Lectio divina del Salmo dominical
Domingo XVI
delB:Tiempo
Ordinario
Año
El Señor reúne
sus ovejas.
Jr 23,1-6: Reuniré el resto de mis ovejas y les pondré
pastores.
Sal 22,1-3a.3b-4.5.6: El Señor es mi pastor, nada me falta.
Ef 2,13-18: Él es nuestra paz, él ha hecho de los dos pueblos
una sola cosa.
Mc 6,30-34: Andaban como ovejas sin pastor.
El Señor es mi pastor, nada me falta.
El Señor es mi pastor, nada me falta:
en verdes praderas me hace recostar;
me conduce hacia fuentes tranquilas
y repara mis fuerzas.
El Señor es mi pastor, nada me falta.
Me guía por el sendero justo,
por el honor de su nombre.
Aunque camine por cañadas oscuras,
nada temo, porque tú vas conmigo:
tu vara y tu cayado me sosiegan.
El Señor es mi pastor, nada me falta.
Preparas una mesa ante mi,
enfrente de mis enemigos;
me unges la cabeza con
perfume,
y mi copa rebosa.
El Señor es mi pastor, nada me falta.
Tu bondad y tu
misericordia me
acompañan
todos los días de
mi vida,
y habitaré en la
casa del Señor
por años sin
término.
El Señor es mi pastor, nada me falta.
Lectio
Ahora leemos el salmo entero, despacio…
SALMO 22 (23)
1 [Salmo.
De David.]
El Señor es mi Pastor, nada me falta:
2 en verdes praderas me hace
recostar;
5 Preparas
me conduce hacia fuentes tranquilas
3 y repara mis fuerzas;
me guía por el sendero justo,
por el honor de su nombre.
6 Tu
4 Aunque
camine por cañadas
oscuras,
nada temo, porque tú vas conmigo:
tu vara y tu cayado me sosiegan.
una mesa ante mí,
enfrente de mis enemigos;
me unges la cabeza con perfume,
y mi copa rebosa.
bondad y tu misericordia me
acompañan
todos los días de mi vida,
y habitaré en la casa del Señor
por años sin término.
Si quieres escuchar el salmo en
hebreo, pincha en este vínculo
Lectio
¿Qué lugar ocupa este salmo en el
salterio?
Según el P. Ramón Ribera, monje de
Montserrat, y otros estudiosos, el orden de
los salmos no se debe al azar sino que hay
toda una estructura interna.
Lectio
¿Qué lugar ocupa este salmo en el
salterio?
Nuestro salmo se encuentra en la primera
Dentro
libro, los
salmos 3-31
constituyen
parte del
delprimer
salterio,
dedicado
a las
súplicasla
1ª Colección de David. David es el protagonista de
a estos
Dios,salmos
formada
por los libros:
y todos traen su nombre en el título
(aunque esto no quiere decir que los haya escrito él).
Toda
esta colección
1º:
salmos
1-40 está organizada en 4 septenarios
que corresponden a 14+14.Salmo
Para los22:
hebreos
el nºes
14 es
el
Señor
2º:
salmos 41-71
el equivalente
numérico de las letras de la palabra
mi Pastor
Y 3º: salmos 72-88“David.”
El Salmo 22 se encuentra en el tercer septenario
(salmos 18-24), en él el salmista canta a Dios como
Pastor. Un Pastor-Rey que le serena y conforta y cuyo
amor le acompaña toda la vida.
Lectio
: ¿Qué dice el texto?
Un sentimiento de profunda confianza en Dios -expresado en un
lenguaje de incomparable belleza poética- es la característica de
este Salmo tantas veces orado y comentado.


En la primera parte (vv. 1-4), el salmista se vale de la imagen del
“pastor” para describir su experiencia de la protección divina. El
Señor es el Pastor y él es la oveja que Dios cuida y guía con ternura.
