“Posición y Misión de Eva
en la Historia Providencial y en el Siglo XXI.”
Sermón en la Iglesia Familiar de Madrid
9 de febrero, 2014
Cheon IL Guk, Año 2 - Enero día 10
¡Buenos días queridos hermanos/as!
Espero y deseo que este Sermón
transmita paz y visión, siendo de
beneficio para todos. Hoy 9 de febrero,
estamos reunidos para glorificar a Dios
nuestros “Padre y Madre del Cielo”, y para
nutrir nuestro espíritu con Su Santa
Palabra.
El Sermón de hoy lleva por título:
“La Posición y Misión de Eva en la
Historia Providencial y en el Siglo XXI.”
¿Cuál es la parte más
importante en el cuerpo de
Eva?
Según el punto de vista de
Dios es su “vientre”.
Esta parte es sagrada y
primordial para engendrar el
Linaje de Dios.
¿Quién nos ha revelado
este secreto?
El Mesías Sun Myung Moon.
Todos hemos aprendido que Eva
se dejó violar y que al entrar el
Arcángel sexualmente en ella
contaminó la pureza de su vientre.
Sus semillas (óvulos) quedaron
contaminadas. Esto tuvo fatales
consecuencias.
Eva no engendró hijos del Linaje
de Dios sino que por el contrario,
nacieron hijos del linaje de
Satán.
¿Pudo ver Dios el nacimiento de
Sus verdaderos nietos? No.
¿Pudo ver Dios el nacimiento de
seres puros como Él? No.
Dios con gran pena, agonía y gran sufrimiento por
no tener hijos /as de Su Linaje de Sangre, comenzó
con el Plan de la Restauración.
Dios pone a la mujer en una posición de llevar una
vida de sacrificio, devoción y lealtad hacia Sus
deseos divinos.
Es la mujer quién debe en la posición de Eva
restaurar la pérdida de la maternidad original y
conseguir tener un “vientre” capaz de dar a Dios,
esos hijos que tanto anhela.
Dios va a llamar a mujeres de fe y con un espíritu de
sacrificio para cumplir bien esta posición y misión
de Eva.
Si leemos en la Santa Biblia encontramos que Dios
elige a Rebeca.
¿Quién es Rebeca? (Gen. 24, 1- 61)
Era hija de Betuel, arameo, nieta del hermano de
Abraham, Najor.
Con su hermano Labán y toda la familia vivían en
Padan Aram, Mesopotamia.
Abraham envió a Eliecer, jefe de sus sirvientes, con
el objetivo de encontrar una mujer para su hijo que
no fuera cananea.
El criado impresionado por la amabilidad de
Rebeca y la buena situación de su familia, era la
elegida para ser esposa, la escogió y se la llevó para
que fuera la mujer de Isaac.
Eliecer, criado de Abraham encuentra a Rebeca.
Ella le da de beber y también a sus camellos.
Al marcharse Rebeca de su casa, la bendijeron, diciendo:
(Gen. 24, 60) “Tú eres nuestra hermana, se madre de miles y
miles; que tu descendencia conquiste las ciudades
enemigas.
(Gen. 25, 20- 21) Cuando Isaac tenía 40 años, tomó por
esposa a Rebeca. Isaac rezó a Dios por su mujer, que era
estéril. El Señor le escuchó y Rebeca, su mujer concibió.
(Gen. 25, 22-23) Pero las criaturas se maltrataban en su
vientre y ella dijo:
En estas condiciones, ¿vale la pena vivir? Y fue a consultar
al Señor. El Señor le respondió:
“Dos naciones hay en tu vientre, dos pueblos se separan
en tus entrañas: un pueblo vencerá al otro y el mayor
servirá al menor.”
Isaac tenía 60 años cuando nacieron.
Rebeca e Isaac con sus gemelos, Esaú y Jacob
En el Libro Sagrado del Cheon Seong Gyeong.
Libro VIII – Capítulo 3
Sección 1. Podemos leer que:
“La caída humana comenzó desde el vientre de
la madre”
Por lo tanto, la restauración tiene que ser iniciada
desde el vientre de la madre. Este fue el origen del
mal, el punto de partida, así que de igual manera
debemos regresar al origen de la restauración.
