SENDAS ÉL HARÁ
Nº 123
DESAYUNO
JUNTO AL MAR
EN OTRA OCASIÓN, JESÚS SE LES APARECIÓ A LOS
DISCÍPULOS EN EL MAR DE GALILEA. UNA TARDE, PEDRO LES
DIJO A SEIS DE LOS OTROS DISCÍPULOS: “VOY A IR A
PESCAR”.
“NOSOTROS TAMBIÉN IREMOS”,
DIJERON ELLOS.
PESCARON TODA LA NOCHE. LANZARON LA RED POR UN
LADO DE LA BARCA Y LUEGO POR EL OTRO LADO. NO
IMPORTABA DONDE LA LANZARAN, LA RED SIEMPRE SALÍA
VACÍA. POR FIN TERMINÓ LA LARGA NOCHE DE TRABAJO EN
VANO. CUANDO EL SOL APENAS ESTABA SALIENDO, LOS
HOMBRES DECIDIERON REGRESAR A LA ORILLA.
CUANDO SE ACERCABAN A LA ORILLA, VIERON QUE
UN HOMBRE LES HACIA SEÑALES. “¡HOLA!” LES
GRITÓ: “¿PESCARON ALGO?”
“NO. NI SIQUIERA UNO”, DIJERON. “¡TRATEN DE NUEVO!
TIREN LA RED POR EL LADO DERECHO, DE LA BARCA. ¡ASÍ
PESCARAN ALGO!” LOS HOMBRES HICIERON LO QUE LES
DIJO. ¡QUEDARON MUY SORPRENDIDOS! LA RED ESTABA TAN
LLENA QUE CASI NO TENÍAN ESPACIO EN LA BARCA PARA
LLEVAR TODO LO QUE HABÍAN PESCADO.
JUAN VOLVIÓ A VER HACIA LA PLAYA DE NUEVO. LE
DIJO A PEDRO, CASI SIN ALIENTO: “¡ES EL SEÑOR!”
CUANDO PEDRO OYÓ ESTO, SE LANZÓ AL AGUA.
NADÓ TAN RÁPIDO COMO PUDO HACIA LA
PLAYA. LOS OTROS DISCÍPULOS
LLEVARON LA BARCA A LA ORILLA,
ARRASTRANDO LA RED.
CUANDO SE ACERCARON, VIERON QUE
JESÚS YA HABÍA ENCENDIDO UNA
FOGATA. ESTABA COCINANDO PESCADO Y
CALENTANDO PAN PARA ELLOS.
CUANDO LOS OTROS
LLEGARON A LA
ORILLA, PEDRO LES
AYUDÓ A ARRASTRAR
LA RED HASTA LA
PLAYA. MIENTRAS LA
ARRASTRABA, SE
QUEDÓ MARAVILLADO
DE TODO LO QUE
HABÍAN PESCADO.
HABÍA CIENTO
CINCUENTA Y TRES
PESCADOS, Y AÚN
SIENDO TANTOS LA RED
NO SE ROMPIÓ
ENTONCES JESÚS LES
DIJO: “VENGAN A
COMER”.
JUAN 21: 1-14
SABIO Y JUSTO ES EL SEÑOR, SI ANDAS EN EL CAMINO DE
DIOS, ¿QUIÉN PODRÁ CONTRA TI? ¿QUÉ TE FALTARÁ?
ESE MISMO AMOR QUE DIOS DERRAMA SOBRE TI CUANDO
ESTAS JUNTO A ÉL, ES UN AMOR QUE SE MULTIPLICA Y QUE
TÚ A LA VEZ DERRAMAS SOBRE TUS HERMANOS.
POR ESO EL JUSTO DUERME BIEN, TRANQUILO CON SU
CONCIENCIA DE QUE HACE TODO EL BIEN QUE PUEDE A SUS
SEMEJANTES.
CADA MAÑANA AL DESPERTAR Y POR LA NOCHE AL
DESCANSAR, AGRADEZCO TUS BONDADES A MI VIDA,
POR TODO LO QUE ME PERMITES DISFRUTAR.
AMADO DIOS, POR FAVOR TEN MISERICORDIA DE MÍ Y
QUITA LA CULPA DE TODOS MIS FRACASOS Y PECADOS.
CREO QUE JESÚS MURIÓ Y SE LEVANTÓ DE NUEVO POR MÍ
Y CON HUMILDE CONFIANZA AHORA ACEPTO DE TI EL
PRECIOSO REGALO DE LA VIDA ETERNA. EN EL NOMBRE
DE JESÚS. AMÉN.
“NO TE QUEDES EN SÓLO HABER OÍDO DE JESÚS,
ATRÉVETE A CONOCERLO A TRAVÉS DE LA LECTURA DE
LA BIBLIA”
Puedes ser feliz hoy ...
viernes, 02 de octubre de 2015
4:35:20 p.m.
Y vivir cada día…
Es una decisión...
Descargar

Desayuno junto al mar