Un asesinato y un poema:
dos visiones históricas
de la Argentina
Algunos apuntes sobre
el menardismo
Nicolas Shumway
University of Texas at Austin
Organización de la charla
1. Brevísima historia de un asesinato político.
2. La extraña historia de un poema basado en ese
acontecimiento.
3. Otra referencia literaria seguida de una definición del
“menardismo.”
4. Casos de menardismo en la política reciente de los
Estados Unidos y de la Argentina.
5. Avisos contra el menardismo como punto necesario para
muchos de los temas de este simposio.
Un asesinato
y un poema
•
•
•
•
Insatisfecho con el acuerdo de paz que Urquiza había realizado
con Mitre, el general federalista Ángel Vicente Peñaloza
(también conocido como “El Chacho”) armó en La Rioja una
rebelión contra el gobierno unitario y sus representantes durante
el invierno de 1863.
El 12 de noviembre, Peñaloza fue capturado, encarcelado, y
después asesinado.
Nunca se supo quién dio la orden de matarlo, aunque se
rumoreaba que Sarmiento y Mitre estaban involucrados.
Acto seguido, Olegario Andrade, viejo simpatizante de la causa
federal, escribió un poema elogiando la memoria del General
Peñaloza.
Algunas líneas del poema
“Al General Ángel Vicente
Peñaloza”
El final del poema ...
Las imágenes del poema
y su sentido
El mártir
El General Ángel
Peñaloza (El
Chacho)
El déspota
porteño
Bartolomé Mitre
El pueblo
Los proscriptos
Los hermanos
Los caudillos del
interior y sus
seguidores
Benjamín Besualdo y la antología
Obra Poética de Olegario Andrade de
1887
•
•
•
•
•
Andrade muere en 1882.
Poco después, la Cámara de Diputados de La Nación le encarga a
Benjamín Besualdo la preparación de una antología de la obra
poética de Olegario Andrade.
La papa caliente: ¿qué hacer con el poema “Al General Ángel
Vicente Peñaloza”?
Mitre vive todavía, es senador, ex-presidente, historiador
consagrado, y director/dueño de La Nación. ¿Quién se atreve a
referir a tal figura como “el déspota porteño”?
Sin embargo, la antología sale en 1887.
La solución de Besualdo:
Las imágenes del poema
y su nuevo sentido
El mártir
El General Ángel
El General Juan
Vicente Peñaloza
Lavalle
(El Chacho)
El déspota
porteño
Juan
Manuel
de
Bartolomé
Mitre
Rosas
El pueblo
Los proscriptos
Los hermanos
Los federalistas y los
Los unitarios
caudillos
del interior
Más interesante aún ...
•
•
•
•
•
•
•
El poema puede leerse de ambas formas sin problema.
Nada en el texto impide ese total cambio de orientación política.
Los dos poemas sugieren que hay en la Argentina dos narrativas
paralelas: una liberal/unitaria y otra nacionalista/federalista--y que los
personajes en ambas historias son de alguna forma intercambiables.
Por otra parte, Besualdo no sólo cambió el título sino que también
cambió al autor. En efecto, creó a otro autor.
El otro autor es un poeta unitario que jamás simpatizaba con la causa
federalista y que de forma alguna fue Olegario Andrade.
En fin, Besualdo usó una táctica construida de “atribuciones
erróneas” y de “anacronismo deliberado”.
O para decirlo de otra forma, hizo un perfecto “menardismo”.
¿Qué es un menardismo?
• El término obviamente tiene como raíz
el nombre “Menard”.
• Pierre Menard es un personaje en un
cuento de Borges llamado “Pierre
Menard: autor del Quijote”.
• ¿Qué pasa en ese cuento y qué tiene
que ver con el caso Besualdo (por no
hablar de mi charla de hoy)?
“Pierre Menard, autor del
Quijote”
•
•
•
El cuento pretende ser una pedante nota fúnebre
dedicada a un autor francés (totalmente ficticio) de
principios del siglo XX llamado Pierre Menard.
Menard dejó una obra visible que consiste en una
serie de obras absurdas--por ejemplo, una lista de
poemas que deben su eficacia a la puntuación.
Pero también dejó una obra invisible en la cual
figura una novela titulada Don Quijote de la
Mancha.