Para ello, Dios estableció 2 hermanos para conducir
la dispensación de restaurar el derecho de la
primogenitura.
En otras palabras, Caín, el primogénito, tuvo que
descender a la posición de Abel, y Abel tuvo que
ascender a la posición de Caín.”
(Gen. 27, 1-30)
En este momento Jacob
recibe la Bendición de
Isaac ayudado por su
madre Rebeca.
Ella comprendió el valor
del derecho de la
primogenitura.
Rebeca siendo una mujer elegida en la Providencia
de Dios, ella comprendió el valor de derecho de
primogenitura. Por eso, ayudó a su hijo menor para
que su padre Isaac le bendijese.
(Gen. 27, 28-29) Bendición de Isaac: “Qué Dios te
conceda rocío del cielo, feracidad de la tierra,
abundancia de grano y mosto; te sirvan pueblos y te
rindan vasallaje las naciones. Sé señor de tus
hermanos, que te rindan vasallaje los hijos de tu
madre. ¡Maldito quien te maldiga, bendito quien te
bendiga!
Rebeca fue una mujer victoriosa pues ayudó a Dios
a recobrar simbólicamente el derecho de
primogenitura.
Dios continúa eligiendo mujeres para sus planes y
esta vez es Tamar.
¿Quién era Tamar? Fue una mujer que estaba
preparada para conseguir continuar con el linaje de
Judá, por deseo de Dios. Incluso si perdía su vida en
ello, pero no se daría por vencida.
Veamos su historia según la Biblia:
(Gen. 38, 1-30) nos narra la historia de su relación
con su suegro hasta el momento del parto.
Judá se había casado con una mujer cananea,
llamada Súa, quien le dio tres hijos en este orden:
Er, Onán y Selá.
Er tomó por esposa a Tamar, pero luego murió
debido a su mala conducta.
Onán sucedió a su hermano mayor y se casó con
Tamar, mas sabiendo que sus hijos no serían suyos
por la "ley del levirato" (regla establecida en la ley
mosaica que decía que si un hombre moría sin tener
hijos, su pariente más cercano estaba obligado a
casarse con la viuda y el primer hijo nacido de esta
nueva unión se consideraba como heredero del
difunto), no terminaba el acto sexual derramando su
semen en la tierra.
A los ojos de Dios esta conducta era imperdonable,
por lo tanto, también él tuvo que morir.
Judá le dijo a Tamar que se quedara en la casa de
su padre hasta que su hijo menor Selá fuera mayor
de edad y pudiera casarse con ella, aunque su
miedo era que Selá también muriese.
Tamar, tal vez pensando que Judá nunca le daría a su último
y único hijo por esposo, se disfrazó de prostituta y tuvo
relaciones sexuales con su suegro para quedar embarazada,
cosa que consiguió sin que Judá se diera cuenta de quién
era ella.
Antes de marcharse, Tamar logró que Judá le entregara su
sello, su cordón y su báculo como prenda hasta que le
pagara por haberle dejado que se acostara con ella.
Cuando su socio adulamita fue enviado por Judá para
pagarle con un cabrito, y recoger sus tres prendas, ya no la
encontró.
Preguntó a unos hombres del lugar: ¿Dónde está la ramera,
la que se ponía en Enaím junto al camino? Le contestaron:
Aquí no había ninguna ramera.
Tamar sentada en la entrada de Enaim, esperando a Judá.
Vestida de prostituta - Judá iba de camino a Timnah
Luego de tres meses Judá se enteró de que Tamar
estaba embarazada, por lo que ordenó que la
quemaran como castigo por su adulterio - hay que
recordar que aunque Tamar no estaba casada en
ese momento, había sido prometida a Selá -; pero
cuando estaban por quemarla, Tamar probó gracias
al sello, cordón y al báculo de su suegro que era él
quien la había embarazado.
Judá la perdonó, ya que se sentía culpable por
haberle hecho esperar por su hijo Selá.
(Gen. 38, 26) Judá dijo: Ella es inocente y no yo. Y
no volvió a tener relaciones con ella.
(Gen. 38, 27-29) Cuando llegó el parto, Tamar dio
dos mellizos a Judá: Farés y Zérah
El Báculo de Judá, su anillo de sellar
y el cinto o cordón de su manto.