En la segunda parte (vv. 5-6), la imagen empleada es la del Anfitrión y
Aliado. Los elementos simbólicos parecen entrecruzarse con la
referencia a una situación concreta: el salmista, perseguido por sus
enemigos (v. 5) se pone al amparo del Señor en el Templo (v. 6), y allí
el Señor le brinda su hospitalidad, haciéndolo partícipe de su mesa
(v. 5).
El nexo de unión de ambas imágenes lo podemos resumir en el v. 4b: “Tú
vas conmigo.” El salmista sabe que en el pasado de su Pueblo Dios lo
liberó de Egipto, y lo guió por el desierto como a un rebaño hasta
conducirlo a la tierra prometida donde Él ejerce como Anfitrión.
El Nuevo Testamento retoma la imagen del “pastor” para aplicarla a
Cristo, el “Buen Pastor” que da la vida por sus ovejas (Jn. 10).
Me ditatio
c
Lo propio de este paso es meditar qué me dice a mi el texto. Esto es algo muy personal por ello
aquí para ayudar a esta meditación relacionamos el salmo con las lecturas del domingo.
Jesucristo es el
vástago legítimo
de David que Dios
ha suscitado para
pastorear a su
pueblo. Pueblo
que anda errante
como ovejas sin
pastor.
Yo, como oveja,
¿busco al Pastor y
Guardián de mi
vida?
El Señor es mi pastor.
Me conduce hacia fuentes tranquilas
y repara mis fuerzas
Esto es lo que hizo el Señor con sus discípulos: “Venid a un sitio
tranquilo a descansar un poco.” A ellos les dio descanso
escuchando con amor y atención cuanto habían hecho y
enseñado en la misión a que los había enviado, al pueblo que
le buscaba le dio descanso exponiéndoles la Palabra.
¿Me dejo guiar por el Señor bebiendo en las fuentes tranquilas de
su Palabra, reparando en Él mis fuerzas tras la tarea diaria?
Cristo es nuestra Paz. Él ya ha atravesado las oscuras cañadas de la
incomprensión, el dolor y la muerte, por eso nos acompaña y nos
guía.
¡Sigamos confiados tras el dulce y firme toque de su cayado!
Aunque camine por cañadas oscuras, nada
temo porque Tú vas conmigo.
Al ser bautizados recibimos la unción del Espíritu que nos hace testigos
y mensajeros del Reino.
¡Todos somos evangelizadores! ¡Extendamos el perfume de Cristo a
nuestros hermanos!
Me unges la cabeza con perfume.
Oratio
¿Qué me hace decirle a Dios este salmo, la
liturgia de este domingo?
Señor, Tú, cual Pastor de nuestras vidas,
reparas nuestras fuerzas,
y hacia fuentes tranquilas nos guías.
Te damos gracias,
y te pedimos,
nos hagas sensibles al suave toque de tu Presencia
que nos llene de paz en la noche,
y en la misión nos unja con el perfume de tu Alegría.
Amén.
Contemplatio
Miro y me dejo mirar… En esto los Padres de la Iglesia son maestros…
“En el salmo, David invita a ser oveja cuyo Pastor
sea Cristo, y que no te falte bien alguno a ti
para quien el Buen Pastor se convierte a la
vez en pasto, en agua de reposo, en alimento,
en tregua en la fatiga, en camino y guía,
distribuyendo sus gracias según tus
necesidades.
Así enseña a la Iglesia que cada uno debe
hacerse oveja de este Buen Pastor que
conduce, mediante la catequesis de salvación,
a los prados y a las fuentes de la sagrada
doctrina.”
(SAN GREGORIO DE NISA, PG 46, 692)
Actio
¿Qué me hace vivir el Señor a partir de esta Palabra?
Es el momento de la “obediencia de la Fe”…
Me unges la cabeza
con perfume y mi
copa rebosa.
Descargar

Domingo XXX del T.O. Año C