Consagración al
Santo Ángel de
la Guarda
Desde el inicio de mi vida has sido mi protector y mi
compañero.
Aquí, en presencia de mi Señor y mi Dios, de mi
celestial Madre María y de todos los ángeles y los
santos, yo me quiero consagrar a ti.
Quiero tomar tu mano
y no abandonarla jamás.
Prometo ser siempre fiel
y obediente a Dios.
Prometo profesarme
siempre devoto a María,
mi Señora, Reina y Madre
y tomarla como modelo
durante mi vida.
Prometo ser devoto
también a ti, mi santo
protector y propagar
según mis fuerzas la
devoción a los ángeles
santos que se nos
concede en estos días
como auxilio en la
lucha espiritual para la
conquista del Reino de
Dios.
Te ruego santo ángel,
que me concedas toda
la fuerza del Amor
divino para que yo me
sienta fortalecido.
Toda la fuerza de la Fe
para que nunca jamás
caiga en el error.
Te pido que tu mano
me defienda del
enemigo.Te pido la
gracia de la
humildad de María
para escapar de los
peligros y guiado
por ti alcance en el
cielo la entrada a la
Casa del Padre.
Amén.
Descargar

Consagración al Santo Ángel de la Guarda