El Verdadero Padre, Sun Myung Moon en el Cheon Seong
Gyeong dice:
“¿Cómo llegó Tamar a tener una relación con su suegro, y por
qué vendría la bendición a la tribu familiar de Judá, centrado
en Farés y Zérah quiénes nacieron como resultado? La
cuestión es ¿por qué hay problemas que no pueden ser
resueltos desde el punto de vista moral humano?
En el primer capítulo del Evangelio de San Mateo,
aparecieron en el linaje de Jesús, 4 concubinas: Tamar,
Betsabé, Rahab (Rajab) y Rut.
Este evangelio es equivalente al Génesis, pero el problema
es, ¿por qué la primera página del Nuevo Testamento se
enfoca en tales mujeres? ¿Por qué mujeres que están
“manchadas” e “impuras” aparecen de esta manera? Sin
entender la visión del Principio Divino respecto a la Caída
humana, no hay manera de resolver este enigma.
Esto permaneció como un misterio. Pero en mi vida esas
cuestiones fueron aclaradas por primera vez.”
Libro VIII, Capítulo 3 del C.S.G. en la Sección 1.2. La
Restauración fundamental en el vientre a través de Tamar.
En los dos casos de Caín y Abel así como en el de Esaú y
Jacob, los hermanos tenían que intercambiar posiciones.
La cooperación entre la madre y el hijo siempre es necesaria.
Eva protegió a Abel. Luego, en el caso de Esaú y Jacob,
Rebeca estuvo del lado de Jacob y le ayudó por medio de
engaños.
No obstante, nadie supo acerca del hecho de por qué Dios los
bendijo. En el tiempo de Jacob, ellos nacieron como gemelos
pero sólo intercambiaron sus posiciones mucho más tarde.
Cómo esto no sucedió en la temprana edad, entonces en el
tiempo del nacimiento de Farés y Zérah, cuando estaban a
punto de salir del vientre de Tamar, lucharon y se
intercambiaron las posiciones. (Gen. 38, 28-29)
El segundo hijo echó a un lado al primero para poder nacer en
primer lugar. Aquí el cambio fue dentro del vientre.
Cuando consideramos el trabajo de Tamar, ella arriesgó su
propia vida con el fin de mantener la providencia de Dios.
Jacob luchó con el ángel arriesgando su vida. Aún cuando
su cadera fue dislocada, él no dejó ir al ángel durante toda la
noche.
¿Qué significa eso? La cadera debe ser golpeada.
El adulterio fue cometido usando la cadera erróneamente,¿no
fue así? Por lo tanto, nosotros en la Iglesia de Unificación
debemos hacer la ceremonia del bastón de indemnización
después de la Bendición.
¿De qué se trata esa ceremonia? ¿Dónde damos con el
bastón? En la parte de las nalgas. ¿No fue esa la región
usada erradamente? ¿Por qué el astuto Rev. Moon prepararía
algo así?
Sin embargo, nosotros no tenemos otra alternativa en este
asunto.
Diferente al pasado, donde el arcángel tentó a la mujer, una
mujer tienta a su suegro para cumplir el mandato celestial.
Satán no pudo invadir a aquellos quienes heredaron y
vivieron según el corazón y la tradición histórica de Tamar, la
tradición de la tribu de Judá.
Basado en esta inversión de posiciones es que la tradición
celestial ha sido transmitida.
Tamar fue una mujer que reconoció el linaje de Dios, es decir,
la bendición como lo más importante.
Ella fue una mujer representante de la historia, estaba
preparada para arriesgarse en cualquier peligro con el fin de
heredar el linaje.
Esta posición es similar a la posición de Eva.
A pesar de que Eva debió haber heredado el linaje de Dios
directamente como la madre de la humanidad, ella de hecho
descuidó y destruyó esta herencia.
Tamar se olvidó de su orgullo y se preparó incluso para
sacrificar su vida. Dejó a un lado su honor y dignidad. Juró
continuar el linaje bendecido. Su mentalidad era preciosa.
Los Mellizos de Tamar
luchando antes de nacer y después con su madre.
Del linaje de Farés nacería Jesucristo.
