¿En qué momento el amor se acabó, el
príncipe se volvió sapo y la princesa se
desencantó?
Probablemente después de tantos besos no
dados. De tantos momentos dejados de lado,
de tanto monólogo de ambas as partes.
Por lo general el amor asiste a su propia
muerte y se queda silencioso.
O grita pidiendo socorro y las personas fingen
estar sordas.
Lo más difícil al final de una relación es
admitir que todo se acabó.
Hay personas que insisten simplemente porque
no quieren admitir el fin.
Y caminan lentamente por la vida, viviendo día
tras como si no hubiera un después.
Pero la vida no se acaba cuando muere un
amor.
Simplemente pasa por una transición que, como
todas, con frecuencia es dolorosa.
Tememos a los cambios porque tememos a lo
desconocido.
Pero ¿Qué es lo desconocido?
Aún el día de mañana, no podremos sentirlo
hasta que venga a nosotros, no podremos
conocerlo hasta el momento en que, inmersos,
necesitemos vivirlo.
Aceptar la muerte, en cualquier sentido, es
reconocer nuestra vulnerabilidad frente a la
vida.
Somos seres demasiado orgullosos para querer
reconocer nuestra fragilidad ante lo que no
podemos controlar y, la vida no se controla.
Se abate sobre nuestras cabezas y todo lo que
podemos hacer es vivirla lo más intensamente
posible, con todos los riesgos y peligros que nos
impone, con todas las sorpresas que nos
reserva.
Necesitamos sacar el mejor partido de lo que
está en nuestras manos y reconocer que para
todo fin siempre hay un recomienzo.
Una pérdida es casi siempre una ganancia y,
muchas veces, la válvula propulsora hacia una
nueva historia, un nuevo mañana.
Créditos:
Texto: Letícia Thompson – El amor que se acabo
www.letíciathompson.net
Versión en español: Eduardo e Irany Lecea
Imágenes: Internet
Música: Zamphir – Tara’s Theme
Formatación: Beth Norling
E-mail: [email protected]
Rio Grande do Sul – Brasil
Descargar

El_amor_que_se_ acabo - Page créée exclusivement