EL LLAMADO A LA
ADORACIÓN
Pulsa la barra espaciadora para continuar
EL LLAMADO A LA
ADORACIÓN
“Venid,
adoremos
y
postrémonos;
Arrodillémonos delante de Jehová nuestro
Hacedor. Porque Él es nuestro Dios;
Nosotros el pueblo de su prado, y ovejas de
su mano”.
Salmo 95:6-7
Había un programa de Televisión muy
famoso que se transmitía en la televisión
nacional en Chicago, sumamente popular.
Diariamente en este programa el Animador
decía: “Es el momento de la oración alrededor
de la mesa del desayuno”, se escuchaba un
fondo musical de órgano y luego continuaba
diciendo: “Y ahora, cada uno en sus propias
palabras y a su propia manera inclinen sus
cabezas y oremos”. La verdad ¡es conmovedor
lograr que tal cosa como esa fuera incluida en
un programa NO CRISTIANO que se veía en
toda la nación!
Tenemos una disposición natural a
hacer énfasis en nuestro derecho a
adorar
“a nuestra propia manera”.
Aun cuando esté muy agradecido por
esa libertad, ésto deja fuera un valor
esencial acerca de la verdadera
adoración:
La ADORACIÓN BÍBLICA
es de acuerdo a los
términos de DIOS, NO de
acuerdo a los nuestros.
El Salmo 95, nos llama en forma
terminante a inclinarnos y arrodillarnos
delante de Aquél del cual nosotros somos
sus criaturas.
Y no nos equivoquemos, el llamado a
postrarse y a arrodillarse implica más que
simplemente una postura del cuerpo.
Enfoca el sometimiento a Él de nuestra
voluntad y de nuestra manera de ser,
significa que:
Estamos reconociendo la
suprema autoridad de
Dios; que en la adoración y
en la vida estamos
renunciando a nuestra
propia voluntad a favor de
la suya.
Esto señala un hecho fundamental
en cuanto a la verdadera adoración:
Una vez que escojo al Dios
Viviente como mi Dios, renuncio al
derecho de adorar “a mi manera”. En el
mismo hecho de llamar a Dios Dios,
usted y yo le estamos concediendo sólo
a Él derecho de indicarnos cómo desea
ser adorado.
Por ejemplo:
En Génesis 22, cuando Dios dijo a
Abraham que fuera a la tierra de Moriah
para adorar.
Abraham no tuvo ocasión de decir:
“¡Por supuesto que sí, Dios! Voy a
adorarte, Pero, ¿está bien que lo haga a
mi manera? ¿verdad?” Por el contrario,
cuando Dios le ordena que le adore
ofreciéndole a su hijo Isaac sobre el altar
en sacrificio, Abraham sabe que tiene que
escoger entre su propia manera y la
manera de Dios.
¡Que impactante es oír a Dios explicar su
plan de adoración!
¿Ofrecer a Isaac? Esto no sólo parecía ir
en contra de la voluntad revelada de Dios en
cuanto a la práctica pagana de los sacrificios
humanos; sino que Dios en verdad había
entregado a Isaac a Abraham y Sara como un
don especial, después que ellos habían pasado
la edad normal de procrear. ¿Y demanda ahora
la vida de Isaac?
Pero absurdo como podría parecer,
Abraham está listo a obedecer, y dice a sus
sirvientes algo muy significativo: “Yo y el
muchacho iremos hasta allí y adoraremos”.
Ahora sabemos el final de la historia
como Dios proveyó otro sacrificio y la vida
del joven Isaac fue preservada. Sin
embargo, el Nuevo Testamento dice que
Abraham “ofreció” a Isaac, porque la
adoración viviente de su fe se vio en su
obediencia y disposición.
“Por la fe, Abraham, cuando fue probado,
ofreció a Isaac; y el que había recibido las
promesas ofrecía a su unigénito,”
Hebreos 11:17
Abraham ha demostrado el significado
básico de la adoración:
Una rendición total de
mi voluntad a la
voluntad de Dios.
Al comenzar con esta forma de
adorar, es sabio que esperemos ser
moldeados en el entendimiento y en la
práctica, mientras respondemos al llamado
de Dios a la adoración.
Encontraremos en esto, no sólo un
privilegio, sino también un desafío.
Esté alerta y preparado: para crecer
en alabanza y adoración, es descubrir
nuevas dimensiones de decirle a Dios:
NO SE HAGA MI VOLUNTAD SINO LA
TUYA.
¡¡¡ORACIÓN!!!
Este es un bueno momento para
que te pongas en oración con Dios y le
confieses que necesitas tener completa
sumisión para Él, que te ayude en tu
deseo de ir adelante a una adoración
nueva y una alabanza de corazón,
también pídele que te ayude a amarle y
a confiar en él, de manera que estés
seguro de que cualquier cosa que dejes
por Él, será solo ganancia para ti. En el
nombre de Jesús. Amén.
Práctica

¿Qué ídolos u objetos de adoración encuentras que
están sustituyendo a Dios hoy día? ¿Está el orgullo
implicado a menudo en la mención de estos “dioses”

Para comprender mejor este asunto, toma un pedazo
de papel y dibuja un círculo de 10 centímetros de
diámetro. Escribe dentro de éste las tres o cuatro
cosas más queridas para ti, además de Dios y Cristo
(familia, trabajo, amigos, etc.) Ahora imagina que
Dios te llama a sacrificar todo lo que hay en el
círculo, y que éste quede solo para Él. ¿Qué sería lo
más difícil de colocar fuera del círculo? ¿Te enojarías
por pedirte eso?
Por supuesto, Dios no
quiere que sacrifiques
tu familia.
Pero este ejercicio nos
enfrenta con la actitud
que se requiere de los
verdaderos adoradores.
Piénsalo.
¡¡¡ Dios te ama muchísimo !!!
Autor: Milton Villeda Calderón - Enviado por E-mail
Descargar

EL LLAMADO A LA ADORACIÓN