Para que entendiéramos bien el
perdón de Dios, Jesús contaba a sus
amigos la parábola del hijo pródigo
Un hombre tenía dos hijos; el pequeño le
dijo un día: “padre, dame mi parte de la
herencia”. Y se fue.
Emigró a un país lejano, y allí gastó toda
su fortuna viviendo de mala manera.
Cuando lo gastó todo, no tuvo más
remedio que ponerse a cuidar cerdos.
Entonces se acordó de
su padre y decidió:
“volveré a casa de mi
padre”
Y volvió arrepentido
Su padre le vio regresar y le abrazó y le
llenó de besos.
Él le dijo: “Padre, he pecado contra el
cielo y contra ti”.
Y el padre celebró una fiesta
Descargar

Jesús es como un buen pastor que quiere a sus