En el momento del parto Zérah sacó la mano y le pusieron una
cinta roja (Gen. 38, 27-30):
“Al dar a luz, uno sacó una mano, la comadrona se la agarró y
le ató a la muñeca una cinta roja, diciendo:
Éste salió el primero. Pero él retiró la mano y salió su
hermano. Ella comentó: ¡Buena brecha te has abierto! Y le
llamó Farés. Después salió Zérah con la cinta roja…”
Esto tiene un significado para el futuro, (S.M.M):
En el tiempo de la Segunda Llegada de Cristo, aparecerá
primero un dictador representando todos los poderes del
mundo (rojo) comunista.
Durante la II Guerra Mundial, un dictador como Hitler
apareció y en la Unión Soviética, apareció Stalin, quién murió
en el 1953. China y la Unión Soviética se dividieron a partir de
ese punto. Él murió 3 años después de que yo fuera liberado
de la prisión en Corea del Norte.
Ninguno de estos acontecimientos es coincidencia.
1.3. La Misión de María en el curso de la vida de Jesús.
En el caso de Tamar antes de concebir a los hijos de Judá, ya
había tenido relaciones con otros maridos, ella no concibió en
estado de virgen. Dios necesitaba a una “Virgen”.
Dios eligió a María. ¿Quién es María?
Era una joven virgen, cuyo nombre en arameo es Mariam y en
árabe Miriam. Mujer judía, de Nazaret, Galilea. Sus padres
eran Joaquín y Ana.
En (Lucas 1, 26-33): El arcángel Gabriel anuncia a María
acerca de su misión. Dios utilizaría su sagrado vientre para la
misión más importante de Eva.
María sería la Madre del Hijo de Dios, “El Mesías”.
En el caso de María, ella heredó la determinación de Tamar
pero Dios quería que fuera virgen antes de recibir el llamado
de Dios.
Fue una mujer que buscaría la voluntad de Dios con más
fervor que cualquier otra, arriesgando su propia vida
(Lc.1, 26-33).
El Arcángel Gabriel
anuncia a María que
ha sido elegida por
Dios para concebir a
Su Hijo Unigénito y
Mesías para toda la
humanidad.
Un Hijo de Su Linaje
de Sangre.
Un Hijo sin pecado
original.
María era una mujer pura, como Eva antes de la caída.
Cuando María quedó embarazada, Dios tuvo que decir a
José, “José… no temas de recibir a María tu mujer, porque lo
que en ella se ha engendrado es por deseo y obra del
Espíritu”. (Mat. 1:20) José no tuvo otra alternativa que
aceptarla.
Jesús nació a través de una persona en la posición de
arcángel, esta figura arcángel tenía que ser un ciudadano leal
y justo en el lado de Dios. Jesús nació como el primogénito.
El derecho de la primogenitura caída fue purificado a un
nuevo linaje, y Jesús nació con el derecho del primogénito
del lado de Dios.
Por lo tanto, aquellos quienes creen en Jesús, el Salvador,
Mesías y Cristo pueden estar más cerca del amor de Dios,
de su verdad y de su camino verdadero.
En Jesús hay vida y ésta puede ser recibida cuando se le
sigue. Él fue el Adán II para toda la humanidad.
¿Quién es el padre de Jesús? No fue José, fue otra
persona. Alguien en el lado de Dios, era como un hombre, tipo
arcángel bueno y original.
Ese arcángel tomó la posición de Adán por guía divina y se
unió con María por deseo divino y no por deseo propio.
El fruto de su unión fue una semilla engendrada “Santa”.
Satán no tuvo que ver nada con esta relación.
Por ello, Jesús nació sin pecado original. Nació como el hijo
primogénito y unigénito de Dios. Dios de esa relación tuvo
un hijo de Su Linaje directo. Un hijo puro y sin pecado.
Engendrado por el deseo divino y no por el deseo humano.
María y Zacarías, el Sumo Sacerdote del Templo de
Jerusalén y esposo de su prima Isabel se unieron por deseo
divino y no por sus propios deseos.
María tenía un vientre puro como lo tenía Eva antes de la
caída y recibió en su vientre una semilla pura del Cielo, de
un hombre leal a la voluntad de Dios.
Zacarías, Sumo Sacerdote en el Templo
de Jerusalén. Hombre judío, justo y leal
con la Voluntad de Dios.
