¿Qué hace a Jesús tan
diferente?
Más que un carpintero
“Y llegado el día de reposo, comenzó a enseñar en la
sinagoga; y muchos, oyéndole, se admiraban, y decían:
¿De dónde tiene éste estas cosas? ¿Y qué sabiduría es
esta que le es dada, y estos milagros que por sus manos
son hechos? ¿No es éste el carpintero, hijo de María,
hermano de Jacobo, de José, de Judas y de Simón? ¿No
están también aquí con nosotros sus hermanas? Y se
escandalizaban de él” (Mar. 6:2,3).
Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?
“Viniendo Jesús a la región de Cesarea de Filipo,
preguntó a sus discípulos, diciendo: ¿Quién dicen los
hombres que es el Hijo del Hombre? Ellos dijeron: Unos,
Juan el Bautista; otros, Elías; y otros, Jeremías, o alguno
de los profetas” (Mat. 16:13,14).
“El les dijo: Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?
Respondiendo Simón Pedro, dijo: Tú eres el Cristo, el
Hijo del Dios viviente” (Mat. 16:15,16).
“Entonces le respondió Jesús: Bienaventurado eres,
Simón, hijo de Jonás, porque no te lo reveló carne ni
sangre, sino mi Padre que está en los cielos” (Mat.
16:17).
¿Quién es Jesús?
• ¿Por qué hay tanto conflicto con su persona?
• ¿Por qué la gente no se ofende cuando oyen de
Mahoma, Buda o Confucio?
• ¿Qué hace a Jesús tan diferente?
RESPUESTA:
Jesús es diferente porque él afirmó ser Dios y aceptó la
adoración de quienes creyeron en él.
Él afirmó ser Dios
“Y por esta causa los judíos perseguían a Jesús, y
procuraban matarle, porque hacía estas cosas en el día
de reposo. Y Jesús les respondió: Mi Padre hasta ahora
trabaja, y yo trabajo. Por esto los judíos aun más
procuraban matarle, porque no sólo quebrantaba el día
de reposo, sino que también decía que Dios era su
propio Padre, haciéndose igual a Dios” (Jn. 5:16-18).
IGUAL (Gr. “isos”): Igual en tamaño, cantidad y calidad. Ej:
Isósceles ("de iguales piernas"), término usado en geometría, en
particular para referirse al: Triángulo isósceles, o al Trapecio
isósceles.
“para que todos honren al Hijo como honran al Padre. El que
no honra al Hijo, no honra al Padre que le envió” (Jn. 5:23).
Él afirmó ser Dios
“Yo y el Padre uno somos. Entonces los judíos volvieron
a tomar piedras para apedrearle” (Jn. 10:30,31).
Uno (Gr. "jeis"): Esta palabra es de género neutro, y no indica
que son uno en persona o en propósito, sino que son uno en
naturaleza o esencia (A. T. Robertson).
“Le respondieron los judíos, diciendo: Por buena obra
no te apedreamos, sino por la blasfemia; porque tú,
siendo hombre, te haces Dios” (Jn. 10:33).
Él afirmó ser Dios
“Ellos le dijeron: ¿Dónde está tu Padre? Respondió
Jesús: Ni a mí me conocéis, ni a mi Padre; si a mí me
conocieseis, también a mi Padre conoceríais” (Jn. 8:19).
“y el que me ve, ve al que me envió” (Jn. 12:45).
“El que me aborrece a mí, también a mi Padre aborrece”
(Jn. 15:23).
Él afirmó ser Dios
“Al ver Jesús la fe de ellos, dijo al paralítico: Hijo, tus
pecados te son perdonados. Estaban allí sentados
algunos de los escribas, los cuales cavilaban en sus
corazones ¿Por qué habla éste así? Blasfemias dice.
¿Quién puede perdonar pecados, sino sólo Dios?” (Mar.
2:5-7).
Él afirmó ser Dios
“Entonces el sumo sacerdote, levantándose en medio,
preguntó a Jesús, diciendo: ¿No respondes nada? ¿Qué
testifican éstos contra ti? Mas él callaba, y nada
respondía. El sumo sacerdote le volvió a preguntar, y le
dijo: ¿Eres tú el Cristo, el Hijo del Bendito? Y Jesús le
dijo: Yo soy; y veréis al Hijo del Hombre sentado a la
diestra del poder de Dios, y viniendo en las nubes del
cielo. Entonces el sumo sacerdote, rasgando su
vestidura, dijo: ¿Qué más necesidad tenemos de
testigos? Habéis oído la blasfemia; ¿qué os parece? Y
todos ellos le condenaron, declarándole ser digno de
muerte” (Mar. 14:60-64).
Jesús afirmó ser Dios
MENTIRA
Dos opciones…
1. Él no lo sabía:
Autoengañado (?)
Lunático, esquizofrénico (?)
2. Él lo sabía:
Mentiroso, hipócrita (?)
El más grande maestro (?)
Dispuesto a morir (?)
