Llevar puesta una prenda de lujo hace romper la hucha a muchos. La
democratización de las marcas elitistas está abriendo el abanico de este mercado,
que mantiene una tendencia alcista con un crecimiento de las ventas del 9% en
2006, hasta alcanzar 159.000 millones de euros, según un estudio de la consultora
Bain & Company realizado a 200 empresas destacadas en el mundo del lujo.
Los accesorios (bolsos y zapatos, principalmente) registran la mayor subida (un
15%), seguidos de la ropa, la joyería y la relojería (con un 10%). La ropa de
hombre creció por encima de la media y va ganando peso en este sector, copado
tradicionalmente por las mujeres.
Previsiones optimistas
El impulso de las ventas se repartió entre la mayoría de firmas de moda. Un 85%
de las marcas de lujo analizadas registró un incremento de la facturación en 2006,
la mejor nota desde que se elaboró el primer estudio de esta serie en 1999. “El
futuro del mercado de artículos de lujo parece halagüeño. Las previsiones apuntan
a que cerrará 2007 con un crecimiento entre el 10% y el 12%, sin tener en cuenta
el impacto de un euro demasiado fuerte y de las posibles consecuencias de la
crisis hipotecaria estadounidense”, señala Claudia D’Arpizio, socia de Bain &
Company.
El lujo accesible, es decir, el que se vende a precios algo más razonables sin
perder la sensación de exclusividad, es el de mayor éxito en Asia Pacífico (sin
contar con Japón) gracias al acceso de un gran número de consumidores con
menor poder adquisitivo.
Coach y Burberry figuran en este grupo de enseñas, un segmento que
ha crecido un 22%.
Un paso por delante se sitúan las marcas aspiracionales como Gucci y
Louis Vuitton, que se caracterizan por el reconocimiento y la distinción
que desprenden sus prendas. Este tipo de moda encuentra su mejor
mercado en Estados Unidos, donde el negocio aumentó un 11%
respecto a 2005.
La cúspide de la pirámide del lujo la ocupan sellos como Harry
Winston y Hermès, donde las piezas únicas y series limitadas aseguran
a su comprador la exclusividad de la adquisición. Japón se lleva la
palma en las compras más caras, aunque el avance respecto al año
anterior del mercado nipón fue de apenas un 3%.
Desde una óptica de conjunto, Europa sigue siendo el primer mercado
de artículos de lujo, con un 37% del mercado mundial; seguido de
cerca por América (con un 35%); Japón (un 13%); y la zona
emergente de Asia Pacífico, que acumula un 11%, donde China va a la
cabeza, seguida de India, Taiwan, Singapur y Corea.
¿Ha crecido o disminuido el porcentaje
de venta de estos productos en 2007
respecto al 2006?
¿Qué marcas se caracterizan
por el reconocimiento y la
distinción que desprenden sus
prendas?
¿Qué continente es el primer
mercado de artículos de lujo?
¿Qué país hace las compras más
caras?
Descargar

Locos por el lujo