Avance automático
Soy el príncipe
de todas las
alegrías.
El compañero de
todos los goces
humanos y
mundanos.
El mensajero de la muerte…
El rey que
gobierna al
mundo...
un mundo muy
mío en cuyo
reinar,
soy el Amo.
Estoy presente en todas partes.
En todas las ceremonias.
Ninguna reunión es tal sin mi presencia.
Fabrico adulterios.
Hago nacer en los corazones pensamientos negros y criminales.
A jóvenes y adultos los hago inmorales y
los contemplo satisfecho.
Soy el padre de la corrupción,
de la desgracia...
Enveneno la raza y la sangre.
Mancho los hogares.
Traigo el envilecimiento y la depravación.
La locura.
El crimen.
El suicidio.
Yo acabo con la familia.
Ocasiono conflictos en todos
los países.
Y entre todos los hombres:
crímenes y desgracias.
En los hogares hago nacer
niños raquíticos y retardados.
Yo soy causante de las enfermedades más dolorosas e incurables.
Aspiro a ver al mundo en un hospital... en un manicomio... en presidios...
¡Yo soy el Rey!
Su Majestad...
Porque yo
nazco en
todas partes.
Mi patria es
Mis esclavos:
los hombres
y mujeres.
Mi casa:
La Tierra.
el infierno.
El alcoholismo no
diferencia sexo,
raza ni edad.
Es una enfermedad
que puede afectar a
cualquier persona.
Descargar

Su majestad: el alcohol.