LECCIÓN 5
TERCERA DISPENSACIÓN
EL GOBIERNO HUMANO
TIEMPO: Desde el diluvio universal hasta la torre de Babel y la
confusión de lenguas (420 años)
RESTAURACIONES
Los animales son restablecidos a su hábitat: Gén. 8.17:
Todos los animales que están contigo de toda carne, de aves y
de bestias y de todo reptil que se arrastra sobre la tierra,
sacarás contigo; y vayan por la tierra, y fructifiquen y
multiplíquense sobre la tierra.
Se comienzan a marcar las estaciones por haber sufrido la
tierra un brusco movimiento que desvió el eje imaginario
de la tierra 23º 27’.
Eje imaginario se
Desvió 23° 27’
Atmósfera
Gén. 8.22: Mientras la tierra permanezca, no cesarán la sementera
y la siega, el frío y el calor, el verano y el invierno, y el día y la
noche.
La Tierra vuelve a ser para el hombre su habitación
adecuada como al principio del pacto adámico: Gén.
8.21: Y percibió Jehová olor grato; y dijo Jehová en su
corazón: No volveré más a maldecir la tierra por causa del
hombre; porque el intento del corazón del hombre es malo
desde su juventud; ni volveré más a destruir todo ser
viviente, como he hecho.
La deshidratación desde entonces, es tal, que al hombre
Dios le permite comer carne, o alimento animal, para
poder recuperar los nutrientes que se escapan por el
sudor: Génesis 9.3: “Todo lo que se mueve y vive, os será
para mantenimiento: así como las legumbres y plantas
verdes, os lo he dado todo”
Aunque le previene al hombre de los excesos de ferocidad,
que era común en las prácticas religiosas de las religiones
paganas: Génesis 9.4: “Pero carne con su vida (comer animal sin
darle muerte), que es su sangre, no comeréis”
• El régimen de autoridad para el hombre vuelve a ser como al
principio:
• Gén. 9.1-6: Bendijo Dios a Noé y a sus hijos, y les dijo: Fructificad y
multiplicaos, y llenad la tierra. El temor y el miedo de vosotros
estarán sobre todo animal de la tierra, y sobre toda ave de los cielos,
en todo lo que se mueva sobre la tierra, y en todos los peces del
mar; en vuestra mano son entregados. Todo lo que se mueve y vive,
os será para mantenimiento: así como las legumbres y plantas
verdes, os lo he dado todo. Pero carne con su vida, que es su
sangre, no comeréis. Porque ciertamente demandaré la sangre de
vuestras vidas; de mano de todo animal la demandaré, y de mano
del hombre; de mano del varón su hermano demandaré la vida del
hombre. El que derramare sangre de hombre, por el hombre su
sangre será derramada; porque a imagen de Dios es hecho el
hombre.
• El hombre como administrador de la naturaleza es
responsable ante Dios:
• Gén. 9.2: Bendijo Dios a Noé y a sus hijos, y les dijo: Fructificad
y multiplicaos, y llenad la tierra. El temor y el miedo de vosotros
estarán sobre todo animal de la tierra, y sobre toda ave de los
cielos, en todo lo que se mueva sobre la tierra, y en todos los
peces del mar; en vuestra mano son entregados. Todo lo que se
mueve y vive, os será para mantenimiento: así como las
legumbres y plantas verdes, os lo he dado todo. Pero carne con
su vida, que es su sangre, no comeréis. Porque ciertamente
demandaré la sangre de vuestras vidas; de mano de todo animal
la demandaré, y de mano del hombre; de mano del varón su
hermano demandaré la vida del hombre. El que derramare
sangre de hombre, por el hombre su sangre será derramada;
porque a imagen de Dios es hecho el hombre. Mas vosotros
fructificad y multiplicaos; procread abundantemente en la tierra,
y multiplicaos en ella.
• Dios promete no traer otro juicio de agua sobre el mundo:
• Gén. 9.11: Estableceré mi pacto con vosotros, y no exterminaré ya
más toda carne con aguas de diluvio, ni habrá más diluvio para
destruir la tierra.
• Manifestaciones proféticas o futuras para los descendientes
de Noé:
• Gén. 9.25-27: 25y dijo: Maldito sea Canaán; Siervo de siervos será
a sus hermanos. 26Dijo más: Bendito por Jehová mi Dios sea Sem,
Y sea Canaán su siervo. 27Engrandezca Dios a Jafet, Y habite en
las tiendas de Sem, Y sea Canaán su siervo.