Comparación del Quijote
de Cervantes con el de
Menard
•
El Quijote de Cervantes y el Quijote de Menard son textualmente
idénticos. Pero si los lectores se imaginan que uno de los textos es de un
español del siglo XVII y el otro de un francés del siglo XX, llevan
significados totalmente diferentes.
•
•
•
Por ejemplo, el texto de Cervantes no incluye referencia ninguna a
historias de gitanos y a música con guitarras y castañuelas. Esto en un
español del siglo XVII que nunca había leído una guía turística sobre
España no sorprende.
Pero es muy asombrosa la falta de referencias de ese tipo en el texto de
Menard, pues como francés del siglo XX, contemporáneo de Debussy y
Ravel y heredero de la tradición operística de Carmen, ¿cómo se le
ocurrió escribir una obra centrada en España sin gitanos y otras
españoladas de esa índole?
Diferencias estilísticas: “El estilo arcaizante de Menard—extranjero al
fin—adolece de alguna afectación. No así el del precursor, que maneja
con desenfado el español corriente de su época.”
¿En qué consiste el
menardismo según
Borges?
El menardismo
y mi charla de hoy
•
•
•
•
Ya vimos un perfecto menardismo en la antología de
Besualdo y su versión del poema “Al General Ángel
Vicente Peñaloza”.
La relectura que hizo Besualdo al cambiar el título era
precisamente un caso de “anacronismo deliberado” y una
serie de “atribuciones erróneas”
El poema original y el poema re-inventado sugieren dos
autores diferentes--y dos visiones diferentes del país.
Ahora una definición del menardismo sacada del
Diccionario de la Real Academia Improvisada:
“Menardismo” según el
Diccionario de la RAI
menardismo. (De menard.) m. La
aplicación anacrónica de un modelo
interpretativo o de un paradigma
retórico a acontecimientos que
ocurrieron en otros tiempos y en otras
condiciones.
menardista. adj. Perteneciente o
relativo al menardismo. ❘❘
esta práctica.
2. Partidario de
Menardismos de hoy
•
•
•
•
¿Dónde en nuestros tiempos vemos (o hemos visto)
ejemplos de menardismo?
¿Dónde vemos “anacronismos deliberados” y
“atribuciones erróneas”?
¿Dónde hay aplicaciones de modelos interpretativos
a acontecimientos que ocurrieron en tiempos y en
condiciones que no son los del modelo?
A seguir: cinco ejemplos de posibles menardismos de
nuestros tiempos--dos de los Estados Unidos y tres
de la Argentina.
Primer menardismo posible:
La guerra contra el terrorismo
• Una búsquda Google revela varios
millones de referencias hechas por el
presidente George W. Bush a la “guerra
contra el terrorismo”.
• Típica es la cita en la siguiente
transparencia:
"...today's war on terror is like the Cold War. It is an
ideological struggle with an enemy that despises freedom and
pursues totalitarian aims....I vowed then that I would use all
assets of our power of Shock and Awe to win the war on
terror. And so I said we were going to stay on the offense two
ways: one, hunt down the enemy and bring them to justice,
and take threats seriously; and two, spread freedom."
“... La guerra contra el terror de hoy es como la Guerra
Fría. Es una lucha ideológica contra un enemigo que
desdeña la libertad y persigue fines totalitarios. ... Juré
entonces que usaría todos los recursos de nuestro
poder de Choque y de Asombro para ganar la guerra
contra el terror. Y por eso dije que nos mantendríamos
en la ofensiva de dos formas: primero, buscar y
encontrar al enemigo y traerlo a la justicia y tomar las
amenazas en serio; y segundo, extender la libertad.”
Menardismo y la Guerra contra el
Terrorismo
•
•
•
•
Se me ocurre que la retórica política que acabamos de ver en esa
cita contiene dos menardismos:
El primero es la selección de la palabra “guerra”. Uno podría decir
que es sólo un uso metafórico, pero no es así porque más
adelante habla del “Shock and Awe” (choque y asombro) del poder
norteamericano--una clara referencia al poder militar. Y de hecho,
el resultado más visible de su posición son dos campañas
militares, una en Afganistán y otra en Iraq.
El segundo es la referencia que hace a la Guerra Fría. Pero de
nuevo cabe preguntar, en la “guerra contra el terror” ¿dónde está
el equivalente de la Unión Soviética? ¿Dónde está el temido
ejército rojo? ¿Dónde está la rivalidad científica y militar que
definía en parte la rivalidad entre el occidente y el bloque
soviético?
