Sonia Noemi Diaz
Había una vez en una isla, no
muy conocida, un soldado llamado
Benny. Benny tenía el rango de
sargento en la ciudad de el
ejercito de Zeal. Benny era muy
trabajador y le gustaba que todo
estuviera donde tenía que estar.
Benny procuraba que su uniforme
estuviera bien limpio, su rifle bien
montado con todas las piezas
puesta en su sitio. Y a Benny le
gustaba seguir las reglas al pie de
la letra.
El sargento Benny
trabajaba largas horas. Él se
aseguraba que todo estuviera
hecho a tiempo y que todo
estuviera seguro. La gente en
Zeal, dormían tranquilos
porque sabían que Benny era
muy responsable.
Un día el oficial a cargo
de la tropa en Zeal, noto que
Benny era un excelente y
aplicado soldado. Un día los
oficiales de ese ejercito
deciden enviar a Benny a la isla
de Lacadaisical.
Como verán, los soldados en la isla de
Lacadaisical no eran muy trabajadores y casi
nunca terminaban sus tareas. La isla no era muy
segura. Habían rumores que esa isla pronto
sería atacada. El sargento Benny iba a ser de
gran ayuda para esta isla. El sargento Benny
acepto muy alegremente su encomienda.
Cuando el soldado Benny llegó a Lacadaisical, no podía
creer lo que veían sus ojos. Los soldados en Lacadaisical no
eran cuidadosos con sus uniformes. Las armas de estos soldados
estaban cubiertas con tierra y costra, sus zapatos necesitaban
ser brillados, y casi todos ellos solo vagueaban tomando
limonadas.
Benny grito: Que clase de soldados son ustedes?
Los otros soldados solo se rieron de Benny:
- Escucha bien, ¿quíen tu te crees que eres? Si algo te incomoda,
ve al oficial a cargo.
El sargento Benny fue directo a ver al oficial a cargo, para
hablar con él sobre el asunto. El nombre del oficial a cargo era el
señor Apático, El sargento Benny notó que el señor Apático estaba
peor que los demás soldados en Lacadaisical.
Ja, ja, ja
- Si, como le puedo ayudar. Contesto el Sr. Apático.
El sargento Benny comenzó a comentar sobre el estado tan
descuidado de los soldados en Lacadaisical y cuan insegura estaba la
isla si un ataque venía. Mientras Benny hablaba aún, el Sr. Apático le
interrumpe.
- “Si, si, como sea. Si vienes después de mi almuerzo; ahora voy a
tomar una siesta.”
Benny regreso después del almuerzo y se le informo que el oficial
estaba jugando, que regresara después de la cena. Cuando el soldado
Benny regreso después de la cena, se le informo que regresara al otro
día después del desayuno. El Sr. Apático solo jugaba y no tenia tiempo
para atender a nadie.
Así pasaban los días. Los días se
convirtieron en semanas. El sargento
Benny trataba de motivar a los
soldados , pero solo recibía burla y no
lo respetaban . Ya había pasado un
mes, Benny comenzó a pensar que a lo
mejor él estaba trabajando
demasiado. Comenzó a mirar que la isla
era hermosa y que tenía muchos
lugares para ir a nadar un rato. Así
que decidió cogerse la tarde e irse a
nadar.
Después de haber nadado por horas, estaba hambriento así
que se comió un muy suculento almuerzo. Después de haber comido,
tomo una muy larga siesta. Benny se sentía muy mal por su
comportamiento, pero luego solo se acostumbro igual que los demás.
Mientras mas se descuidaba tanto mas se acostumbrada a su
dejadez. Al pasar el tiempo ya Benny no era el soldado responsable
que había sido, su arma había sido descuidada, y estaba llena de
mugre. Benny no podía ni tan siquiera encontrar sus botas, su camisa
estaba sucia y desabotonada, y ni tan si quiera se peinaba el pelo.
Benny ya estaba listo para
tomarse su siesta cuando de repente
sonaron la alarma de guerra. La isla de
Lacadaisical estaba bajo ataque. Benny
cayo de pie y comenzó a correr para
buscar su rifle, pues no sabía donde lo
había puesto. Pero no pudo correr lo
suficientemente rápido pues estaba
fuera de forma. El enemigo pronto
conquisto a Lacadaisical y venció a
todos los soldados. Ninguno en
Lacadaisical sobrevivió al ataque.
Nosotros estamos en un ejercito, el ejercito de Dios.
Como soldados del ejercito de Dios, tenemos que cuidarnos y
mantenernos en forma, leyendo su palabra, orando y adorando a
nuestro Dios, también ayudando a otros.
Muchas cosas nos pueden distraer. A lo mejor pensamos
que otras cosas son mas interesantes que acercarnos a Dios.
Como por ejemplo:, pensamos que correr bicicletas o jugar
juegos electrónicos, o los videojuegos son mas importante que
buscar a Dios. Pero tenemos que entender que debemos poner a
Dios primero. Muchos no podrán entender lo importante que es
leer la biblia, o orar; pasar tiempo con Dios. Pero no podemos
seguir los malos ejemplos de otros. Dios quiere lo mejor para
nosotros. Dios quiere que estemos en forma.
Y ESO ES UNA ORDEN SOLDADO!
Descargar

El soldado vago - Ministerio Aventuras Biblicas -