Eres, Virgen María, la más hermosa,
de sueños divinos inspiradora.
Eres de Dios la amada, la hermosa,
la Inmaculada.
Eres la gracia , de nuevo instaurada,
orgullo del Dios que exalta
desde lo hondo al más pobre.
Eres la Mujer que une
el resplandor original primero
con la luz eternizada
en el Cristo resucitado.
Eres Mujer de la Historia, eres puente
del Dios que unió el cielo con la tierra
haciendo que una doncella
en su seno concibiera a Jesucristo ella sola.
De la humanidad esperanza firme
en tus brazos ya sonríe
el Hijo de tus amores
mientras otros muchos te decimos
en letanía inacabada:
“ruega por nosotros, pecadores”.
Inefablemente intacta
grávida de amor y ternura
eres Madre de los hombres
que adoran a Jesucristo,
y también de quienes no le aman.
Hora es del mediodía
hora es de gran alegría
cuando del ángelus suena
la campana
que invita y canta:
“Ave, María”.
Eres, Virgen María, la más hermosa,
de sueños divinos inspiradora.
Eres de Dios la amada, la hermosa,
la Inmaculada.
Eres la gracia , de nuevo instaurada,
orgullo del Dios que exalta
desde lo hondo al más pobre.
Eres la Mujer que une
el resplandor original primero
con la luz eternizada
en el Cristo resucitado.
Eres Mujer de la Historia, eres puente
del Dios que unió el cielo con la tierra
haciendo que una doncella
en su seno concibiera a Jesucristo ella sola.
De la humanidad esperanza firme
en tus brazos ya sonríe
el Hijo de tus amores
mientras otros muchos te decimos
en letanía inacabada:
“ruega por nosotros, pecadores”.
Inefablemente intacta
grávida de amor y ternura
eres Madre de los hombres
que adoran a Jesucristo,
y también de quienes no le aman.
Hora es del mediodía
hora es de gran alegría
cuando del ángelus suena
la campana que invita y canta:
“Ave, María”.
Descargar

Llena de gracia