¿Quién les unió? fue Dios quién permitió esta unión. Por
lo tanto, en su relación hubo divinidad y verdadero amor. Su
relación no fue ilícita, ni egoísta sino que ambos obedecieron
el mandato de Dios.
Tuvieron una relación bendecida y guiada por Dios. Jesús
nació por una relación de amor original y no caída. Adán y
Eva, esto es, Zacarías y María se unieron conforme al Plan de
Dios. Dios planificó esta unión. Ellos no la planificaron.
Zacarías un Sumo Sacerdote era como un padre para una
joven como María, prima de su esposa Isabel.
Zacarías tenía madurez y María era virgen. Por ello, en la
concepción de Jesús intervino Dios directamente, fue la obra
y el deseo del “Espíritu Santo”. Por primera vez en toda una
historia bíblica y humana podía nacer el Mesías, tan
anhelado por Dios.
Dios fue el Padre y la Madre de Jesús, en el cuerpo de
Zacarías y María.
De nuevo hemos visto como otra mujer María en la posición y
misión de Eva entrega su vida al deseo divino y puede
concebir por primera vez, después de tantos miles de años a
un varón que tiene el Linaje de Dios.
María fue una mujer de fe, con espíritu de sacrificio y
obediente al mandato de Dios. De nuevo otra mujer bíblica
nos da el ejemplo de lealtad y determinación en el curso de
la Historia Providencial.
Agradezcamos a todas estas mujeres que han comprendido
el deseo de Dios y lo han cumplido. Aún sabiendo que
también hubo fallos y errores a lo largo de sus vidas, por
ejemplo en el caso de la Madre María.
Por ello, sabemos que la única mujer de fe que hasta nuestro
siglo XXI ha cumplido con su posición y misión de Eva al
100% es: nuestra “Verdadera Madre Han Ja Han Moon”.
Toda la humanidad tiene a esta Verdadera Eva para la
eternidad. Esto es; hoy y siempre”.
La Verdadera Eva y Madre Verdadera Original.
Nosotras “EVAS del Presente, Siglo XXI” .
Tenemos una gran misión en dar a luz a hijos/as para
el linaje de Dios.
Si bien, también, tenemos la llamada de dar a luz a
una familia espiritual extendida. Esto es ayudar a
nuestros Verdaderos Padres a transmitir Su Tradición
y Legado de vida y costumbres.
Dar a luz a hijos/as espirituales que se unan, crean
y sigan a los Verdaderos Padres.
Nosotras tenemos que preparar cada día nuestro
vientre espiritual para dar lugar al nacimiento de
muchos hijos/as espirituales.
Para ello, tenemos que ser esposas del Mesías, de
Cristo. Nuestro Amor por Él debe ser profundo,
constante e intenso.
“El Mesías” para nosotras es nuestro Salvador, Verdadero
Padre, Verdadero Esposo y Gran Maestro.
Somos sus hijas, esposas y alumnas espirituales.
Nuestra “Llama del Amor” por Él no se puede apagar.
Esta llama siempre encendida ante situaciones negras,
oscuras, difíciles y dolorosas va a alumbrar nuestro
entendimiento y nos va a permitir ver en medio de la oscuridad.
Esta Llama dará:
- Calor a nuestro corazón.
- Claridad a nuestro intelecto.
- Guía a nuestra voluntad.
Para mantenerla “viva” debemos cada día estrechar más
nuestros lazos de lealtad, respeto, obediencia, fidelidad,
devoción, entrega absoluta, servicio y compromiso con Sus
Planes y Deseos, amor en primer lugar a nuestro Verdadero
Padre, Verdadero Esposo, y Gran Maestro.
En alianza con Él podremos vencer al enemigo (visible e
invisible) y sus constantes y persistentes tentaciones.
Para estar en la posición de Su objeto de Amor y Belleza y
formar con Él (“Mesías”) una base correlativa de dar y tomar
espiritualmente deberíamos de estar determinadas a llevar a
cabo acciones reiteradas en conexión con la Providencia, y
siempre defendiendo el Punto de Vista Divino. Por ejemplo:
- Constante Oración.
- Estudio diario de la Verdad.
- Servicio desinteresado e incondicional.
- Sacrifico de mis deseos humanos e incentivar los deseos
divinos. Esto es aparcar y abandonar el “yo” y el “mi”.