VERDAD
Por lo tanto…
Él es el Señor (Mat. 28:18).
Él es Dios (Tito 2:13).
Dos opciones (Mat. 16:15).
1. Aceptarlo (Hech. 8:37).
2. Rechazarlo (Jn. 12:48).
Aceptó la adoración
“Entonces Jesús le dijo: Vete, Satanás, porque escrito
está: Al Señor tu Dios adorarás, y a él sólo servirás”
(Mat. 4:10).
“para que todos honren al Hijo como honran al Padre. El
que no honra al Hijo, no honra al Padre que le envió”
(Jn. 5:23).
“Y otra vez, cuando introduce al Primogénito en el
mundo, dice: Adórenle todos los ángeles de Dios” (Heb.
1:6; cf. Apoc. 19:9,10; 22:8,9).
Aceptó la adoración
“Entonces los que estaban en la barca vinieron y le
adoraron, diciendo: Verdaderamente eres Hijo de Dios”
(Mat. 14:33).
“he aquí, Jesús les salió al encuentro, diciendo: ¡Salve! Y
ellas, acercándose, abrazaron sus pies, y le adoraron”
(Mat. 28:9).
Aceptó la adoración
“Y cuando hubo tomado el libro, los cuatro seres
vivientes y los veinticuatro ancianos se postraron
delante del Cordero; todos tenían arpas, y copas de oro
llenas de incienso, que son las oraciones de los santos; y
cantaban un nuevo cántico, diciendo: Digno eres de
tomar el libro y de abrir sus sellos; porque tú fuiste
inmolado, y con tu sangre nos has redimido para Dios,
de todo linaje y lengua y pueblo y nación; y nos has
hecho para nuestro Dios reyes y sacerdotes, y
reinaremos sobre la tierra” (Apoc. 5:8-10).
“Y miré, y oí la voz de muchos ángeles alrededor del
trono, y de los seres vivientes, y de los ancianos; y su
número era millones de millones, que decían a gran voz:
El Cordero que fue inmolado es digno de tomar el poder,
las riquezas, la sabiduría, la fortaleza, la honra, la gloria
y la alabanza. Y a todo lo creado que está en el cielo, y
sobre la tierra, y debajo de la tierra, y en el mar, y a
todas las cosas que en ellos hay, oí decir: Al que está
sentado en el trono, y al Cordero, sea la alabanza, la
honra, la gloria y el poder, por los siglos de los siglos. Los
cuatro seres vivientes decían: Amén; y los veinticuatro
ancianos se postraron sobre sus rostros y adoraron al
que vive por los siglos de los siglos” (Apoc. 5:11-14).
Lo que varios dijeron
“Respondió Natanael y le dijo: Rabí, tú eres el Hijo de
Dios; tú eres el Rey de Israel” (Jn. 1:49).
“Le dijo: Sí, Señor; yo he creído que tú eres el Cristo, el
Hijo de Dios, que has venido al mundo” (Jn. 11:27).
“y descendió el Espíritu Santo sobre él en forma
corporal, como paloma, y vino una voz del cielo que
decía: Tú eres mi Hijo amado; en ti tengo complacencia”
(Luc. 3:22).
Lo que sus discípulos creyeron
“Ocho días después, estaban otra vez sus discípulos
dentro, y con ellos Tomás. Llegó Jesús, estando las
puertas cerradas, y se puso en medio y les dijo: Paz a
vosotros. Luego dijo a Tomás: Pon aquí tu dedo, y mira
mis manos; y acerca tu mano, y métela en mi costado; y
no seas incrédulo, sino creyente. Entonces Tomás
respondió y le dijo: ¡Señor mío, y Dios mío! Jesús le dijo:
Porque me has visto, Tomás, creíste; bienaventurados
los que no vieron, y creyeron” (Jn. 20:26-29).
Lo que debemos creer
“Hizo además Jesús muchas otras señales en presencia
de sus discípulos, las cuales no están escritas en este
libro. Pero éstas se han escrito para que creáis que Jesús
es el Cristo, el Hijo de Dios, y para que creyendo, tengáis
vida en su nombre” (Jn. 20:30,31).
El Nuevo Testamento lo presenta
como Dios
Algunos pasajes de ejemplo:
• Tito 2:13
• Juan 1:1
• Hebreos 1:8
• Romanos 9:5
• Mateo 1:23
Plan de Salvación






Rom. 10:17, Oír la palabra de Dios.
Jn. 8:24, Creer en Cristo.
Hech. 2:38, Arrepentimiento.
Rom. 10:10, Confesar la fe en Cristo.
Mar. 16:16, Bautismo para el perdón de los pecados.
Col. 1:21-23, Perseverar en la fe.
-- Hech. 8:22, Arrepentirse si ha caído, rogar el
perdón.
-- 1 Jn. 1:9, Confesar el pecado.
www.JosueEvangelista.com
Descargar

¿Qué hace a Jesús tan diferente? -