Civilización impía que produjo el diluvio:
Gén. 4.17-24: 17Y conoció Caín a su mujer, la cual concibió y dio a luz
a Enoc; y edificó una ciudad, y llamó el nombre de la ciudad del
nombre de su hijo, Enoc. 18Y a Enoc le nació Irad, e Irad engendró a
Mehujael, y Mehujael engendró a Metusael, y Metusael engendró a
Lamec.
19Y Lamec tomó para sí dos mujeres; el nombre de la una fue Ada, y
el nombre de la otra, Zila. 20Y Ada dio a luz a Jabal, el cual fue padre
de los que habitan en tiendas y crían ganados. 21Y el nombre de su
hermano fue Jubal, el cual fue padre de todos los que tocan arpa y
flauta. 22Y Zila también dio a luz a Tubal-caín, artífice de toda obra de
bronce y de hierro; y la hermana de Tubal-caín fue Naama. 23Y dijo
Lamec a sus mujeres: Ada y Zila, oíd mi voz; Mujeres de Lamec,
escuchad mi dicho:Que un varón mataré por mi herida,Y un joven por
mi golpe. 24Si siete veces será vengado Caín,Lamec en verdad
setenta veces siete lo será.
Descendientes de Set:
Gén. 4.25: Y conoció de nuevo Adán a su mujer, la cual dio a luz un
hijo, y llamó su nombre Set: Porque Dios (dijo ella) me ha
sustituido otro hijo en lugar de Abel, a quien mató Caín.
Gén. 5.32: Y siendo Noé de quinientos años, engendró a Sem, a Cam
y a Jafet
A excepción de Noé y su familia, el linaje humano se corrompe:
Leer Gén. 6.1-12:
Juicio terrible de Dios: El diluvio:
Gén. 6.13: Dijo, pues, Dios a Noé: He decidido el fin de todo ser,
porque la tierra está llena de violencia a causa de ellos; y he
aquí que yo los destruiré con la tierra.
Gén. 8.4: Hazte un arca de madera de gofer; harás aposentos en el
arca, y la calafatearás con brea por dentro y por fuera.
TIPOLOGÍA
Muerte de Abel: Tipo del Sacrificio de nuestro Señor Jesucristo:
Gén. 4.4: Y Abel trajo también de los primogénitos de sus ovejas, de lo
más gordo de ellas. Y miró Jehová con agrado a Abel y a su ofrenda.
• Arrebato de Enoc, previo al diluvio:
• Gén. 5.24: Caminó, pues, Enoc con Dios, y desapareció, porque le
llevó Dios.
Tipifica la traslación la traslación de la novia de Cristo antes
del terrible suceso de la Gran Tribulación:
1ª. Cor. 15.51-52: 51He aquí, os digo un misterio: No todos
dormiremos; pero todos seremos transformados, 52en un momento,
en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta; porque se tocará la
trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros
seremos transformados.
Leer 1ª. Tes. 4.13-18:
13 Tampoco queremos, hermanos, que ignoréis acerca de los que
duermen, para que no os entristezcáis como los otros que no tienen
esperanza…
Apoc. 3.10: Por cuanto has guardado la palabra de mi paciencia, yo
también te guardaré de la hora de la prueba que ha de venir sobre el
mundo entero, para probar a los que moran sobre la tierra.
El hecho de ser guardado Noé y su familia del diluvio, viene a
tipificar la preservación de Israel durante la Gran Tribulación:
Jer. 30.7: ¡Ah, cuán grande es aquel día! tanto, que no hay otro
semejante a él; tiempo de angustia para Jacob; pero de ella será
librado.
El arca o caja en que Noé
fue preservado de la
muerte en el diluvio
tipifica al Señor Jesús
como el Refugio del juicio
de Dios que vendrá sobre
los pecadores:
Heb. 11.7: Por la fe Noé, cuando fue advertido por Dios acerca de
cosas que aún no se veían, con temor preparó el arca en que su casa
se salvase; y por esa fe condenó al mundo, y fue hecho heredero de la
justicia que viene por la fe.
1ª. P. 3.20-21: 20los que en otro tiempo desobedecieron, cuando una
vez esperaba la paciencia de Dios en los días de Noé, mientras se
preparaba el arca, en la cual pocas personas, es decir, ocho, fueron
salvadas por agua. 21El bautismo que corresponde a esto ahora nos
salva (no quitando las inmundicias de la carne, sino como la aspiración
de una buena conciencia hacia Dios) por la resurrección de Jesucristo.
PACTO CON NOÉ
El primer uso de la palabra pacto (berit) aparece en relación
con Noé: Gén 6.18: Mas estableceré mi pacto contigo, y entrarás en el
arca tú, tus hijos, tu mujer, y las mujeres de tus hijos contigo.