Adquiriendo la tradición de: “Tú Deseo”, “Tus Ideas”, “Tú
Voluntad Divina”. Esto es; hacer nuestro lo que es “Suyo”.
- Dedicación y Devoción en el trabajo Providencial.
- Arrepentimiento diario y profundo deseo de mejora.
- Siendo emprendedoras y constructoras de situaciones y
momentos llenos de Belleza, Verdad y Bondad.
- Embajadoras de Paz, Amor y Alegría.
Ahora la Verdadera Madre, Verdadera Esposa, Verdadera
Eva para toda la humanidad es nuestro “Modelo”.
Ella ha conseguido todas las victorias que Eva no ha podido
en su totalidad en la Historia Providencial de la Restauración.
Nuestra Verdadera Madre ha aguantado, se ha sacrificado, se
ha negado así misma, ha perseverado en su devoción y fe
absolutas y ha conseguido ser la “Gran Heroína” del Cielo y
de la Tierra. Nunca ha habido, ni habrá otra como Ella.
En este año nos ha dado el Lema siguiente:
“Seamos los verdaderos dueños de Cheon Il Guk al
practicar el verdadero amor en semejanza a nuestro
Creador, el Padre y Madre Celestial”.
Ella desea que lo aprendamos de memoria y que lo llevemos
a la práctica.
Su gran anhelo es vernos verdaderos/as en todo lo que
hagamos, ya sea en el ámbito público o familiar.
Quiere ver en flor nuestra mente original.
Nos pide que seamos hijos/as de piedad filial y constructores
de un Nuevo Mundo de Dios “Cheon IL Guk”.
El Lema del 2014 en Coreano
“Changchoju Hanulpumonimul Talmun
Chamsarangul Silchonhanun Cheon IL Gukui
Chamjuini Tweja!”
Algo que los Verdaderos Padres nos enfatizan para que
realmente el Cielo aumente en el Mundo Espiritual y pase del
20% del presente y se consiga una extensión de más del 70%
hasta llegar al 100% es la noble misión de liberar y
bendecir a nuestros antepasados y otros seres
espirituales.
Ellos saben que todo espíritu liberado, educado y bendecido
se convertirá en “Uno Absolutamente Unido al lado de Dios”,
nunca más pasará al lado de Satán.
Nosotros en la Tierra con el testimonio realizado a través de
la Evangelización o través de las ONG’s muchos de nuestros
contactos entran y vuelven a salir del ámbito de Dios, por
desgracia. A veces, hay más pérdidas que resultados reales.
Pero no sucede ésto en el Mundo Espiritual.
Por lo tanto, si comprendemos un poco, que es lo que ello
representa, merece la pena invertir tiempo y recursos para
apoyar la Providencia de CP y mandar a muchos espíritus al
lado de la restauración, esto es; al lado de Dios.
CheongPyeong – Centro de Educación y Tierra Santa.
Este “Lugar Santo” ha sido creado por Dios para toda la humanidad.
Volviendo a la misión y posición de nosotras como Eva, me
gustaría acabar este Sermón diciendo que:
Nosotras podemos encender muchas llamas por las
múltiples relaciones y responsabilidades que tenemos,
- la llama de amor con nuestro marido,
- con nuestros hijos/as,
- con nuestros padres, familiares,
- amigos, hermanos/as, amistades,
- contactos, hijos espirituales
- y familia espiritual extendida etc.
Todas y cada una las debemos de mantener encendidas y
cuidadas, pero la que nunca… debemos de desatender y
dejar que se apague es aquella “Llama de Amor” vinculada
con nuestro “Mesías, Verdadero Esposo, y Gran Maestro”.
Y como hijas de Piedad Filial el “Eterno Lazo de Amor y
Servicio” con y para “Los Verdaderos Padres”
Nuestra “Llama de Amor por Cristo” siempre encendida, cuidada y
alimentada.
Nosotras a la izquierda junto con la Verdadera Eva, llenas de Su Santo
Espíritu y Sus virtudes de Sabiduría, Amor y Humildad.
A la derecha otras llamas que también cuidaremos siempre.
Pure love Education Academy
¡Muchas gracias por
vuestra atención!
¡Qué Dios Bendiga
vuestra labor
providencial!
Oremos
Descargar

Restituyendo el honor y valor de la Mujer en la