Flores rojas tapizan la pradera
flores de mil colores engalanan
la campiña bordando un tul de seda
para la Reina y Madre soberana.
Yo he cortado temprano varias rosas
y las he puesto en jarras cristalinas
a los pies de la imagen de María
en el altar que tengo tras la alcoba.
Y con fervor y fe he rezado el Ave
tomando las palabras del Arcángel
suplicándole ruegue por nosotros
sus hijos que imploramos su socorro.
No nos olvides Madre somos hijos
del Dios tres veces Santo bienamados
y de ti protegidos y mimados
y por Jesús el Cristo redimidos.
Salve, Madre Santa
de Dios la más amada
llévanos contigo al Cielo
junto a Dios el Padre Eterno.
Flores rojas tapizan la pradera
flores de mil colores engalanan
la campiña bordando un tul de seda
para la Reina y Madre soberana.
Yo he cortado temprano varias rosas
y las he puesto en jarras cristalinas
a los pies de la imagen de María
en el altar que tengo tras la alcoba.
Y con fervor y fe he rezado el Ave
tomando las palabras del Arcángel
suplicándole ruegue por nosotros
sus hijos que imploramos su socorro.
No nos olvides Madre somos hijos
del Dios tres veces Santo bienamados
y de ti protegidos y mimados
y por Jesús el Cristo redimidos.
Salve, Madre Santa
de Dios la más amada
llévanos contigo al Cielo
junto a Dios el Padre Eterno.
Juan Manuel del Río
Descargar

Flores para la Virgen