he ido al trabajo. El pollo
asado me ha despertado de
nuevo... esta vez estaba bailando
la danza del vientre. He pasado
todo el día tumbada en el sofá
viendo la tele. Creo que existe
un complot contra mí. Todos los
canales de la televisión pasaban
recetas de cocina. Enseñaban a
hacer tartas de frutas, carnes al
horno, huevos con tocino,
maravillosas salsas, etc…
ANOTACIÓN: Comprar otro
control remoto para la tele. En
un arranque de furia, lo he tirado
el anterior por la ventana.
DIA 10:
¡Odio a todo el mundo!. Le he
dado una patada al perro de mi
vecina. En el trabajo, he gritado
como una loca. El botones se
niega a entrar más veces a mi
oficina, y las secretarias se
pegan a la pared cuando yo
paso.
DIA 11:
La balanza no se mueve. ¡No se
mueve! ¡No he perdido ni un
mísero gramo desde la última
vez que me pesé!.
Empecé a reírme a carcajadas en
la consulta. El médico, asustado,
me sugirió consultar con un
psicólogo. ¿O dijo psiquiatra?
¡Bueno... la verdad es que,
mientras me reía, lo amenacé
con un bisturí!.
ANOTACIÓN: No vuelvo más
veces al médico. El pollo cree
que es un cantamañanas y un
charlatán.
DIA 12:
El pollo me presentó a unos
amigos suyos. El Sr. Lomo es
muy buena gente, además el tío
está muy bueno... el Sr.
Solomillo es primo del anterior,
es un tipo muy buen
conversador, D. Jamón está para
comérselo... y Dña. Tarta de
frambuesas es una señora muy
dulce.
DIA 13:
He matado a la Claudia Schifer, o
como se llame. La he cortado en
pedacitos, al igual que a todas
las fotos de las modelos súper
flacas que tenía guardadas en
casa...
ANOTACIÓN: El pollo y sus
amigos están mosqueados
conmigo por comer un pedazo
del Sr. Pan. ¡Pero puedo jurar
que fue en legítima defensa! Él
me amenazó con morirme de
hambre. ¡Y aproveché para
comérmelo con salami!.
DIA 14:
¡¡¡A LA MIERDA LA DIETA!!!.
He agarrado un cabreo con el
pollo, porque me ha hecho
trampas jugando al póker. Y me
lo he comido junto al Sr. Pan. Y
de postre, le ataqué a Dña. Tarta
de Frambuesas, que estaba
realmente dulce… ¡Y como la
comida daba sed, me bebí un par
de latas de cerveza!.
ANOTACIÓN: ¡Voy ahora mismo
a tirar a la basura el vestidito
negro maravilloso!.
Descargar

Diario de una mujer… a dieta