De hecho, tal vez nada describa mejor esa retórica que el
“anacronismo deliberado” y las “atribuciones erróneas” que
Borges encontró en Pierre Menard.
Segundo menardismo posible:
La muy breve y muy sorprendente
confesión de Alan Greenspan de la
semana pasada
Question from Representative Henry A. Waxman: “Where did you
make a mistake?”
Greenspan’s answer: “I made a mistake in presuming that the selfinterest of organizations specifically banks and others was such as
that they were best capable of protecting their own shareholders.”
Pregunta del Diputado Henry A. Waxman: “¿Dónde
cometió usted un error?”
Respuesta de Greenspan: “Cometí un error al asumir que
el interés propio de las organizaciones, específicamente
de bancos y de otras, era tal que ellas mismas serían las
más capaces para proteger a sus accionistas.”
Significado de la respuesta de
Greenspan
•
•
•
•
•
De entrada, es casi como escuchar al Papa renegarse del
catolicismo. Nadie más que Greenspan había defendido con tanto
fervor la capacidad de los mercados para autorregularse.
Pero también es la confesión de un menardismo.
La eficacia del mercado para mejorar los servicios, los precios, y la
tecnología en algunas industrias es innegable: por ejemplo, la
experiencia de los Estados Unidos con la desregulación de las
telecomunicaciones.
Pero ese mismo modelo aplicado a todos los servicios bancarios es
lo que más nos ha llevado al desastre que estamos experimentando
ahora.
En fin, la política que Greenspan cuestiona (ahora) estaba basada en
un menardismo: era la aplicación anacrónica de un modelo que,
aunque haya servido en algunos casos, claramente no ha servido en
otros.
Posibles menardismos en el discurso político
argentino de los últimos meses: transparencia 1
•
•
•
¿Quiénes habían robado? ¿Por qué la comparación al enviado
de la FMI al virrey de la época colonial?
Fuertes ecos de esquemas sobre imperialismo y neocolonialismo desarrollados entre 1930 y 1970 por pensadores
nacionalistas como Raúl Scalabrini Ortiz, Arturo Jauretche, y
Juan José Hernández Arregui.
¿Son válidas estas comparaciones--o son menardismos?
Posibles menardismos en el discurso
político argentino de los últimos meses:
transparencia 2
•
•
•
¿Son válidas estas comparaciones--o son menardismos?
¿Es justo comparar a los que se oponían a las retenciones o que
se oponen al gobierno de la presidenta con los golpistas de 1955
y de 1976?
¿O con los militares que asesinaron a Allende para imponer la
dictadura de Augusto Pinochet?
Posibles menardismos en el discurso político
argentino de los últimos meses: transparencia
3
•
•
•
De nuevo, ese discurso anti-oligárquico fue desarrollado comenzando en
la década del ’30 por los mismos pensadores que promovieron teorías de
neo-colonialismo, imperialismo, y dependencia cultural y económica.
¿Se aplican ahora? ¿Son los grandes terratenientes de ahora realmente
una oligarquía? ¿O son multinacionales? Y ¿dónde caben los pools de
siembra en este esquema?
¿O estamos de nuevo frente a otro menardismo?
Para terminar ...
•
•
•
•
•
•
•
Comencé esta charla con una anécdota histórica seguida de la historia de la
falsificación de un poema, lo cual para mí era un clarísimo ejemplo de un
menardismo.
También consideramos la posibilidad de que los dos poemas sugieren dos narrativas
paralelas del pasado nacional.
De ahí pasé a considerar un cuento de Borges del que saqué una definición del
menardismo.
Con tal comienzo, temo haber sugerido que el menardismo es algo raro, algo
encontrado sólo en rebuscados ejemplos literarios.
La verdad es otra porque, si no me equivoco, vivimos en un mundo de
menardismos. El menardismo nos busca y nos acosa por todos lados. Nunca falta
alguien que se resiste a la innovación o a la invención de nuevas narrativas para
entender nuevas realidades, usando “anacronismos deliberados” y “atribuciones
erróneas”. Esto pasa en el ámbito universitario donde yo me muevo--y sin duda pasa
también en los negocios y en la política donde se mueven muchos de ustedes.
Por lo tanto, creo que debemos estar atentos a los menardismos y tratar de
evitarlos.
Y espero que este aviso contra los menaridismos no termine siendo un menardismo
más.
Descargar

Un asesinato y un poema: dos visiones históricas