Lo cual implica beneficios para toda su familia. Este pacto se
desarrolla en:
Leer Gén 9.1–17
Donde se aplica a toda la descendencia de Noé y a todo
ser viviente. En este caso la gracia prometida no depende
de una buena comprensión o respuesta positiva por parte
de todos los beneficiados.
Es un pacto eterno cuya señal es el arco iris:
Gén 9.12, 13: 12 Y dijo Dios: Esta es la señal del pacto que yo
establezco entre mí y vosotros y todo ser viviente que está con
vosotros, por siglos perpetuos: 13 Mi arco he puesto en las
nubes, el cual será por señal del pacto entre mí y la tierra.
Está arraigado en la gracia divina: Gén 6.8: Pero Noé halló
gracia ante los ojos de Jehová.
Gén. 9.1–3: 1Bendijo Dios a Noé y a sus hijos, y les dijo:
Fructificad y multiplicaos, y llenad la tierra. 2El temor y el miedo de
vosotros estarán sobre todo animal de la tierra, y sobre toda ave de
los cielos, en todo lo que se mueva sobre la tierra, y en todos los
peces del mar; en vuestra mano son entregados. 3Todo lo que se
mueve y vive, os será para mantenimiento: así como las legumbres
y plantas verdes, os lo he dado todo.
Requiere una fe que se exprese en obediencia:
Gén 9.4–6: 4Pero carne con su vida, que es su sangre, no comeréis.
5Porque ciertamente demandaré la sangre de vuestras vidas; de
mano de todo animal la demandaré, y de mano del hombre; de
mano del varón su hermano demandaré la vida del hombre. 6El que
derramare sangre de hombre, por el hombre su sangre será
derramada; porque a imagen de Dios es hecho el hombre.
Heb 11.7: Por la fe Noé, cuando fue advertido por Dios acerca de
cosas que aún no se veían, con temor preparó el arca en que su
casa se salvase; y por esa fe condenó al mundo, y fue hecho
heredero de la justicia que viene por la fe.
La responsabilidad de producir una descendencia santa,
Gén 9.1, 7: 1 Bendijo Dios a Noé y a sus hijos, y les dijo:
Fructificad y multiplicaos, y llenad la tierra. 7 Mas vosotros
fructificad y multiplicaos; procread abundantemente en la tierra, y
multiplicaos en ella.
Es eterno:
Gén 9.12, 16: 12 Y dijo Dios: Esta es la señal del pacto que yo
establezco entre mí y vosotros y todo ser viviente que está con
vosotros, por siglos perpetuos. 16 Estará el arco en las nubes, y lo
veré, y me acordaré del pacto perpetuo entre Dios y todo ser
viviente, con toda carne que hay sobre la tierra.
E implica una bendición universal:
Ge 9.1, 11, 16,17: 1 Bendijo Dios a Noé y a sus hijos, y les dijo:
Fructificad y multiplicaos, y llenad la tierra. 11 Estableceré mi
pacto con vosotros, y no exterminaré ya más toda carne con
aguas de diluvio, ni habrá más diluvio para destruir la tierra. 16
Estará el arco en las nubes, y lo veré, y me acordaré del pacto
perpetuo entre Dios y todo ser viviente, con toda carne que hay
sobre la tierra. 17 Dijo, pues, Dios a Noé: Esta es la señal del
pacto que he establecido entre mí y toda carne que está sobre la
tierra.
Se puede considerar como una renovación del pacto con
Adán y un avance del pacto salvífico con Abraham, Is. 54.9,
10: 9 Porque esto me será como en los días de Noé, cuando juré
que nunca más las aguas de Noé pasarían sobre la tierra; así he
jurado que no me enojaré contra ti, ni te reñiré. 10 Porque los
montes se moverán, y los collados temblarán, pero no se apartará
de ti mi misericordia, ni el pacto de mi paz se quebrantará, dijo
Jehová, el que tiene misericordia de ti.
1 P 3.20, 21: 20 los que en otro tiempo desobedecieron, cuando
una vez esperaba la paciencia de Dios en los días de Noé, mientras
se preparaba el arca, en la cual pocas personas, es decir, ocho,
fueron salvadas por agua. 21 El bautismo que corresponde a esto
ahora nos salva (no quitando las inmundicias de la carne, sino
como la aspiración de una buena conciencia hacia Dios) por la
resurrección de Jesucristo.
Hasta aquí hemos visto la lección 5
Fredy Monterroza.
Descargar

Slide 1