Viento
• Las fuerzas que actúan sobre una parcela de
aire en la atmósfera son:
• En el plano horizontal se encuentra la fuerza
de gradiente de presión, la que se origina por
las variaciones horizontales del campo de
presión, que a su vez son el resultado de los
cambios de temperatura y similarmente
debidos al calentamiento diferencial del sol
sobre la superficie terrestre.
• En la dirección vertical está la fuerza de gravedad,
que actúa hacia abajo y; la fuerza de flotabilidad
(gradiente vertical de presión) que actúa hacia
arriba, oponiéndose a la gravedad. En promedio
existe un equilibrio entre las dos, de tal manera
que, a primera aproximación, la atmósfera está en
equilibrio hidrostático. Sin embargo, en condiciones
reales, la mayoría de los fenómenos atmosféricos
tienen aceleraciones verticales, que aunque débiles,
deben ser consideradas para un estudio completo
de la dinámica de la atmósfera, de tal manera que
la fuerza de flotabilidad es mayor o menor que la de
gravedad y se pierde el balance hidrostático.
• La fuerza centrípeta (centrífuga) que depende
de la trayectoria curva del movimiento
horizontal (z=cte; P=cte); si el viento fluye
alrededor de isobaras curvas, entonces se
producirá una fuerza que desviará al viento
hacia dentro (fuera ) del centro de rotación
para balancear el flujo giratorio.
• La rotación de la tierra sobre su eje da lugar a
la fuerza de Coriolis, la que desvía todos los
cuerpos en movimiento sobre la superficie
(incluidos los fluidos geofísicos), hacia la
derecha en el hemisferio norte y hacia la
izquierda en el hemisferio sur.
• La fuerza de fricción. Depende de la rugosidad
del terreno y de la turbulencia del medio.
Tienden a reducir la velocidad del viento. En
suelos muy rugosos habrá una gran
transferencia vertical de momento horizontal
y por consecuencia una gran fricción.
Descargar

Viento